RECONOCIMIENTO FACIAL

Un programa de reconocimiento facial resuelve en segundos un enigma que duraba 15 años

El buscador de rostros PimEyes logró identificar en un instante a un joven japonés cuya imagen ilustraba una vieja tarjeta con el mensaje “encontradme”

Satoshi, en el detalle de la imagen, y en la foto que permitió localizarle, con una jarra de cerveza en la mano.
Satoshi, en el detalle de la imagen, y en la foto que permitió localizarle, con una jarra de cerveza en la mano.

La familia del diseñador Tom-Lucas Säger, experto en inteligencia artificial, vivió un suceso excepcional durante sus últimas Navidades en Hamburgo. 13 años antes, su hermana, que cumplía en esos días 26, había lanzado desde un ferry al mar un mensaje con su dirección dentro de una botella. Ahora, en casa de sus padres, había una carta esperándola: “Te deseo con todo el amor del mundo un maravilloso cumpleaños y una feliz Navidad”. El mensaje en la botella había obtenido respuesta más de una década después. Y recordó a Säger otro caso de febrero 2020 del que había visto un vídeo en YouTube titulado ¿Puedes encontrar a este hombre?

Aquel hombre había aparecido en una tarjeta de un juego de realidad alternativa llamado Perplex City, creado en 2005 por una compañía londinense. Las tarjetas, que se vendían en paquetes de seis daban pistas que permitían progresar hasta resolver el juego, premiado con 100.000 libras (en la actualidad, 116.000 euros). Gracias a una caja enterrada en un bosque cerca de Leicester, en el centro de Inglaterra, Perplex City se resolvió y terminó en 2007.

Pero los fans del juego, algunos grandes amantes de las pistas sin resolver, quedaron intrigados por la última de las 256 tarjetas: era la foto de un joven japonés sobre un fondo de edificios, aparentemente en Centroeuropa, con un solo mensaje, “encontradme”. Las tarjetas estaban ordenadas por colores, de roja (fácil) a plata (difícil). Esta era color plata. Según una pista extra que salía en la web, el nombre del joven era Satoshi, pero no tenía nada que ver con el creador anónimo de Bitcoin, aunque la coincidencia pudo haber aumentado la leyenda. Años después, un grupo de irreductibles seguía buscando al japonés misterioso. Habían creado una página en noviembre de 2006 y su causa apareció en The Guardian y en The New York Times. La creadora de la página, Laura Hall, visitó incluso el lugar de Alsacia donde Satoshi se había hecho su foto. Pero a pesar de algún indicio, nadie lograba dar con él. Durante el tiempo que duró el juego, el objetivo había sido encontrarle para que diera un mensaje clave. Ahora, con el juego ya resuelto, era sobre todo una cuestión de orgullo y tesón.

A principios de 2020, la historia apareció en un canal de YouTube sobre misterios y fue visto más de 1,3 millones de veces. Entonces se relanzaron comunidades en la plataforma de mensajería Discord y en la red social Reddit. Pero nadie dio con él hasta que Säger, inspirado por el mensaje de la botella devuelto a su hermana, recordó el vídeo y se sentó al ordenador. Hacía unos días, por su trabajo vinculado a diseño e inteligencia artificial, había encontrado por casualidad un buscador de reconocimiento facial. “Cuando lo visité de nuevo para encontrar a Satoshi, no me resultó familiar. Solo recordaba que era de origen polaco y PimEyes es de origen polaco, así que podía ser el mismo”, explica Säger a EL PAÍS.

Subió la tarjeta de Satoshi al buscador y la tercera imagen que le devolvió fue la de un grupo de japoneses en una fiesta de compañeros de trabajo. Uno de ellos tenía una jarra de cerveza en la mano. Si era Satoshi, se notaba que habían pasado los años. Säger puso la foto en Reddit. En un rato, Hall encontró otras imágenes de Satoshi y el nombre de su empresa. Y le escribió un correo en inglés y en japonés. Era él. “Sí, soy yo. Guau, había olvidado este juego de cartas completamente y nunca imaginé que alguien estaría aún buscándome”, escribió en el correo de respuesta. Satoshi recordó que debía dar un mensaje importante si algún participante se lo solicitaba, pero había olvidado cuál era. Los creadores del juego le habían contactado a través de una empresa que colaboraba con ellos en Los Ángeles y que le conocían de la ciudad de Nagano.

Esto no acaba aquí

La moraleja de esta historia no está en el esfuerzo de Hall o la perspicacia de Säger. Está en el enorme potencial del reconocimiento facial. “No sé por qué nunca había probado PimEyes o algo similar antes. Imagino que la gente probó la búsqueda de imágenes de Google y abandonó, porque por lo que sé Google solo analiza los píxeles de una imagen y no los rasgos de una cara, así que no daba buenos resultados”, explica Säger.

