Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un servicio de gestión de correo electrónico por 27 euros al mes

Superhuman se pone de moda en Silicon Valley al permitir controlar los mensajes solo con atajos de teclado

superhuman correo electronico
Captura de pantalla de Superhuman en un móvil y en un ordenador.

El correo electrónico se ha vuelto una herramienta indispensable para millones de usuarios. Gmail, Outlook o Yahoo son solo algunos de los servicios de email gratuitos en el mercado. En un contexto en el que gestionar los correos se puede realizar de forma manual y sin pagar absolutamente nada, una startup que cobra 30 dólares —unos 27 euros— al mes por ayudar a hacerlo más rápido se ha puesto de moda en Silicon Valley. Se llama Superhuman y promete “la experiencia de correo electrónico más rápida jamás creada”. El servicio, al que solo es posible acceder mediante una invitación, tiene una lista de espera de más de 220.000 personas, según explica su fundador, Rahul Vohra.

La clave de Superhuman es que cuenta con atajos de teclado que permiten al usuario realizar múltiples acciones sin tener que perder ni un segundo en coger el ratón. La startup ha recibido recientemente en una ronda de financiación 33 millones de dólares por parte de Andreessen Horowitz, la influyente empresa de capital de riesgo que desde su creación en 2009 ha respaldado a a Twitter, Instagram, Facebook y muchas otras compañías importantes.

Vohra empezó a crear Superhuman en 2014. Antes había fundado Rapportive, una compañía de email que fue adquirida por LinkedIn en 2012. “Me di cuenta de que el mercado del correo electrónico había adoptado un modelo único. Todos tenían que usar Gmail o Outlook, independientemente de que enviaran uno o 100 correos electrónicos al día”, explica a este periódico. Esto le llevó a crear un servicio destinado a “las personas que viven dentro del correo electrónico”. Es decir, “las personas para quienes el correo electrónico es trabajo y el trabajo es correo electrónico”.

Para reducir el tiempo que se tarda en escribir emails, Superhuman ha implementado los snippets. Se trata de atajos de teclado que permiten al usuario automatizar la escritura y escribir rápidamente frases predeterminadas, párrafos o incluso correos electrónicos completos. También se utilizan para adjuntar archivos, poner en copia a alguien, eliminar un mensaje enviado, programar los correos o cancelar una suscripción. Vohra pone como ejemplo un email en el que un usuario le pide acceso a Superhuman. Es un mensaje que recibe de forma habitual, por lo que, con solo presionar una tecla, puede pedirle al emisor que complete la encuesta de incorporación.

Un usuario utiliza un atajo de teclado para adjuntar la dirección de su oficina en un correo electrónico.
Un usuario utiliza un atajo de teclado para adjuntar la dirección de su oficina en un correo electrónico.

“Si alguna vez piensa que necesita mover el ratón para hacer algo, aparecerá una sugerencia en la parte inferior de la pantalla que le explicará cómo hacerlo más rápido desde el teclado”, cuenta un periodista de The New York Times que ha podido probar el servicio. Para reducir el tiempo que se tarda en consultar los emails, el usuario puede pasar de uno a otro rápidamente con un atajo de teclado como si se tratara de historias de Instagram. Y para abrirlos en orden de importancia, puede establecer una serie de contactos VIP y priorizar los emails de las herramientas que más utilice como Asana, Trello, GitHub o Google Docs.

Al enviar un correo electrónico, el sistema también permite elegir el periodo de tiempo en el que le gustaría recibir una respuesta. Si en ese tiempo no ha obtenido una contestación, le recordará que realice un seguimiento del email. Además, los usuarios pueden saber cuándo las personas leen sus correos electrónicos. Esto ya es posible hacerlo de forma gratuita con diferentes extensiones, pero Superhuman ha recibido críticas por esta función, ya que proporcionaba información adicional del destinatario sin su consentimiento.

Mike Davidson, experto en tecnología, explica en esta publicación como el sistema informaba de la ubicación aproximada de quien recibía el mensaje debido a “píxeles de seguimiento ocultos dentro de los correos electrónicos que envían sus clientes”. “Superhuman llama a esta función ‘recibos de lectura’ y la activa de forma predeterminada para sus clientes, sin el consentimiento de sus destinatarios”, afirma en la entrada. Tras las críticas recibidas, la startup ha dejado de registrar información sobre la ubicación de los destinatarios y pese a que mantiene la función de estados de lectura, la desactiva de manera predeterminada. “Los usuarios que lo deseen deberán activarlo explícitamente”, explica Vohra en una entrada del blog de la startup en la que responde a las críticas.

Usuarios de Gmail o Google G Suite

La compañía no ha especificado el número concreto de usuarios que utilizan este sistema en la actualidad. Para usar Superhuman, es necesario tener una cuenta en Gmail o Google G Suite, aunque en el futuro la compañía planea ofrecer este servicio también a usuarios de Outlook y Exchange. También es indispensable contar con una invitación y rellenar un cuestionario sobre los hábitos de correo electrónico y el flujo de trabajo. Vohra explica que esto se debe a que un trabajador de la compañía realiza de forma obligatoria una videollamada con cada usuario para enseñarle detalladamente cómo sacar el mayor partido al servicio.

Radicati, una firma de investigación que estudia las tendencias de mensajería, afirma que se envían y reciben casi 300.000 millones de correos electrónicos todos los días. Ahora Vohra presume de que los usuarios de Superhuman pueden acceder a su bandeja de entrada dos veces más rápido que antes, tardan menos en responder a los emails importantes y muchos ven su bandeja de entrada sin ningún mensaje pendiente por leer por primera vez en años. El servicio, que se ejecuta desde el navegador Chrome, almacena en su memoria los emails recibidos en vez de en un servidor externo para acelerar la búsqueda y el envío de los mismos. El usuario puede leer y escribir emails incluso sin conexión a la red y, una vez que esté conectado, se actualizan las acciones que haya realizado.

“El creador de Gmail, Paul Buchheit, tenía una regla: cada interacción debería ser más rápida que 100 milisegundos. ¿Por qué? Porque 100 milisegundos es el umbral donde las interacciones se sienten instantáneas. En Gmail, las interacciones pueden tomar un segundo y las búsquedas pueden tomar muchos segundos. Hemos llevado la regla de los 100 milisegundos al siguiente nivel, y constantemente cumplimos los 50 milisegundos o menos”, sostiene Vohra.

El fundador de Superhuman explica que en la actualidad alrededor del 50% de los correos electrónicos enviados son de una sola línea y que “cada vez serán más cortos”. En el futuro, según sostiene, las plataformas de email ofrecerán más funciones de colaboración. Por ejemplo, será posible “asignar correos electrónicos a un compañero de trabajo o hacer que redacte un correo electrónico para ti”. Además, señala que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático cada vez estarán más presentes de forma que “un día la mayoría de los correos electrónicos de los usuarios serán escritos de forma totalmente automática”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información