Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Echamos un Monopoly en la web?

Una versión 'online' del popular juego de mesa utiliza Google Maps como tablero y pone en venta casi todas las calles del mundo.- La partida comienza el 9 de septiembre y durará cuatro meses

El Monopoly, uno de los juegos de mesa más populares de todos los tiempos, estrena hoy una nueva versión. No, no se trata del Monopoly de la luna (todavía no hay fecha de estreno para éste) sino del Monopoly City Streets, una adaptación online que pone en venta casi todas las calles del mundo y en la que no hay límite de jugadores. La partida, que arranca hoy, durará cuatro meses.

El creador del juego, el fabricante original Hasbro, asegura que se trata de "la partida más grande de todos los tiempos" en la que casi cualquier calle del mundo tiene precio. Para ello utiliza Google Maps, el servicio que ofrece fotos satélites de cada rincón del planeta, como tablero. Cada participante empieza con tres millones de dólares Monopoly. En principio, cualquier calle está disponible, aunque muchas de las vías más populares de las grandes ciudades ya han sido compradas.

Cuando se adquiere una propiedad, el dueño puede cobrar un alquiler a cada internauta que pase por allí o construir nuevos inmuebles. Las calles (y sus casas) también pueden ser traspasadas a otros jugadores. Si un jugador realiza una oferta por una propiedad y no recibe contestación alguna en siete días, la posesión pasa automáticamente a sus manos. De esta manera, los organizadores esperan que la partida se mantenga viva y que el propietario de la calle Serrano de Madrid no se olvide de entrar en su cuenta.

Los diseñadores han querido ponerle un poco de picante a la versión online y han introducido las llamadas cartas de la suerte. Estas cartas permiten a un jugador devaluar las propiedades de su vecino construyendo, por ejemplo, una cárcel o una planta de tratamiento de aguas residuales junto a sus hermosos edificios. Y es que, aunque el objetivo sea crear un monopolio de oferta y exprimir al vecino, este sigue siendo un juego bienaventurado.