Esa es de hecho la gran diferencia. En enero de 2020 The New York Times sacó un largo reportaje sobre una empresa llamada Clearview AI. “La compañía que puede acabar con la privacidad tal y como la conocemos”, decían en el titular. Habían capturado millones de caras de la web y usaban un potente software de reconocimiento facial para encontrar personas. El Times denunciaba su uso por parte de cuerpos de policía o millonarios capaces de pagar sus tarifas y jugar a adivinar quién era el chico que salía con sus hijas solo a partir de una foto. Este redactor hizo incluso una petición de fotos a Clearview y tras varios meses de espera llegaron las imágenes de respuesta, con un increíble nivel de acierto.

Resultados principales de PimEyes para el autor de este reportaje.
Resultados principales de PimEyes para el autor de este reportaje.

Ahora PimEyes hace exactamente lo mismo en abierto y rastreando la red, sin capturar las imágenes primero. Incluso mejor. En menos de un segundo este periodista ha recordado cómo era hace 15 años en 42 imágenes repartidas en la web y en olvidados vídeos en la televisión catalana. Solo había un error entre todas las imágenes.

Resultados secundarios de PimEyes para el autor de este reportaje, con un solo error.
Resultados secundarios de PimEyes para el autor de este reportaje, con un solo error.

Para comparar el éxito, la misma foto de este redactor en Google Imágenes da estos resultados, sin ningún acierto.

Resultados de Google Imágenes, sin ningún acierto.
Resultados de Google Imágenes, sin ningún acierto.

Algo similar ocurre con Yandex Imágenes, el buscador ruso, que a veces es elogiado como más fino que Google. Nada, ningún acierto. Así explica PimEyes la diferencia: “En nuestros resultados mostramos no solo imágenes similares a las que has subido al buscador sino fotos en las que apareces con otro fondo, con otra gente o incluso con un corte de pelo distinto. Esta mejora es posible gracias a nuestro buscador centrado en la cara, no en la imagen completa”, explican en su web. Es un buscador explícito de caras.

Resultados de Yandex Imágenes.
Resultados de Yandex Imágenes.

No solo identifica a la misma persona en imágenes muy distintas, también en fotos sacadas con muchos años de diferencia. La sorpresa más extraordinaria del caso de Satoshi es la capacidad del programa de detectar cómo ha evolucionado el rostro de alguien en 15 años o más. Como se ve en las imágenes, no se parece tanto a la foto original. Sin embargo, es él.

PimEyes ofrece sus servicios en abierto en la web, aunque sucesivas búsquedas o más detalles requieran una suscripción. La empresa vende sus servicios como un avance para la privacidad: ponte una alerta siempre que alguien suba tu foto a la web y pídele que la retire. Es un argumento endeble cuando pueden hacer lo mismo cualquier cuerpo de policía, examante o enemigo. La BBC elaboró un podcast sobre el caso Satoshi y entrevistó a una madre con un hijo adoptivo que temía que este tipo de software pudiera revelar el pasado o los padres biológicos de su hijo, no porque quisiera esconderlo, sino por si alguien lo hacía cuando él aún no quisiera o no estuviera preparado. También entrevistaron en la cadena británica a un testigo protegido. En su caso, una foto robada en la calle sin mala intención, en un lugar turístico por ejemplo, y subida a internet puede ser detectada por un software como PimEyes y revelar la cara actual de esa persona o su lugar de residencia.

A pesar de ofrecer sus servicios en abierto, PimEyes sigue siendo igual de secretista que Clearview. De origen polaco, la empresa está ahora registrada en las Seychelles. “El recurso más valioso es la información y permitimos a la gente que encuentre, monitorice y proteja la información que existe sobre ellos. No animamos a la gente a buscar a otra gente. Esa es su decisión, si quieren romper las normas”, decía una fuente de la compañía denominada “el director” por The Washington Post hace unas semanas.

Es fácil imaginar cómo fotos perdidas de un pasado remoto, como una imagen durmiendo borracho en casa de un amigo, pueden volver a perjudicar a un adulto que busque trabajo años después. También es fácil saber cómo es hoy aquella chica de la foto que uno conoció hace años de la que no viene nada en Google por su nombre. El software fue usado también para buscar a sospechosos del asalto al Capitolio el pasado 6 de enero por detectives amateurs, con resultados increíbles: en un caso vinculó a un asaltante con su ficha policial de años antes. Y no es el único. Además de PimEyes, otras empresas como la rusa FindFace ofrecen servicios similares.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50