_
_
_
_

El ‘pecado’ de Yamila Rodríguez, la futbolista argentina que lleva tatuado a Cristiano Ronaldo

La jugadora se ha defendido de los ataques en redes sociales que la acusan de ser “antiMessi” mientras disputa el Mundial femenino: “Por favor, basta, no la estoy pasando bien”

Yamila Rodríguez, futbolista argentina
Yamila Rodríguez el pasado 4 de abril, en una imagen compartida en sus redes sociales.

La delantera argentina Yamila Rodríguez estaba por debutar en el Mundial de fútbol femenino y quiso compartir lo que sentía con sus casi 300.000 seguidores de Instagram. Escribió que era “el momento más anhelado de la vida de una futbolista” y que se sentía “feliz por estar y representar a los colores más lindos del mundo”; eligió una foto –la camiseta albiceleste, el número 11 en el pecho, el ceño fruncido, el pelo aguamarina– y publicó. Los comentarios, enseguida, se llenaron de insultos y ataques. Su pecado, tener en la pierna tatuado el rostro de su ídolo, Cristiano Ronaldo. “AntiMessi”, le dijeron.

Rodríguez arrancó como suplente este lunes ante Italia en el Mundial de Australia-Nueva Zelanda 2023. El partido fue en la ciudad de Auckland y la favorita, la selección italiana, venció por uno a cero. “Dimos todo”, declaró tras el partido la jugadora. Después, tuvo que escribir otro mensaje, más amargo, que nada tenía que ver con el Mundial que estaba disputando. “Por favor, basta, no la estoy pasando bien. ¿En qué momento dije que soy antiMessi?”, respondió a la decena de mensajes que se ensañaban con ella por el tatuaje que tiene en la pierna izquierda, debajo del rostro de Diego Maradona, entre otros repartidos por todo el cuerpo.

La futbolista, de 25 años, nacida en el noreste de Argentina, empezó a tatuarse el día que su madre la autorizó. El primero se lo hizo en el muslo derecho; fue una foto de su madre con un gorro de Boca Juniors. En ese momento, Rodríguez jugaba en el club xeneize, donde debutó a los 16 años. Fue en los años siguientes que se hizo el tatuaje de Cristiano Ronaldo. En una entrevista con el canal de la FIFA, antes del inicio de este Mundial, contó que siempre le preguntan por qué lleva el rostro del futbolista portugués y no el del capitán argentino. “Es mi ídolo y punto”, zanjó.

Pero entonces no hubo preguntas sino ataques. Los cientos de mensajes que recibió en redes sociales de usuarios, en su mayoría, anónimos la acusan de “vendepatria”, de “grosera” y de “pedante”; le dicen que se nacionalice portuguesa; opinan sobre su físico o sobre su orientación sexual; critican su desempeño como jugadora; dicen que es “un papelón” que vista la camiseta celeste y blanca; le recriminan críticas a Messi en el pasado.

“Dejen de decir cosas que yo no dije porque de verdad la estoy pasando mal. No la paso mal por ustedes sino por las barbaridades que se dicen sin piedad. ¿Uno no puede tener un ídolo o un jugador que le guste? Jamás dije que soy antiMessi, jamás lo sería. Messi es nuestro gran capitán en la selección, pero que yo diga que mi inspiración y mi ídolo es CR7 no quiere decir que odie a Messi”, escribió en el descargo. Después, agregó: “A mí (a todos nos pueden gustar cosas distintas y eso debería ser válido) me gusta más otro jugador, el que me inspiró. ¿Cuál es el problema?”. Y terminó insistiendo en que se detengan los ataques, porque “cansa y duele”. El mensaje estaba escrito sobre una foto de Messi y Cristiano abrazados, de espaldas.

Yamila Rodríguez disputa un balón en el partido del 24 de julio contra Italia en Auckland (Nueva Zelanda).
Yamila Rodríguez disputa un balón en el partido del 24 de julio contra Italia en Auckland (Nueva Zelanda).DAVID ROWLAND (REUTERS)

Una persona del entorno de Rodríguez cuenta que “esto le ha pasado otras veces” a la jugadora. Esa fuente lo atribuye a que la deportista ha estado más expuesta públicamente por el crecimiento del fútbol femenino en el país y por sus buenos años en Boca y la selección. “Muchas niñas y adolescentes que juegan al fútbol la admiran, le piden autógrafos y fotos cada partido”, cuenta la misma persona de su entorno. El camino no ha sido fácil en un deporte en el que las futbolistas todavía tienen mucho que conquistar.

Rodríguez firmó su contrato profesional con Boca en 2019, cuando el deporte se semiprofesionalizó en Argentina, pero casi la mitad de las jugadoras de la Primera División aún son amateur en el país, según un relevo hecho por el medio Chequeado.com. Con ese club, la jugadora –goleadora del equipo y de la selección– llegó a la final de Copa Libertadores. A principios de este año, Rodríguez desembarcó en el Palmeiras de Brasil. Tanta exposición, cree la fuente, ha convocado a usuarios “que no son seguidores fútbol femenino” a que “opinen sin información”.

Yamila Rodríguez en un entrenamiento de la albiceleste el 23 de julio en Auckland.
Yamila Rodríguez en un entrenamiento de la albiceleste el 23 de julio en Auckland.DAVID ROWLAND (REUTERS)

La periodista Romina Sacher, directora del medio El Femenino, que está cubriendo el Mundial desde Oceanía, lamenta que estos ataques sean “permanentes” en el deporte. “Hay una idea de que el fútbol femenino no tiene que ocupar un lugar”, dice Sacher por teléfono. “En las redes sociales hay impunidad. A partir de ahí, se dicen las peores barbaridades. Algunas jugadoras lo pueden resistir mejor y otras se ven afectadas”, agrega. Esto ocurre en diferentes latitudes. Recientemente, por ejemplo, la futbolista mexicana Scarlett Camberos tuvo que dejar su carrera en el club América de México tras sufrir acoso en línea durante casi un año.

Los datos sobre la violencia digital son “escasos” en todo el mundo, según un informe de 2022 de ONU Mujeres. A pesar de eso, afirma el texto de la investigación, “las mujeres son desproporcionadamente víctimas de ciertas formas de ciberviolencia en comparación con los hombres”. El organismo además señala que “hay una falta de reconocimiento sobre la seriedad de los daños que conlleva la violencia digital de género”. “Los daños por conductas en línea no difieren en su impacto de los daños ocasionados por la violencia fuera de línea”, apunta el texto.

Rodríguez, aseguran en su entorno, se encuentra “bien”. La deportista ha recibido el apoyo público de sus compañeras del plantel y de otros deportistas, y está acompañada por el equipo de profesionales de Asociación de Fútbol Argentino. Y ahora se prepara para el próximo partido, contra Sudáfrica, que se jugará el jueves en Dunedin. “En la cancha, Yamila tiene la capacidad de abstraerse. Si el jueves juega, la va a romper. Los deportistas aprenden a convivir con eso”, afirma la misma fuente cercana a la jugadora, que agrega: “Es lamentable que tengamos que acostumbrar a nuestros deportistas a ser víctimas de hostigamiento constante y a no poder expresarse libremente”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_