La crisis del coronavirus

Mascarillas para electrocutar el virus y otros proyectos engañosos vetados por el ‘crowdfunding’

Plataformas como Kickstarter o GoFundMe retiran cada semana decenas de campañas sobre lámparas germinicidas o teorías conspiratorias relacionadas con la covid-19

Uno de los proyectos suspendidos por Kickstarter
Uno de los proyectos suspendidos por Kickstarter

Guardian G-Volt es una mascarilla de última generación. O iba a serlo. O eso prometían sus creadores cuando publicaron su campaña de crowdfunding en Kickstarter hace tres meses. El objetivo era conseguir 55.000 dólares para hacer realidad lo que presentaban como “un avance científico en la lucha contra virus y bacterias”. Los puntos clave de la mascarilla, decían, eran su sistema de filtración basado en grafeno y el hecho de que este material podría básicamente electrocutar a las partículas que entrasen en contacto con su cubierta, a través de una carga baja que suministraría una batería portátil conectada a la prenda por un puerto USB.

El proyecto había alcanzado 33.704 dólares cuando Kickstarter suspendió su campaña. “Nuestro equipo de Confianza y Seguridad está rechazando o suspendiendo unos 25 proyectos relacionados con el virus a la semana”, aseguran desde la plataforma de financiamiento colectivo. Guardian G-Volt es un ejemplo más en una lista donde aparecen propuestas como un purificador de aire que prometía “ayudar a la lucha” contra la pandemia con sus “lámparas germicidas de luz ultravioleta”, una app con recomendaciones alimentarias para “reforzar el sistema inmune" ante el "ataque” de la covid-19 o un limpiador de mascarillas que intentó impulsar su proyecto añadiendo una palabra al título: “Coronavirus”. “La mayoría violan nuestra regla que prohíbe cualquier artículo que asegure diagnosticar, tratar o prevenir una enfermedad o dolencia”, explican.

Los creadores de Guardian G-Volt confirman a EL PAÍS a través de un portavoz que la retirada de su proyecto se debió al hecho de que afirmaban que la mascarilla podría parar el coronavirus. “En el momento del crowdfunding la OMS afirmó que las mascarillas eran inútiles para el público general”, argumentan. Después de ver su campaña suspendida en Kickstarter, probaron suerte en la otra gran plataforma para proyectos de este tipo, IndieGoGo. El resultado fue el mismo.

En Reino Unido hemos eliminado campañas que conectaban el 5G con la Covid-19

En GoFundMe, una plataforma más centrada en causas sociales, la crisis del coronavirus ha disparado el ritmo de publicación de campañas. "Hemos experimentado un aumento del 230% en el número de nuevas campañas, y hemos visto un incremento del 700% en las donaciones si lo comparamos con los meses de marzo y abril del año 2019", precisa John Coventry, director internacional de GoFundMe. No en vano, durante los meses de la pandemia, la plataforma vio nacer la campaña más grande que se ha registrado hasta ahora en España, que hasta el momento lleva recaudados más de 434.000 euros para ayudar a hospitales frente al coronavirus.

Pero tampoco escapan de quienes intentan promover proyectos engañosos. “En Reino Unido, por ejemplo, hemos eliminado aquellas campañas relacionadas con información no veraz que conectaba la tecnología móvil 5G con el contagio del covid-19”, señala Coventry. En abril, retiraron una campaña de recolección de fondos cuyo objetivo era promover las teorías conspiratorias de Judy Mikovits sobre el curso de la pandemia. “Tenemos una posición firme sobre la difusión de información errónea de este tipo”.

En líneas generales, las plataformas están recurriendo a las políticas que ya tenían definidas para argumentar las cancelaciones de las campañas. "No ha sido necesario tomar medidas de control adicional. Desde su fundación en 2010, en GoFundMe ha sido primordial centrar todos sus esfuerzos en ayudar a nivel mundial en momentos de crisis, por lo que nuestros procesos, tecnología y personas tienen una amplia experiencia", asegura Coventry.

En Kickstarter, otro argumento frecuente en las cancelaciones en materia de coronavirus y contenido en las condiciones de la plataforma es el que rechaza dispositivos de los que no exista un prototipo que funcione. “Queremos ser claros. No prohibimos los proyectos que aborden el tema del coronavirus, sino que buscamos centrarnos en el trabajo creativo haciendo cumplir nuestras reglas existentes”, coincidía Kickstarter en un comunicado oficial publicado en marzo.

¿Malos tiempos para el ‘crowdfunding’?

El subidón de campañas que ha registrado GoFundMe no se ha dado de la misma manera en Kickstarter. La plataforma anunció en marzo que permitiría que las campañas activas extendieran su plazo una semana, para paliar los efectos de la crisis. Sin embargo, entre el descenso de proyectos lanzados y las cancelaciones de quienes han visto imposible continuar con las restricciones de la pandemia, la plataforma tenía a fecha del 11 de mayo ahora mismo un 30% menos de campañas activas que el año pasado.

En este contexto, el portavoz de la plataforma matiza que la comunidad de usuarios sigue apoyando los proyectos que continúan abiertos. “De hecho, el juego de mesa Frosthaven recaudó 13 millones de dólares en una campaña que terminó el 1 de mayo”, señala. La cifra sitúa este juego de exploración de mazmorras como el tercer proyecto más exitoso en la historia del sitio. “La preocupación por conseguir apoyos puede estar conteniendo a los creadores, pero por ahora no creemos que sea motivo de inquietud”.

Lo más visto en...

Top 50