Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber suspende la experiencia piloto con coches autónomos en San Francisco

La compañía anuncia el cese del proyecto tras la anulación de los registros de sus vehículos por parte de los reguladores de California

Un coche de Uber sin conductor en un garaje de San Francisco. Ampliar foto
Un coche de Uber sin conductor en un garaje de San Francisco. AP

Uber ha anunciado hoy que suspende su experiencia piloto con coches autónomos en San Francisco. La decisión de la compañía se produce después de que el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV) anulara el registro de sus vehículos por no disponer de autorización para emplear coches autónomos en el Estado. La compañía ha explicado en un comunicado que ha parado el programa por esta decisión de los reguladores. Uber asegura que está buscando dónde poder reubicar esos vehículos, modelo Volvo XC90, aunque asegura su compromiso con el Estado de California y promete redoblar sus esfuerzos para desarrollar leyes estatales sobre las que pueda operar.

El programa de coches sin conductor comenzó en San Francisco el 14 de diciembre, después de una primera experiencia en la ciudad estadounidense de Pittsburg, donde lleva operando con este programa piloto desde septiembre. A las pocas horas de comenzar el servicio en San Francisco, el DMV de California exigió por escrito a Uber que detuviese el programa hasta que obtuviera el permiso requerido. Antes de recibir la carta, Uber había emitido un comunicado defendiendo que consideraba que la compañía no necesitaba el permiso para poner los vehículos autónomos en las calles de San Francisco porque estos llevan un conductor que solo toma el mando del coche en caso de necesidad. Sin embargo, según el director adjunto del organismo, Brian G. Soublet, emplear coches autónomos en vías públicas es ilegal si no se dipone de la autorización correspondiente.

El comunicado de Uber señalaba que las normas se aplican a los vehículos que pueden conducir sin que alguien los controle o los vigile. "Estamos en los inicios y nuestros coches todavía no están listos para conducir sin una persona que los vigile", decía el comunicado. Los coches del programa contaban con una persona detrás del volante que solo manejaba el vehículo en caso de que la tecnología no respondiese a las circunstancias de la circulación. En el coche también viajaba un ingeniero de Uber en el asiento del copiloto para controlar el programa.

En un mensaje posterior, Uber ha explicado que ya están llevándose los coches de San Francisco con un nuevo destino. Se van a Arizona, donde pretenden seguir con sus pruebas con clientes reales. "Nuestros coches han salido a Arizona esta misma mañana, van en uno de nuestros camiones. Vamos a expandir el piloto automático en las próximas semanas. Nos ilusiona mucho contar con el apoyo del Gobernador Ducey", una clara alusión a la ausencia de ayuda política en California.

En su estreno en la ciudad californiana, al menos uno de los vehículos de Uber cometió una infracción de tráfico al saltarse un semáforo que llevaba unos tres segundos en rojo mientras un peatón cruzaba por el paso de peatones, de acuerdo con un vídeo grabado por un taxi con licencia de la ciudad. Uber admitió la infracción, que calificó de error humano y de la que culpó al conductor que está al volante solo para emergencias.

Más información