Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las operadoras podrán replicar las ofertas de hasta 30 Megas de Telefónica

La CMT se abstiene de regular las conexiones de más velocidad en la propuesta enviada a Bruselas

La CMT ha decidido no regular el acceso a Internet a velocidades de más de 30 Mb y mantiene la regulación sobre el bucle de abonado para garantizar la inversión realizada por los operadores alternativos, según figura en su propuesta sobre redes.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ha enviado a Bruselas, al Gobierno y al sector, su propuesta de regulación para los servicios mayoristas (entre operadores) de banda ancha y las redes físicas de telecomunicaciones, que incluyen la red de cobre y los despliegues de fibra óptica o redes de nueva generacón. Los interesados tienen ahora un mes para presentar sus comentarios antes de que la CMT redacte la normativa definitiva, prevista para diciembre de este año. Su propuesta establece que Telefónica no podrá modificar su red de cobre sin la autorización de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y la comunicación previa a sus competidores.

En nota de prensa, la CMT señala que su propuesta garantiza a los operadores alternativos la posibilidad de replicar en todo el territorio la oferta de Telefónica a sus abonados con una velocidad igual o inferior a 30 Mb por segundo, pero la operadora no tendrá la obligación de dar posibilidades para replicar su oferta de 100 Megas.

En los últimos meses, la CMT ha analizado los mercados mayoristas de banda ancha para comprobar la posibilidad de establecer mercados geográficos, pero no ha encontrado mercados inferiores al nacional, aunque sí ha identificado zonas con diferentes presiones competitivas de Telefónica, según el regulador. Por ello, levantará la obligación de Telefónica de tener una oferta de referencia para servicios indirectos de banda ancha en la zona que ha dado la categoría 1 o de mayor competencia, en la que la cuota de esta operadora es del 36,5%. En esta zona se establece un periodo transitorio de un año y después Telefónica deberá ofrecer su servicio mayorista a un precio razonable pero no orientado a costes como hasta ahora, mientras que en la zona 2 se mantiene la oferta de referencia orientada a costes.

La CMT afirma que no se puede desagregar la fibra para compartirla

En su comunicación, la CMT informa de que está trabajando en una regulación que obligará a todos los operadores a compartir las redes de nueva generación tendidas en el interior de las edificciones. En la propuesta de normativa enviada hoy, además de mantener la regulación sobre el acceso a la red de cobre de Telefónica, con precios orientados a costes, la CMT afirma que no se puede desagregar la fibra para compartirla, por lo que incide en la necesidad de fomentar la inversión y la competencia en infraestructras. Para ello obligará a Telefónica a proporcionar acceso a sus infraestructuras de obra civil que incluyen cámaras, arquetas, canalizaciones, postes y conductos que cuenta desde la época del monopolio, tal como determinaba en sus medidas cautelares.

En el caso de que el acceso de los alternativos a estos conductos no fuera posible, Telefónica tendría que ofrecer soluciones como la fibra oscura, que es red de fibra sin tecnología. En el plazo de dos meses desde que la normativa sea definitiva, Telefónica tendrá que presentar una propuesta de precios de referencia para el acceso a su infraestructura de obra civil e informar a los operadores alternativos de toda la información sobre estas canalizaciones.

En los despliegues de fibra óptica, Telefónica deberá informar con 6 meses de antelación sobre el área de cobertura, previsiones de operatividad y mantener esta información actualizada hasta el 2010. También se refiere al posible cierre de centrales de Telefónica y dice que esta operadora tiene la obligación de suministrar todos los servicios de acceso desagregados a los operadores alternativos durante cinco años desde la comunicación de que va a cerrar una central.

Desde que se produzca esa comunicación, los operadores dispondrán de 30 meses para pedir entrar en la central, pero a partir de entonces Telefónica podrá negarse. La propuesta indica que Telefónica sólo podrá comunicar el cierre de una central cuando el 25% de la cobertura de la misma esté cubierto con fibra óptica.