Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Fujio Akatsuka, pionero japonés del 'manga' de humor

Sus tiras cómicas criticaban la sociedad con una sátira surrealista

Fujio Akatsuka, uno de los pioneros del manga (cómic japonés) cómico, género en el que está considerado internacionalmente entre los mejores, falleció el 2 de agosto de una neumonía en un hospital de Tokio a los 72 años, informó su familia.

Akatsuka, que se había convertido en una leyenda viva de la historieta japonesa, contribuyó decisivamente al nacimiento de un nuevo tipo de manga cómico, unas tiras cortas, con mordiente sátira social y surrealistas. Por eso era considerado "el gran padre del manga de humor absurdo". Convertido ese tipo de cómic en una industria multimillonaria, Akatsuka denunció siempre la presión sobre los artistas jóvenes para que produjeran más y más rápido.

Fue el creador de docenas de títulos de manga, como la popular serie de humor de televisión Osomatsu-kun (Cosas de locos, emitida en las cadenas autonómicas), que le dio la fama. O himitsu no Akko-chan (El secreto de Akko-chan), su primera obra sobre una joven que adquiere secretamente diversas identidades para solucionar problemas, también un éxito.

Akatsuka nació en Rehe, Manchuria (en el noreste de China) en septiembre de 1935, en pleno dominio del imperialismo nipón, hijo de un oficial de la policía militar japonesa. Regresó a Japón tras su derrota en la II Guerra Mundial.

Desde pequeño quiso emular al maestro Osamu Tezuka, creador de Astro Boy, para lo que se trasladó desde la prefectura de Nara a Tokio para trabajar en una industria química, al tiempo que dibujaba numerosos manga con influencias de Chaplin y de Buster Keaton.

Después se mudó al centro de Tokio, a los legendarios apartamentos de Tokiwa. Allí había residido Tezuka de 1953 a 1955, lo que atrajo a otros dibujantes de manga, con algunos de los cuales Akatsuka compartió alojamiento, como los famosos de este género Shotaro Ishinomori (autor de La leyenda de Zelda) y el dúo Fujiko Fujio (Doraemon), todos ellos pilares de la gigantesca industria del manga actual.

Akatsuka debutó en 1956 con la publicación de Arashi wo kaete (Más allá de la tormenta), pero sus dibujos más representativos los realizó desde 1962, cuando creó Osomatsu-kun, que publicó en la revista Shonen Sunday, cuya editorial le premió en 1965. También en 1962 comenzó a publicar en Ribon su reconocido manga Himitsu no Akko-chan. Sus obras más representativas, como las citadas y Tensai Bakabon (El genio Tontorrón), han contado con más de una adaptación animada.

Akatsuka, cuyo periodo creativo de mayor relieve fue en los años sesenta y setenta, hizo célebres frases como "Kore de li noda" ("Está bien") e interjecciones de sorpresa, como "Shee!".

La Asociación Japonesa de Dibujantes de Cómics le concedió en 1997 el Gigante Premio Literario. Desde 1974, la editorial Shueisha ha otorgado cada dos años el galardón que lleva su apellido, Akatsuka, para premiar a jóvenes artistas del manga cómico. En 1998 se le diagnosticó cáncer de esófago y de pulmón. A pesar de sus visitas a los hospitales, siguió enviando tiras de cómic a las revistas. En abril de 2002 sufrió un derrame cerebral, que le postró definitivamente en cama.

El día de su fallecimiento, numerosos admiradores acudieron ante su casa y estudio, en el céntrico barrio tokiota de Shinjuku, con música y flores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 2008