_
_
_
_
_

Elon Musk amenaza con demandar a Meta por utilizar secretos comerciales de Twitter para lanzar su nueva aplicación

Threads, la nueva red social de la compañía de Zuckerberg, que ha sumado más de 50 millones de usuarios en 24 horas, aspira a captar usuarios descontentos con la nueva política de Twitter

"La competencia es buena, pero no robar", ha dicho Elon Musk sobre Threads, la nueva red de Meta.Foto: STEFANI REYNOLDS (AFP) | Vídeo: EPV

Elon Musk suele tener una opinión de todo. Y casi siempre suele proyectarla a los cerca de 150 millones de personas que lo siguen en Twitter, la red social que compró en octubre de 2022. A inicios de julio lanzó 14 mensajes en un solo día. El miércoles, horas después de que Meta, la matriz de Facebook, presentara al mundo su nueva red social, Threads, apenas dedicó unas palabras a quien amenaza con comerse un buen bocado de su mercado. “Es infinitamente preferible ser atacado por extraños en Twitter, que ser indulgente con la falsa felicidad que esconde el dolor de Instagram”, escribió el magnate para lanzar un dardo contra la nueva herramienta de Meta. Esta red social sirve de motor a Threads, ya que ambas estarán interconectadas y se podrán volcar los seguidores de una en la otra.

Con el paso de las horas, la huella de Threads en Internet se ha hecho más profunda. La tarde del jueves, los ejecutivos de Meta afirmaron que su nueva creación había alcanzado los 50 millones de usuarios 24 horas después del lanzamiento. Con este hito también llegó un tono más hostil desde la empresa del pajarito azul. El medio Semafor asegura que un abogado de X Corp., la propietaria de Twitter, amenazó a Mark Zuckerberg, el consejero delegado de Meta, con emprender acciones legales por apropiarse de secretos de industria y otros elementos de propiedad intelectual.

El letrado, Alex Spiro, señala en esa carta que Meta contrató a decenas de exempleados de Twitter que tuvieron acceso a información confidencial y otros secretos. El abogado afirma que Threads fue desarrollada por este grupo con el solo objetivo de copiar la plataforma en la que habían trabajado. Elon Musk hizo referencia a la demanda en Twitter. “La competencia está bien, pero hacer trampas no”, escribió.

Un portavoz de Meta, sin embargo, ha rechazado las acusaciones afirmando que ningún desarrollador de Threads trabajó anteriormente en Twitter. “Es falso”, dijo Andy Stone en la nueva red social. Otro programador de Instagram explicó que para la creación se hizo un grupo especial con ingenieros que ya tenían experiencia en Facebook e Instagram, las dos plataformas más populares de la compañía que preside Mark Zuckerberg.

El de Spiro fue solo un mensaje entre los muchos que están alimentando la polémica. Otro salió desde la cuenta de Linda Yaccarino, consejera delegada de Twitter desde junio, quien calificó de “irremplazable” a la comunidad de usuarios que tienen. No obstante, en los últimos meses, muchos usuarios de la red que ahora capitanea Musk han abandonado la plataforma por las políticas cambiantes que este ha ido implementando en el último año. Tan solo en los últimos días, la plataforma ha irritado a los usuarios comunicando que limitará el número de publicaciones que podrán ver quienes no pagan por el servicio. El anuncio de que se cambiará la herramienta TweetDeck también ha generado rechazo, aunque la nueva red no ofrece una alternativa.

“A menudo se nos copia, pero la comunidad de Twitter no puede ser igualada”, escribió Yaccarino, quien se integró a la empresa en un desaseado proceso que se inició con una encuesta en Internet. La ejecutiva abandonó de forma súbita su cargo en NBCUniversal, donde encabezaba el área de ingresos publicitarios, para sumarse a Musk, quien había prometido abandonar el rol de consejero delegado cuando “encontrara a alguien lo suficientemente tonto” para serlo.

Primeros pasos de Threads

En su primer día de vida, Threads ha despertado mucha curiosidad. El equipo que la ha desarrollado ha explicado que la plataforma es un trabajo inacabado que vivirá ajustes en las próximas semanas. Uno de estos es la posibilidad de que los usuarios vean las publicaciones de su feed en orden cronológico, algo que sí permite Instagram y Facebook. “Lo haremos posible también en Threads”, escribió Adam Mosseri, quien dirige Instagram y es, además, uno de los padres de Threads.

Mosseri hizo la aclaración por críticas lanzadas desde el otro bando. Nuevamente, Elon Musk, quien los acusó de manipular a los usuarios por cerrar el código. En el mismo hilo, Jack Dorsey, uno de los fundadores de Twitter (y quien lanzó recientemente otra red social nueva), también polemizó por el peso que tiene el algoritmo en la nueva plataforma, que no organiza un timeline con las cuentas que sigues, sino que lo hace de forma aleatoria. De acuerdo con los creadores de Threads, las próximas versiones incluirán la búsqueda de mensajes, un feed jerárquico con los usuarios que sigues, hashtags y cosas más técnicas como la sincronización de gráficos.

La tensión entre Meta y Twitter va en aumento. Muchos están a la espera de que se confirme el supuesto encuentro que los dueños de ambas tecnológicas tendrán dentro de un ring. La agresividad en el lado comercial también crece. El escritor Stephen King lo ha explicado así en Twitter: “Musk contra Zuckerberg me recuerda lo que Oscar Wilde dijo sobre la cacería de zorros: lo atroz persigue a lo intragable”.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_