El futuro del intercambio de archivos

Un año de cárcel para los administradores del mayor portal de descargas del mundo

Un tribunal sueco considera que The Pirate Bay es culpable de posibilitar que los internautas compartan archivos en las redes P2P

Los cuatro administradores del mayor portal de enlaces a descargas P2P del mundo, The Pirate Bay, son culpables de "asistir la distribución de material protegido por derechos de autor", según ha sentenciado este viernes el tribunal de Estocolmo que les juzgaba y tal y como la fiscalía sueca, país donde radica la página web, solicitaba, según informa la página web TorrentFreak.com.

Los responsables del mayor tracker del mundo, Peter Sunde, Fredrik Neij, Gottfrid Svartholm y Carl Lundström, han sido condenados a un año de prisión.

El tribunal ha fijado los daños causados por la actividad de la web en más de 2,7 millones euros, aunque la acusación elevaba esta cifra en su escrito a 9,1.

Más información
Redes p2p
Los demandantes del juicio contra The Pirate Bay retiran la mitad de los cargos
El cofundador de The Pirate Bay defiende el valor añadido de la distribución P2P
The Pirate Bay, a los tribunales
El juez que condenó a The Pirate Bay es miembro de asociaciones defensoras del 'copyright'
Europa no exigirá la vía judicial para cortar Internet a quienes descarguen contenidos
'Lobezno' recauda 120 millones pese a filtrarse en Internet un mes antes del estreno
Una empresa sueca compra The Pirate Bay
The Pirate Bay pagará a quien comparta archivos
Hollywood se querella contra The Pirate Bay

El portavoz de la página, Peter Sunde, ha asegurado tras conocer el veredicto que piensan recurrir la sentencia, por lo que el resultado final del proceso podría no conocerse hasta dentro de varios años. Además, Sunde ha asegurado que la actividad de The Pirate Bay continuará.

En los últimos días, los ahora culpables habían mostrado su esperanza de que el tribunal les declarara inocentes, máxime cuando en las últimas sesiones del juicio la acusación, entre la que figuran Universal, EMI y Sony BMG se había visto obligada a retirar la mitad de los cargos.

La acusación pretendía inculpar a los acusados en un delito de asistencia a la violación de los derechos de autor, pero no pudo demostrarse durante el proceso que The Pirate Bay tuviera relación alguna con los archivos que los internautas intercambiaban. El tribunal, no obstante, sí ha considerado que los administradores del portal actúan como intermediarios para posibilitar ese intercambio.

Hay que recordar que The Pirate Bay, fundada en 2003, no ofrece material sujeto a copyright (no almacena dichos contenidos en sus servidores) y tampoco ofrece un servicio de intercambio de archivos, sino que es un tracker de torrents (el mayor del mundo). Su función es proporcionar a los internautas los archivos que posibilitan la interconexión entre distintos ordenadores a través de las redes P2P gracias al protocolo bittorrent, que utilizan programas como Ares, Azuerus, eDonkey y muchos otros.

En 2006, la policía sueca realizó una redada contra el sitio y confiscó sus servidores, donde se aloja la información del portal. Sus responsables fueron trasladados a comisaría, aunque fueron liberados esa misma noche. Tres días después volvió a abrir, esta vez con el doble de usuarios.

Finalmente, el 31 de enero de 2008, la fiscalía sueca demandó a los administradores de The Pirate Bay.

El museo Técnico de Estocolmo muestra el primer servidor del portal The Pirate Bay en Suecia, confiscado por la policía durante una redada el año pasado y que ha sido calificado por el encargado del museo, Nils Olander un objeto de un "valor simbólico desde que ha señalado con el dedo un gran problema o una gran oportunidad".
El museo Técnico de Estocolmo muestra el primer servidor del portal The Pirate Bay en Suecia, confiscado por la policía durante una redada el año pasado y que ha sido calificado por el encargado del museo, Nils Olander un objeto de un "valor simbólico desde que ha señalado con el dedo un gran problema o una gran oportunidad".EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS