Tecnología personal

Muere Charles Geschke, el creador del formato PDF y cofundador de Adobe

Era una leyenda de Silicon Valley. “A los ingenieros no nos mueve el dinero, no queremos hacernos ricos”, aseguró a EL PAÍS

El entonces presidente de EE UU, Barack Obama, impone a  John E. Warnock (centro), y Charles M. Geschke (izquierda) la medalla Nacional de la Ciencia en 2009.
El entonces presidente de EE UU, Barack Obama, impone a John E. Warnock (centro), y Charles M. Geschke (izquierda) la medalla Nacional de la Ciencia en 2009.Alex Wong / Getty Images

Silicon Valley pierde a uno de sus pioneros con la muerte del ingeniero informático Charles Geschke, creador del formato PDF y cofundador y expresidente de Adobe, la compañía que desarrolló programas como el Photoshop, el Illustrator o el Acrobat y democratizó la creación a millones de usuarios. Tenía 81 años.

Su primer invento fue el protocolo que permite que el ordenador personal pueda dar órdenes a la impresora y que le permitió fundar su propia empresa en 1982. Al igual que el otro cofundador, John Warnock, procedía de Xerox, y su primer producto en Adobe fue la tecnología PostScript para imprimir imágenes y texto en papel desde dispositivos de escritorio. Ocupó el cargo de jefe de operaciones de Adobe desde diciembre de 1986 hasta julio de 1994, y el de presidente de la compañía desde abril de 1989 hasta su retirada en abril del año 2000. “No podría haber imaginado tener un compañero de negocios mejor, más amable o más capaz”, ha asegurado el otro cofundador de Adobe, John Warnock.

Más información

Su historia resulta curiosa, tal y como la relató a EL PAÍS en una entrevista publicada en 2016. “Mientras daba clases en la Universidad John Carroll de Ohio tuve que hablar con un alumno y explicarle que debía dejar los estudios”, explicó. “Un año después vino a verme. Le recibí con miedo, pero me dijo que estaba muy agradecido por mi ayuda, que tenía un trabajo maravilloso en General Electric, donde estaba vendiendo los primeros ordenadores. Yo no entendía nada, pero me dijo que estaba aprendiendo a programar y que si quería vendría a mi casa por las tardes para enseñarme a mí también. Aquello me enganchó”.

A partir de entonces, encontró su vocación y su obsesión. Tanto fue así, que su mujer le propuso que se emplease en ello a fondo y que ella se encargaría de lo demás. “A mí me daba cierto apuro, porque ya teníamos dos hijos y debía sacar la casa adelante, pero volví a la universidad para formarme”. Cuando finalizó sus estudios, se trasladaron a Palo Alto a trabajar en Xerox, “donde entonces estaba pasando todo”. Ahí construyó en 1976 el primer ordenador con conexión Ethernet [el cable estándar que todavía se usa hoy para conectar máquinas], y al poco tiempo creó una división propia dedicada a lenguajes de protocolo (que permiten a las máquinas comunicarse entre sí). Su primera creación fue Interpress, que servía para poder imprimir cualquier cosa desde un ordenador.

Xerox, sin embargo, no recibió con tan buenos ojos la creación. “Nos dimos de bruces con la realidad”, recordaba en 2016. “No me dejaron seguir. Me hicieron ver que tendría que esperar siete años hasta que saliera al mercado. Me desesperé. [...] Así que decidí irme y crear una empresa que lanzase productos al mercado tan pronto como estuvieran listos”.

Charles Geschke en su casa de Los Altos (California).
Charles Geschke en su casa de Los Altos (California).

Así comenzaba la historia de Adobe (”tomé un mapa y miré que detrás de casa, en Los Altos, había un lugar llamado Adobe Creek. Lo de Adobe sonaba bien. Me puse a mirar y vi que era una especie de ladrillo tradicional de España”, relató), una empresa que ha puesto en el mercado infinidad de soluciones que han facilitado la vida a millones de usuarios. Su primer producto fue por el propio lenguaje PostScript usado en muchas impresoras, del que derivó en 1993 el llamado portable document format (PDF), un formato de almacenamiento para documentos digitales que se ha adoptado como el estándar internacional.

En 1986, la compañía lanzó el Photoshop, el editor de fotos que debido a su popularidad, incluso, se ha convertido en un verbo. También cuenta con productos como Illustrator, que se usa para la edición gráfica; Premiere para la edición de vídeo, After Effects para los efectos especiales y animación en dos dimensiones. La compra de Macromedia le permitió acceder a productos como Dreamweaver (creación de páginas web) o Flash (edición multimedia y creación de vídeos para web).

El programa Flash, precisamente, le granjeó una cierta enemistad con Apple, dado que la compañía creada por Steve Jobs decidió en 2010 rechazar su uso en su sistema operativo. “Steve Jobs ya no era el chaval que venía a jugar al laboratorio de Xerox”, sostenía. “Era un semidios. Nos hizo daño, pero no era nada personal. Con Flash no pretendíamos hacer dinero, sino llevar una solución que diese interacción a la Red. En realidad, tenía algo de razón”.

Hace cinco años, el propio Genscher tenía claro cómo quería que le recordasen a su muerte. “Como alguien humilde que pensó como un ingeniero y como un científico y que tuvo el honor de hacer herramientas que usaron millones de personas”, aseguró en una entrevista. “A los ingenieros no les mueve el dinero, no queremos hacernos ricos. Lo importante es impactar en millones de personas”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50