Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONGRESO GEN SUMMIT

El periodismo de datos, imprescindible para enganchar al lector impaciente

Los expertos resaltan, en el congreso de medios GEN Summit, el papel de los datos para crear grandes historias y rentabilizar contenidos

Uno de los debates del congreso de medios GEN Summit.
Uno de los debates del congreso de medios GEN Summit.

Robots que redactan textos y los suben a Internet. Realidad virtual e inmersiva. Viralidad. El futuro del periodismo, más bien el presente inmediato, se debate estos días en GEN Summit. Periodismo de datos, colaboración entre medios allende fronteras, métricas de audiencias…Incluso novedades se presentan en el congreso de Barcelona, como la nueva versión de Google Trends en GEN. Más rápido, con más datos y más temas. También más granulados.

Datos y más datos. El término de la tarde en el congreso. Por un lado, el periodismo de datos, materia imprescindible en las redacciones para crear excelentes historias, “que no sería posible contar de otra forma”, según Rachel Oldroyd, del Bureau de Investigative Journalism.

Pero también análisis de datos, que permita rentabilizar los contenidos. Haile Owusu, responsable de tecnología de Mashable, da tres claves “imprescindibles”: dotar a las redacciones de herramientas “que evalúen exhaustivamente los datos que proceden de las redes sociales: qué se lee, comenta, tuitea, gusta…; concienciar a los periodistas de la importancia de la interacción e invertir en laboratorios de experimentación, “que a su vez servirán para rentabilizar los contenidos”. Al fin y al cabo, la métrica permite conocer al detalle al lector, a los distintos segmentos de la audiencia. Y ofrecerlo lo que quiere.

Mientras algunos defienden la viralidad, la cantidad de interacciones que recibe una noticia, como una forma de atraer al lector, incluso como sinónimo de calidad; otros consideran que está “sobredimensionada. Siempre triunfará más un titular como ‘El gato logra la receta para la paz mundial’, que un sesudo artículo sobre la Unión Europea. Lo viral no es serio ni periodistico”, sostiene Armin Wolf, de la Radiotelevisión Pública de Austria. En su opinión, lo más importante es conseguir la audiencia. Y retenerla. “Esto lo más complejo. ¿Cómo gestionas con medios reducidos 200.000 comentarios a una noticia?”, plantea.

Marc Antoine Durand, de la red social “vocal” Bobler, que permite a sus usuarios grabar y escuchar audios de dos minutos, discrepa. “Si consigues notoriedad con contenidos virales, atraes a la audiencia hacia la seriedad”. Jaron Gilinski, alias de Storyhunter, que ha narrado historias por medio mundo con una cámara de vídeo, un micro y un portátil como únicos compañeros en la mochila, coincide. “Es lo atractivo de la viralidad. Atraer para monetizar, aunque el objetivo del periodismo serio y el viral sean en apariencia el contrario”.

Datos y sindicación, resume Frédéric Filloux, de The Monday Note y antiguo responsable digital del francés Les Echos, son la fórmula magistral para intentar alcanzar el éxito. Y la integración interna. “El 80% de las redacciones tendrán un sistema unificado de contenidos (CMS) en los próximos cinco años. Es vital para sobrevivir”, ha asegurad Filloux, porque “los artículos escritos ya no son predominantes”. Ni lo más visto. “Los periodistas tienen que producir vídeos, infografías animadas, visualizaciones de datos, directos, podcasts… Sin olvidar la interacción con el consumidor, con la audiencia”. Para ello, recomienda unificar la plataforma en la que trabajan los periodistas con los departamentos de publicidad, marketing y ventas. “Algo que obviamente no gusta”, aclara, por el eterno debate entre separar el contenido periodístico de la publicidad.

La última sesión de la tarde ha tratado de dar respuesta a cómo tienen que ser estos equipos de datos. No hay una única receta. “El tamaño no importa, importa lo que haces con él”, asegura Simon Rogers, de Google News Lab. “Con una persona basta”, coincide Mohammed Haddad de Al Jazeera. Con una redacción en permanente cambio”, añade Shazna Nessa, de Knight Foundation. Antoine Laurent (code for Africa) lo resume: “Hay que convertir la relación entre el periodista y el programador en una historia de amor”.