El cohete europeo Ariane 5 explota tras despegar y cae al Atlántico

Este fallo pone fin a la ambiciosa misión del consorcio espacial europeo

El nuevo Ariane 5 de diez toneladas perdió la trayectoria esta noche tres minutos después de despegar con normalidad de la base espacial de Kuru (Guayana francesa) y cayó en medio del Atlántico. Por el momento se desconocen las causas de lo ocurrido que pone fin a la ambiciosa misión del consorcio espacial europeo.

Más información

Después de despegar a las 19.21 hora local (las 11.21 hora peninsular) el cohete, con capacidad de diez toneladas de carga, sufrió una anomalía aún por determinar y, tras caer al Atlántico, la protección del cohete hizo explosionar la lanzadora, agregaron las fuentes. El director general de Arianespace, Jean-Yves Le Gall, ha dicho que ahora se intenta descubrir la causa del fallo, que pone fin a la ambiciosa misión del consorcio espacial europeo. "Nuestro trabajo es difícil, momentos como éste nos lo recuerdan cruelmente. Ya hemos conocido algunos fracasos y tendremos otros", dijo Le Gall.

El director general de Arianespace pidió excusas a Eutelsat y al Centro Nacional francés de Estudios Espaciales (CNES), que habían encargado la puesta en órbita de sus respectivos satélites Hot Birt TM7 y Stentor (Satélite de Telecomunicaciones para Experimentar Nuevas Tecnologías en Orbita).

El pasado 28 de noviembre, tuvo que ser suspendido el vuelo inaugural del más potente de los Ariane-5, al fallar uno de los mecanismos de puesta en marcha de los motores poco antes del final de la cuenta atrás.

Amenaza de bomba

Ayer mismo, horas antes del lanzamiento, una amenaza de bomba obligó a los artificieros a registrar el centro espacial de Kuru, sin que se encontrara ningún explosivo ni se cambiaran los planes.

Con esta misión, Arianespace pretendía recuperar el liderazgo de las lanzaderas comerciales en cuanto a capacidad de transporte, frente a los nuevos cohetes de los fabricantes estadounidenses Lockheed Martin y Boeing, el Atlas-5 y el Delta-4, respectivamente. Con el Ariane-5 de diez toneladas de capacidad, el consorcio europeo podría haber puesto en órbita dos grandes satélites en cada una de sus misiones, lo que supondría una reducción de costes y un aumento de la competitividad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50