Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Prohibido envilecerse en Twitter

Un reportero de la BBC puede compadrear con un señor de la guerra afgano para conseguir una entrevista, pero ya no puede llamar idiotas a los idiotas que le eructan en las redes

La sede de la BBC en Londres, el pasado julio
La sede de la BBC en Londres, el pasado julioWILL OLIVER (EFE)

Aunque haya mucho de leyenda, también hay mucho de verdad en el arquetipo del viejo periodista canalla. Hubo un tiempo en que la profesión era un refugio acogedor para buscavidas, jetas y noctívagos, y no era del todo raro que el mismo cronista que por la tarde firmaba unas cuartillas escandalosas sobre el incremento del alcoholismo terminara la noche más cocido que una gamba en el peor tugurio de la ciudad. Al empleador del cronista no le importaba nada, siempre que el cronista entregase su texto a tiempo.

En el siglo XXI, la imagen típica de la degradación no es que te echen a patadas de un tugurio de las afueras ni que un matón te reclame los tres sueldos que perdiste anoche en una timba. Lo abyecto hoy para un periodista reputado es revolcarse en los basurales de Twitter, y como es una forma de degradación pública, y no privada, como la de antes, la BBC ha decidido que sus reporteros, encarnación de la virtud, no deben ensuciarse allí. Un reportero de la BBC puede compadrear con un señor de la guerra afgano para conseguir una entrevista, pero ya no puede llamar idiotas a los idiotas que le eructan en Twitter.

Prohibido opinar en Twitter. Como las antiguas señoritas de provincias, que no podían dejarse ver en según qué sitios, los reporteros de la BBC (y de cada vez más medios) deben guardar el decoro y volver de la misa directamente a casa sin pararse a hablar con nadie. Entiendo los motivos que asisten a la BBC, que tiene un compromiso con la seriedad, el estiramiento facial y la correcta pronunciación del inglés, pero me dan pena estos pobres periodistas que, sin el desahogo de un tuit donde soltar una fresca de vez en cuando, van a acabar volviendo a frecuentar los antros donde abrevaban sus mayores.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS