Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal ve ahora "remota" la posibilidad de acusar a Larrañaga de dos de los cuatro crímenes de Vitoria

El fiscal jefe de Vitoria, Alfonso Aya, considera ahora "remotas" las posibilidades de que las pruebas científicas pendientes permitan implicar a Koldo Larrañaga, autor confeso de los asesinatos de Begoña Rubio y Agustín Ruiz, en los otros dos crímenes ocurridos en Vitoria en el año anterior a su detención. Tanto Aya como el consejero de Interior, Javier Balza, mostraron en su día su convencimiento de que Larrañaga estaba relacionado con los asesinatos de la profesora Esther Areitio y el cordelero Acacio Pereira, pero las probabilidades de implicarle en ambas muertes parecen diluirse.

Las acusaciones quieren investigar a más personas por el asesinato de la abogada

Las acusaciones personadas en la causa que se sigue por el asesinato de la abogada de Vitoria Begoña Rubio demandaron ayer que se amplíen las investigaciones, ante su sospecha de que Koldo Larrañaga, autor confeso de la muerte de la letrada, pudiese haber actuado por encargo de terceras personas. También piden que se estudie si hubo agresión sexual a la víctima, pese a que no se han encontrado rastros de semen. Los letrados de las acusaciones demandaron al juez la práctica de una treintena de pruebas.

La Ertzaintza identificó dos huellas del asesino en la escena del crimen de la abogada de Vitoria

La Ertzaintza identificó dos huellas del presunto asesino de la abogada de Vitoria, Begoña Rubio, en el escenario del crimen. En la primera visita que Koldo Larrañaga, autor confeso de la muerte de Rubio, cursó a la letrada para conocer sus honorarios, apoyó los pies en una silla metálica en la que dejó marcas cuadriculadas de la suela de sus zapatos, marca Maratón Saga. Después de que presuntamente degollase a la letrada dejó otra huella de sus zapatos impresa con sangre sobre un certificado de Correos. El informe concluye, después de desechar otros restos, que los zapatos de Larrañaga son "posiblemente" los autores de la primera huella "y con total seguridad" de la segunda.

La Ertzaintza abordó a Larrañaga en Madrid, antes de detenerle, para comprobar sus coartadas El presunto asesino de Begoña Rubio y Agustín Ruiz aceptó la entrevista con tranquilidad

Los agentes de la Ertzaintza que se trasladaron a Madrid el sábado 29 de mayo con el objetivo de capturar a Koldo Larrañaga, le llamaron primero por teléfono a casa de su novia para quedar a charlar con él como un posible testigo en el caso del asesinato de la abogada Begoña Rubio. Aunque viajaron a la capital con una orden judicial para proceder a su detención, los agentes querían despejar cualquier duda sobre su presunta participación en el crímen. Larrañaga aceptó la cita. En el curso de la entrevista, "Koldo mintió", según fuentes de la investigación, y fue arrestado.