Liberados los 16 trabajadores de la Secretaría de Seguridad secuestrados en Chiapas

Los empleados de la dependencia estatal fueron retenidos por un grupo armado desde el pasado martes. Los raptores pedían la destitución de tres funcionarios de la dependencia

Familiares y amigos de los 16 trabajadores de la Secretaría de Seguridad de México realizan un bloqueo en Chiapa de Corzo, en junio de 2023.Carlos López (EFE)

Los 16 trabajadores administrativos de la Secretaría de Seguridad Protección Ciudadana de Chiapas (SSPC) secuestrados el pasado martes en Ocozocoautla (al oeste del Estado) han sido liberados este viernes. Los empleados de la dependencia se encontraban retenidos por un grupo armado, que pedía la destitución de tres funcionarios de la SSPC. Lo ocurrido ha provocado que en los últimos días se movilizaran más ...

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Los 16 trabajadores administrativos de la Secretaría de Seguridad Protección Ciudadana de Chiapas (SSPC) secuestrados el pasado martes en Ocozocoautla (al oeste del Estado) han sido liberados este viernes. Los empleados de la dependencia se encontraban retenidos por un grupo armado, que pedía la destitución de tres funcionarios de la SSPC. Lo ocurrido ha provocado que en los últimos días se movilizaran más de 1.000 agentes de distintas autoridades con el fin de encontrar al personas secuestrado, por tierra y aire. Hasta el momento han habido dos detenidos que se encontraban en el lugar en el que fueron secuestrados.

Las imágenes de Milenio muestran a las víctimas bebiendo agua y abrazando a sus familiares tras tres días retenidos. El medio ha afirmado que los secuestrados tuvieron falta de agua y de alimento, pero que los 16 se encontraban en buen estado. El secuestro de los empleados se ha desarrollado en medio de un mar de dudas, la mayoría de ellas aún sin resolver. Una de ellas, concretada en los últimos días era la del número de secuestrado: en un comienzo eran 14, los medios locales hablaban de 23, pero fue finalmente la secretaria de Seguridad estatal, Gabriela Zepeda, la que mantuvo la cifra de 16.

El gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, que ha mantenido un perfil bajo ante los medios en cuanto a lo ocurrido, ha confirmado a través de Twitter la liberación de los 16 secuestrados. “Han sido liberados esta tarde. Agradecemos al presidente López Obrador, al Ejército mexicano, la Marina, la Guardia Nacional, las Fiscalías y Policías Estatales por su colaboración”, ha expuesto en un escueto escrito. Entre las diferentes autoridades movilizaron a más de 1.000 agentes para hallar la ubicación de los retenidos.

El tema tardó menos de 24 horas en llegar a Palacio Nacional. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió la liberación de los secuestrados en varias ocasiones durante sus conferencias: en un primer momento envió el mensaje en tono poco serio, al afirmar que si no los liberaran iba a “acusar a los papás y a los abuelos” de los secuestradores; un día después, se mostró más serio, al advertir que no aceptarían lo ocurrido.

En las primeras horas, un video daba la primera muestra de los retenidos por el grupo armado tras el revuelo por el secuestro. En las imágenes aparecían los 16 empleados, aparentemente en buenas condiciones físicas y afirmando que se encontraban bien. Transmitían el mensaje del grupo armado, que señalaba y pedía la destitución de tres altos cargos de la SSPC chiapaneca, a los que acusaban de tener como jefe a El Pulseras. Ese nombre hace referencia a Jesús Esteban Machado Meza, El Güero Pulseras, identificado como uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

El secuestro de la cantante Nayeli Cyrene el pasado 22 de junio fue uno de los puntos clave en lo ocurrido. Un comando armado apareció en su casa ese día y la raptó. El grupo armado que ha retenido a los empleados estatales durante tres días exigió el miércoles en un comunicado que la cantante fuera liberada, lo que pone lo ocurrido en el marco de un posible juego de rehenes entre mafias. La información que se ha difundido hasta el momento apunta a que Cyrene fue secuestrada por el Cártel de Sinaloa, que se encuentra en guerra abierta con el Cartel Jalisco Nueva Generación por el control del tráfico de personas y sustancias en Chiapas. La acusación de los tres altos funcionarios por parte de los raptores refuerza la posibilidad de que se trate de un conflicto entre grupos del crimen organizado.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Más información

Archivado En