Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así son las ‘apps’ que amenazan a Instagram

Phhhoto, VSCO Cam o Cinematic persiguen comer terreno en el próspero campo de las imágenes en Internet a la pionera empresa

La primera 'app' que compitió con Instagram fue Hipstamatic.
La primera 'app' que compitió con Instagram fue Hipstamatic.

Instagram ha demostrado que el principal lenguaje de internet son las imágenes. Por eso hace poco superó en número de usuarios a Twitter y un reciente estudio indica que es la red social que más crece a nivel internacional. En España también acaba de presentarse un estudio que indica que es la que más aumenta, junto a Linkedin. Por eso no es de extrañar que sean muchos los que buscan comerle algo de terreno, pero de momento nadie parece tener la fórmula para lograrlo.

Una de las alternativas más innovadoras aparecidas últimamente es Phhhoto, una aplicación y red social que ha comenzado a cobrar cierta fuerza. Entre otras cosas porque no copia al pie de la letra la fórmula de Instagram. Entre los personajes que la usan están Katy Perry o Mark Zuckerberg.

Su principal innovación es que las imágenes que creamos con ella no son fotos ni vídeos. Son imágenes gif animadas que se reproducen como un bucle infinito. Para crearlos la app nos permite disparar una ráfaga de cinco fotos con el teléfono. El resultado es tan peculiar como imprevisible.

Los creadores de Phhhoto se las han ingeniado para que podamos publicar estas fotos animadas en forma de vídeos en Instagram, algo que ayuda bastante a la difusión de la plataforma. Pero también cuentan con otra estrategia para darse a conocer: han creado un servicio llamado Phhhoto Pro para eventos de toda clase. Se trata de una especie de fotomatón adaptado a la plataforma. En este vídeo se puede ver en qué consiste.

La principal innovación de Phhhoto es que las imágenes que creamos con ella no son fotos ni vídeos

Pero el competidor más directo hoy por hoy de Instagram es VSCO Cam. Lo que empezó siendo una aplicación de fotografía con filtros para alterar nuestras fotos, ha ido añadiendo con el tiempo numerosas funciones. Entre ellas ha integrado su propia red social en la app, aunque sigue siendo una de las aplicaciones favoritas de los que usan Instagram, pues casi 65 millones de fotos que en esta red van acompañadas de la etiqueta #vscocam.

Las principales ventajas de VSCO Cam son el gran número de filtros que ofrece, aunque muchos de ellos no son gratuitos; unas opciones de edición muy completas; una interfaz minimalista bastante cuidada, aunque no demasiado intuitiva; y la posibilidad de contar una historia con imágenes agrupando varias fotos.

En mayo, VSCO recibió una inversión de 40 millones de dólares del fondo Accel Partners. Lo que les ha permitido por ejemplo comprar la empresa de impresión de fotografías Artefact Uprising, cuyos servicios previsiblemente se incorporarán a la aplicación. También han creado un certamen de becas dotado de un millón de dólares para impulsar proyectos fotográficos. Algo que nos pone sobre la pista de que VSCO busca atraer a fotógrafos profesionales.

Hipstamatics, los veteranos

La primera app que compitió con Instagram fue Hipstamatic. Antes de que las tiendas de Apple y Google estuvieran repletas de aplicaciones de edición fotográfica ambas libraban su particular batalla. Algunos dicen que Hipstamatic se quedó atrás porque no era gratis e Instagram sí.

A pesar de que hoy no cuenta ni de lejos con tantos usuarios como su rival, Hipstamatic sigue teniendo un grupo de seguidores bastante fieles. Sobre todo desde que en 2013 lanzó su propia red social: Oggl, a la que se puede acceder desde una aplicación específica. Hipstamatic también lanzó el pasado mes de mayo una de las apps más atractivas para crear microvídeos: Cinematic.

Las nuevas aplicaciones se adaptan a los diferentes soportes.
Las nuevas aplicaciones se adaptan a los diferentes soportes.

Esta última sí que está plenamente pensada para Instagram, pues permite crear vídeos con el mismo límite de duración de los que admite esa red social: 15 segundos. Una vez captadas las imágenes estas pueden ser tratadas con diversos filtros gratuitos y otros de pago. Su punto fuerte es que a pesar de ser gratuita permite controlar de forma manual los ajustes de la grabación, como si se tratase de una videocámara profesional.

A la lista de alternativas a Instagram podrían añadirse muchos más. Algunas son tan conocidas como Google+, Vine o la madre de todas las redes sociales de fotografía: Flickr. Pero también proyectos menos populares: como GoPop, que permite crear gifs mezclando dos fotos o vídeos, o Cinemagram, una app para crear fácilmente fotografías animadas como los cinemagraphs.

Eso sí, a la hora de buscar a nuestros contactos en estas plataformas, la prueba de fuego para comprobar si una red social tiene éxito, lo más probable es que no encontremos a casi nadie. Aunque también puede pasar, sobre todo en Google+ y en Flickr, que estén ahí pero que su actividad sea casi nula. Pero eso no quiere decir que no sea bueno probar otras herramientas para poner a prueba nuestra creatividad. Un poco de aire fresco siempre viene bien.

Más información