Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

El bitcoin, imparable

La cotización de la moneda virtual demuestra que no es una burbuja

La cotización del bitcoin acaba de superar máximos históricos de cotización de abril de 266 dólares rebasando ampliamente los 300, y es un buen momento de hacer balance de lo acontecido en estos últimos meses.

Durante los anteriores máximos en abril y tras su consiguiente desplome, se alzaron muchas voces críticas que ahora deberían desdecirse. Apuntaban que la cotización era mera especulación, y una burbuja sin respaldo fundamental. Algunos de ellos, economistas con proyección internacional, incluso demostraron un profundo desconocimiento de la verdadera naturaleza del dinero alegando que el bitcoin no estaba respaldado por ningún bien tangible con “valor intínseco”. La realidad es que el dinero está respaldado por confianza y no precisa de nada más. Curiosamente hoy en día la mayor confianza la ofrece el dinero, como el oro o el bitcoin, que no está controlado ni por bancos centrales con intereses poco transparentes, ni por gobiernos ensombrecidos por la corrupción. La vuelta de la cotización a máximos demuestra que el bitcoin tiene una fortaleza insospechada, y mucho más si consideramos lo acontecido en los últimos meses.

Empezando por las ansias reguladoras provenientes de Estados Unidos. Hemos asistido antes del verano a algo muy parecido a un ataque institucional a empresas que operan con bitcoins y en particular a los exchanges, lugares de cambio en internet que establecen la cotización del bitcoin. Por una parte, la FinCEN, organismo estadounidense encargado de luchar contra el blanqueo de dinero y velar por la seguridad nacional de EE UU, les instó a registrarse como money exchangers en el plazo de unos meses. Se bloquearon las transferencias de dólares al principal exchange MtGox, se enviaron denuncias por parte de instituciones reguladores del estado de Nueva York y de California, a empresas que trabajan con bitcoin, incluso a la Bitcoin Foundation que tiene un mero papel regulador del protocolo. También en Europa se bloqueó y requisó los fondos del mayor exchange, bt24. La coordinación de tales acciones hace pensar que podría haber algo más que un deseo altruista de regulación. Está cada vez más claro que el bitcoin representa una amenaza para las monedas emitidas por los estados, y EE UU basa su hegemonía económica mundial en el dólar.

A continuación tuvimos hace pocas semanas el desmantelamiento por parte del FBI de Silk Road, la web encriptada bajo el sistema Tor, de compra-venta de droga (y de más productos legales o ilegales). Este desmantelamiento llega después de una laboriosa infiltración por parte de agentes del FBI, y ha conducido a la detención del fundador de Silk Road y la de algunos vendedores de estupefacientes. Se pensaba que esto tendría un efecto importante sobre el bitcoin pues todos los pagos en Silk Road se desarrollaban mediante bitcoin. En los primeros momentos la cotización se resintíó, pero inmediatamente comenzó el rally que estamos viviendo. Esto demostró, contrariamente a lo que algunos proclamaron, que bitcoin era robusto sin Silk Road y sin el comercio ilegal. También “lavó la cara al bitcoin” y demostró que era más que una divisa inventada para comprar drogas por internet. Paradójicamente, el FBI a día de hoy parece incapaz de incautar los 600.000 bitcoins que controla mediante su clave secreta el fundador de Silk Road. Ese es otro hecho sorprendente: La incautación de los fondos sólo es posible con acceso a la clave secreta que proteje al monedero electrónico por lo cual es mucho más difícil que la de fondos en cuantas bancarias.

El impulso del rally alcista que vivimos se origina en China. Después de un par de reportajes hablando de bitcoin, el principal exchange chino ha ocupado la primera posición mundial en volumen. La entrada de capital y el aumento de nuevos usuarios está haciendo volar la cotización. La volatilidad de la cotización vuelve después de un periodo de relativa calma.

Se vislumbra la posibilidad de que el ciudadano recupere finalmente el control de su dinero y su libertad monetaria, es decir la de poder comerciar con una moneda libre. Esto no había ocurrido nunca

La pregunta del millón, o del billón, es hacia dónde vamos ahora. Es evidente que si el bitcoin se instaura, como empieza a ser el caso, su cotización alcanzará miles de dólares. Recordemos que el número de bitcoins en circulación es limitado (cerca de 12 millones actualmente de los cuales unos cuantos millones están perdidos para siempre), y cada vez hay más gente adoptándolo cuando descubren que nadie lo controla y que se pueden hacer pagos y transferencias internacionales instantáneas y gratuitas. El bitcoin deja obsoleto a los servicios de transmisión de dinero, y gran parte de los servicios bancarios. El volumen de transacciones de bitcoin se acerca al de Western Union, y la capitalización del bitcoin es de unos 3.700 millones de dólares, comparable al PIB de Andorra y superando al de muchos países pequeños.

En conclusión, bitcoin ya es demasiado grande para ser ignorado. Por otro lado, la regulación es difícil porque es un nuevo tipo de dinero y es internacional y está deslocalizado. Muchas preguntas fiscales y financieras no tienen respuesta simple. Pocos economistas y legisladores entienden técnicamente el bitcoin. Por ello es probable que su regulación se demore. Pero su crecimiento es mucho más rápido. La amenaza que representa bitcoin para el sistema bancario tradicional augura una dura batalla. Cada vez es más difícil convencer a los ciudadanos de las bondades de los rescates bancarios, sobre todo cuando se dan cuenta que muchos de los servicios que ofrecen los bancos los ofrece bitcoin gratuitamente. Estamos en un punto en que se vislumbra la posibilidad de que el ciudadano de a pie recupere finalmente el control de su dinero y su libertad monetaria, es decir la de poder comerciar con una moneda libre. Esto no había ocurrido nunca. Tal vez estemos asistiendo a la primera revolución monetaria de la Humanidad.

ricardo.perez.marco@gmail.com