Computación en la nube

Así funciona la nube que le permite acceder a internet

El 75% del mercado del ‘cloud computing’ está en manos de Amazon, Microsoft y Google

En vídeo, así funciona la nube que le permite acceder a internet.

La nube no es algo etéreo. Está formada por un conjunto de servidores, discos de almacenamiento y plataformas de seguridad repartidas por centros de datos alrededor del mundo. En ellos se encuentran desde nuestros correos electrónicos hasta las películas que vemos en las plataformas de streaming. Incluso gran parte de los datos de empresas e instituciones están también alojados en la nube. Esta tecnología es más eficiente respecto al almacenamiento tradicional, pero consume mucha energía [Ver en el vídeo que encabeza esta información su funcionamiento en detalle]. El centro de datos de Madrid de Interxion, uno de los mayores puntos de conexión (hubs) de comunicaciones de Europa, consume cerca de siete megavatios, lo mismo que unos 17.500 hogares. Este gasto energético lo sitúa en el quinto puesto de consumidores de la Comunidad de Madrid.

En el mercado de la nube en Europa aparecen tres nombres que destacan frente al resto: AWS (Amazon), Azure (Microsoft) y Drive (Google). Se estima que entre las tres compañías estadounidenses ofrecen el 75% de estos servicios. El resto está repartido entre cientos de empresas que ofrecen servicios en la nube. Esta gran centralización y dependencia de internet en unas pocas empresas es lo que da lugar a posibles caídas que, aunque infrecuentes, tienen un impacto global, como la que tuvo lugar el pasado 8 de junio.

Pero el verdadero problema del oligopolio de las grandes empresas de EE UU de la nube en Europa tiene lugar a nivel jurídico y estratégico. Como explica el consejero delegado y cofundador de Gigas, Diego Cabezudo, “no tiene mucho sentido que datos de la Administración pública e incluso de seguridad nacional estén en manos de un jugador extranjero, sujeto a las leyes de un país tercero fuera de la UE”. Por ello, los Veintisiete están apostando por Gaia-X, un proyecto para aunar fuerzas entre los distintos proveedores de servicios en la nube en Europa para recuperar soberanía digital y poder hacer frente a las grandes empresas norteamericanas. “Necesitamos no perder el tren del cloud para ser un actor relevante y respetar la soberanía digital y la jurisdicción de los datos en la Unión Europea”, asegura Cabezudo, cuya empresa es socia fundadora del proyecto a través de CISPE.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50