Estados Unidos

La covid y las quejas acaban con el icónico matinal de Ellen DeGeneres

La cómica y presentadora anuncia el fin de su programa para 2022 después de 19 años en antena. Las denuncias por las condiciones laborales han lastrado su última etapa

La cómica y presentadora Ellen DeGeneres, en una imagen de 2016.
La cómica y presentadora Ellen DeGeneres, en una imagen de 2016.John Locher / AP

The Ellen DeGeneres Show, el icónico programa diurno de la televisión estadounidense que la cómica Ellen DeGeneres presenta desde 2003, llegará a su punto final en 2022. Lo ha confirmado la propia DeGeneres en una entrevista publicada este miércoles en The Hollywood Reporter. “Cuando eres una persona creativa, necesitas constantemente ser desafiada, y pese a lo grande que es este programa y lo divertido que es, ya no es un desafío”, ha dicho. El anuncio de la despedida —que tendrá lugar después de 19 temporadas— tiene un sabor agridulce. Este año The Ellen DeGeneres Show ha sufrido una fuga de espectadores y anunciantes después de que varios empleados y antiguos trabajadores denunciaran una cultura laboral tóxica dentro del espacio televisivo.

A pesar de las malas cifras, la decisión de la famosa presentadora y activista LGTBI se materializará de manera natural, cuando se acaba su contrato actual. “Iba a parar después de la decimosexta temporada”, apuntó DeGeneres en la entrevista. “Esa iba a ser mi última temporada y querían que firmara por cuatro años más, pero dije que firmaría tal vez por uno”, agregó. WarnerMedia, el conglomerado mediático que produce el espacio televisivo, le pidió un compromiso mayor, y finalmente decidieron extenderlo por otros tres años. “Sabía que [ese contrato] sería el último. Ese fue el plan desde el principio“.

Con el fin de uno de los programas más vistos por las mujeres adultas menores de 54 años en EE UU se acabarán también los espacios que han surgido de él durante tantos años, como Ellen’s Game of Games (que en España se adaptó como Juego de juegos), The Masked Dancer y Family Game Fight. Pese a que la imagen de la presentadora se ha devaluado con el tiempo, el legado del programa serán las más de 2.400 entrevistas a celebridades —y sus bailes virales—, el humor familiar y las invitaciones a convivir en una sociedad más tolerante.

Según explica en la entrevista, DeGeneres comunicó este martes la decisión a su equipo. En el programa del jueves 13, y en presencia de su predecesora como reina de los programas de entrevistas, Oprah Winfrey, comentará en directo la noticia. Después de que Oprah terminara su carrera de 25 años como reina indiscutible de la franja diurna de la televisión en 2011, DeGeneres se convirtió en la líder de la mañana. Las dos exitosas empresarias son además grandes amigas.

El final del programa llega después de que, en el verano de 2020, WarnerMedia encargara una investigación independiente para aclarar la veracidad de las quejas que habían hecho públicas algunos empleados durante la pandemia. Así, salió a la luz la cultura laboral tóxica que se escondía detrás de un espacio que, en cambio, invitaba a sus espectadores a ser amables los unos con los otros. El catálogo de hechos denunciados iba desde los comentarios racistas y el acoso laboral hasta las difíciles condiciones en las que el equipo tuvo que trabajar durante el confinamiento, la mala comunicación interna o las reducciones de sueldo durante el periodo inicial, a pesar de que el programa había contratado personal nuevo para poner en marcha su versión confinada.

Ambiente intimidatorio

DeGeneres abordó las acusaciones en el primer episodio de la temporada y pidió perdón. Además, los ejecutivos del programa despidieron a los tres principales productores: Ed Glavin y Kevin Leman, y el coproductor ejecutivo Jonathan Norman. La disculpa a su equipo y a los espectadores fue lo más visto de esta temporada. Pero aparentemente el daño a su imagen ya estaba hecho, y la audiencia cayó en picado estos meses. El programa perdió más de un millón de espectadores, lo que supone una audiencia un 43% menor que en el mismo periodo del año anterior. “Fue muy doloroso para mí. Pero si hubiera dejado el programa por eso, no habría regresado esta temporada“, aclaró la presentadora a The Hollywood Reporter.

En julio, el portal BuzzFeed publicó las quejas de 10 antiguos trabajadores y un empleado actual en las que hablaban de un ambiente laboral racista e intimidatorio. En una carta a sus empleados, la presentadora pidió perdón y prometió cambios. “Como alguien que fue juzgada y casi perdió todo por ser quien soy, realmente entiendo y siento una profunda compasión por los que son vistos de manera diferente, o tratados injustamente, o de manera desigual, o lo que es peor, son ignorados”, decía en la carta. Una de las medidas que se tomó fue despedir al productor Ed Glavin, uno de los señalados por malas prácticas en el programa.

The Ellen DeGeneres Show acumula más de 171 nominaciones a los Emmy y es uno de los espacios más exitosos de la televisión estadounidense. Hasta esta temporada, contaba con una audiencia que rondaba los dos millones y medio de espectadores, principalmente mujeres de entre 25 y 54 años. DeGeneres, icono de la comunidad LGTBI, gana unos 60 millones de dólares al año (49,6 millones de euros) por presentar y producir el programa que lleva su nombre, según el listado de Forbes.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50