Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Realidad virtual contra el dolor

¿Se pueden sustituir los analgésicos por juegos? ¿Por qué en Arabia Saudí han lanzado una fetua contra Pokémon Go? La sección Mundo Extraño de Ideas trata de responder

El mundo virtual es un potente analgésico. La realidad virtual podría dejar de ser utilizada como una mera forma de entretenimiento para convertirse un método alternativo de tratamiento del dolor, o al menos, eso cree Hunter Hoffman director del departamento de Realidad Virtual de la Universidad de Washington. Hoffman ha comenzado a aplicar un nuevo tratamiento en los pacientes del área de quemados del Hospital para niños de Shriners. La recuperación de las quemaduras es un proceso extremadamente doloroso incluso cuando se administran medicamentos analgésicos a los pacientes. La alternativa planteada por Hoffman consiste en el uso de unas gafas especiales que transportan a los niños a un mundo alternativo llamado “SnowWorld” donde los pacientes flotan a través de un cañón de nieve lleno de muñecos, iglús y mamuts lanudos. Según Hoffman gracias a estas imágenes los niños están distraídos y no prestan atención a lo que realmente está pasando: el doloroso proceso de limpieza de las quemaduras. La efectividad del tratamiento se basa en que para sentir dolor nuestro cerebro debe estar prestando atención a lo que nos lo produce, si estamos distraídos esta sensación se reduce. De hecho, los estudios realizados por Hoffan aseguran que con la realidad virtual los niveles de dolor descienden hasta en un 50%, lo que supone una solución, al menos, tan buena como los analgésicos convencionales.

Una feuta para prohibir Pokemón Go!

Pokemon ha quedado oficalmente desterrado de Arabia Saudí. Esta semana se ha recuperado una fetua de 2011 que prohíbe jugar a Pokemón. El consejo General de Expertos Religiosos ha reeditado el decreto ya que considera que el juego de moda del momento Pokemon Go! y las versiones anteriores de Nintendo atentan contra la ley islámica al tratar sobre criaturas a las que se les otorgan poderes específicos, y promociona la teoría de la Evolución. Además según la fetua este videojuego promueve el politeísmo al multiplicar el número de deidades con las que se juega, algo que Dios prohibió en el Corán. El decreto también añade que los símbolos utilizados en el juego promueven el Shinto, religión japonesa, el cristianismo y el “Sionismo Global”.

Más información