Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Tecnopropósitos’ para el año nuevo

Once expertos comparten sus deseos y objetivos

‘Tecnopropósitos’ para el año nuevo

Parece que fueron los babilonios quienes primero celebraron el año nuevo con promesas para el futuro. El festival Akitu en Mesopotamia duraba más de 10 días a mediados de marzo, y en él se coronaba a un nuevo rey (o se renovaba la fidelidad al ya regente), además de afirmar el compromiso de pagar las deudas y a devolver lo que se había tomado prestado en los meses precedentes.

Los protopropósitos están también presentes unos siglos después en la Antigua Roma, esta vez sí en el mes de enero gracias a Julio César, y con Jano, el dios de las dos caras que mira al pasado y al futuro, como protagonista. Promesas de buena conducta y sacrificios marcaban ese ritual, del que perdura la convicción de que el cambio de año es un buen momento para recapitular lo pasado y tratar de marcar algunos objetivos, con la esperanza de que sean cumplidos.

Al echar la vista atrás al 2018 cobra un lugar importante la polémica y el vivo debate que escándalos, nuevos descubrimientos y leyes han alimentado sobre el espacio que la tecnología ocupa en nuestra vida y en nuestras sociedades. Once expertos en distintas áreas del campo tecnológico han compartido, por correo electrónico o en conversación teléfonica, los propósitos que se han marcado o que piensan que como comunidad deberíamos marcarnos. Hay deseos, advertencias y ganas de cambio.

1. Que la tecnología esté al servicio de los grandes retos de la humanidad, no para hacer ricos a unos pocos gigantes.

“Que la tecnología ayude a la sostenibilidad del planeta para frenar el cambio climático; que favorezca la democracia y la transparencia mediante el acceso a los datos; y que tenga fines educativos, para que las futuras generaciones tengan acceso a mejores oportunidades laborales en condiciones de igualdad”.

Alicia Asín.Cofundadora y CEO de la multinacional Libelium dedicada a la trasmisión de datos, obtuvo el premio de mujeres innovadoras de la Comisión Europea en 2018.


2. Que Europa, y España en particular, deje de perder autonomía tecnológica.

“Europa está cada vez más sometida a los grandes movimientos de EE UU y China en su juego geoestratégico. Las grandes plataformas están imponiendo monopolios informacionales sobre big data y los algoritmos que permiten explotarlos con propósitos comerciales o estratégicos que se imponen a los mismos Estados. Me gustaría que Europa desarrollase sus propios modelos de génesis y explotación de datos e información sometidos a los ideales de democracia e igualdad, que crease sus propias plataformas, y que posibilitase un uso mucho más creativo dirigido al fortalecimiento de lazos sociales, y no a su destrucción”.

Fernando Broncano.Catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad Carlos III de Madrid, es autor entre otras obras de ‘Mundos artificiales’.


3. Dejar de usar contraseñas.

“Espero trabajar con alguna gente para que internet tenga un sistema de uso seguro, autentificado y en el que la identidad de los usuarios haya sido verificada”.

Walter Isaacson.Profesor de historia, biógrafo de Steve Jobs, autor de ‘Los innovadores’, fue CEO del Aspen Insitute y editor de la revista ‘Time’.


4. Hacer que la tecnología sea menos misteriosa para los usuarios.

“Se ha mitificado y dotado de un aura de misterio a los algoritmos, y no son tan inteligentes. Hay que explicarlos mejor a la gente para que no piensen que es algo sobrenatural. Otro propósito para todo el mundo debería ser dejar de usar cualquier servicio que sirva para calcular los gustos de quien los usa, por difícil que esto sea. Porque lo que empezó como siendo una tecnología muy prometedora ha terminado estando dominada por empresas que emplean técnicas manipuladoras que están destruyendo nuestro mundo. Los problemas de adicción que generan nos afectan a todos”.

Jaron Lanier. Escritor, informático y compositor fue uno de los creadores de la realidad virtual y es autor entre otros libros de ‘Dies razones para borrar tus redes sociales de inmediato’.


5. Estar más informados sobre el uso de los datos y sobre cómo opera la inteligencia artificial que está detrás de las decisiones que toman empresas y entidades.

“Existe el peligro real de usar datos sesgados y de que las máquinas de inteligencia artificial que los utilizan decidan también de forma sesgada. Ese sesgo nos hace percibir la realidad social de una forma cada vez más opaca. Debemos tratar de vivir en una sociedad transparente en la que todos tengamos voz”.

Concepción Monje. Investigadora en robótica y profesora en la Universidad Carlos III, premio Mujer y Tecnología de la Fundación Orange en 2018.


6. Que España invierta mucho más en inteligencia artificial.

“Debemos trabajar para convertirnos en líder en Europa y puente con Latinoamérica y África. Idealmente, destacaríamos por una apuesta ambiciosa para conseguir la adopción de la IA en nuestras empresas y administraciones públicas, con un refuerzo notable de nuestra excelencia científica en este área, invirtiendo significativamente en la formación, atracción y retención del talento”.

Nuria Oliver.Experta en inteligencia artificial y ‘big data’, directora de Investigación en Ciencias de Datos de Vodafone, miembro de la Real Academia de Ingeniería.


7. Asegurarnos de que las máquinas inteligentes encarnen nuestros valores y nuestra moral.

Iyad Rahwan.Profesor en MIT Media Lab, donde dirige el Scalable Cooperation, y miembro del claustro del MIT Institute of Data, Systems and Society .


8. Profundizar en el conocimiento de las personas, no de las máquinas

“Una de las grandes preguntas para el ser humano ha sido determinar qué es el libre albedrío y qué significa que las personas parezca que lo tenemos. Se ha escrito mucho sobre ello, textos literarios, filosóficos y, extrañamente, también en ciencias físicas. Yo me plenateo esto como ingeniero informático. La pregunta de si un ordenador puede tener libre albedrío, y en caso de que no sea así, por qué, nos ayudará a aprender más sobre nosotros mismos".

Yoav Shoham. Ingeniero informático, investigador en inteliegencia artificial y profesor emérito en la Universidad de Stanford.


9. La gente debería decidirse a cambiar las reglas de la esfera pública digital.

“Porque la manera en que opera esta esfera actualmente resta poder a los individuos, y hace que los propósitos que cada uno a nivel personal pueda hacer no tengan mucho impacto”.

Zeynep Tefekci. Socióloga especializada en el impacto de la tecnología, profesora en la Univerisdad de Carolina del Norte y en Harvard.


10. Dedicar más tiempo a conversaciones razonadas en las redes sociales.

Y mucho menos a poner furiosa a la gente”.

Nicholas Thompson. Director de la revista ‘Wired’.


11. No caminar por la calle encorvado mirando el teléfono.

“Porque eso destruye la vida en las ciudades”.

Tim Wu.Profesor de derecho en la Universidad de Columbia especializado en leyes y tecnología, y autor de ‘El interruptor principal: auge y caída de los imperios de la información’

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información