El Gobierno cubano aumenta más del 500% el precio de la gasolina en medio de la crisis

El litro de gasolina regular subirá de 0,20 a 1,10 dólares, mientras que el combustible especial aumentará hasta 1,30 a partir de febrero

Una cola de vehículos a la espera de repostar en Cuba.Ramon Espinosa (AP)

El Gobierno cubano ha anunciado esta semana que subirá el precio de la gasolina en el país más de un 500% a partir del 1 de febrero, una decisión que forma parte de un paquete de medidas económicas diseñado para paliar la crisis en 2024, pero que dificultará la vida en la Isla. Desde finales de año, las autoridades habían comenzado a hablar de una posible subida del precio del combustible, que ahora acaba de materializarse. Durante una intervención ante la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en diciembre, el presidente Miguel Díaz-Canel sostuvo que Cuba tiene “el combustible tal vez más barato del área, uno de los más baratos del mundo” y que, por tanto, “aquí todo el mundo casi está de acuerdo en que hay que subirlo”.

Luego, el primer ministro Manuel Marrero Cruz compareció en el segundo período ordinario de sesiones de la ANPP para anunciar el paquete de medidas que, entre otras cosas, contemplaba una subida del precio del combustible. “¿En qué país del mundo se pueden comprar nueve litros de gasolina con un dólar?”, dijo Marrero. Finalmente, este lunes el ministro cubano de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro, confirmó que el litro de gasolina regular, que por el momento tiene un valor de 25 pesos cubanos (0,20 centavos de dólar), pasará a costar 132 pesos cubanos (1,10 dólares). Asimismo, la gasolina especial subirá de 30 (0,25 centavos de dólar) a 156 pesos cubanos (1,30 dólares), un aumento significativo con el que los choferes del país tendrán que lidiar este año. Los dirigentes cubanos no mencionan, sin embargo, que estos precios son bajos comparados con los de la gasolina en cualquier lugar del mundo, pero no en un país donde el peso cubano se debilita cada vez más frente al dólar y donde el salario mínimo mensual es de 2.100 pesos cubanos (17.5 dólares).

Con esta medida las autoridades equiparan los precios del combustible a la tasa oficial actual de cambio de aproximadamente 120 pesos por dólar. En el mercado informal, en paralelo, el dólar oscila entre 260 y 270 pesos cubanos. Según dijo el ministro de Energía y Minas, Vicente de la O Levy, este aumento “tiene como objetivo comprar combustible, podernos aprovisionar [...] para seguir comprando” y “lograr un suministro estable”.

Un hombre empuja su automóvil mientras espera en la fila de una gasolinera en La Habana, el 9 de enero de 2024. Foto: Reuters | Vídeo: Reuters

A partir de ahora, los turistas que visiten el país deberán comprar el combustible en dólares, a través de métodos de pagos electrónicos en los nuevos 28 servicentros que el Gobierno ha creado para acompañar la medida y que se sumarán a los 613 con los que ya cuenta el país. “El sector del turismo y los visitantes extranjeros que llegan al país sí cambian la moneda extranjera que traen a 120x1, sin embargo, el precio de la gasolina está actualmente a 24x1. Ahí podemos ver el subsidio, al turismo, al extranjero, a esa persona que en el mundo paga la gasolina a 1,30 USD aquí la paga a 30 pesos cubanos”, dijo La O Levy.

Los cubanos no solo comienzan el 2024 con el alza del precio de la gasolina, sino también con un incremento de la tarifa eléctrica, que sufrirá un incremento del 25% en algunos hogares a partir del 1 de marzo. También subirán los precios del agua, de los servicios de transporte y del cilindro de gas licuado. Las propias autoridades habían reconocido que estos aumentos serían un golpe a la familia cubana. “Esto va a impactar directamente a la población”, dijo Marrero.

Durante los últimos dos años, Cuba ha vivido una de las crisis más notables de su historia, con una inflación en torno al 30%, un panorama que para muchos ya ha superado al llamado Periodo Especial de inicio de los noventa. Durante el 2023 los cubanos padecieron innumerables horas de apagones eléctricos o las largas filas para comprar combustible, una situación que las autoridades han achacado al embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba y al incumplimiento de los convenios por parte de países que suministran la gasolina a la isla.


Más información

Archivado En