Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dúo con Serrat fue la guinda emotiva de la gran noche de Sisa

Pasaban casi 10 minutos de las dos de la madrugada del martes cuando la plaza de Catalunya barcelonesa comenzó a vaciarse pausadamente, como si nadie tuviera ganas de marcharse de allí. En los innumerables corrillos se hablaba animadamente, afloraban las sonrisas y todas las bocas canturreaban la misma canción: "Benvinguts, passeu, passeu...". La ensoñación colectiva duraba todavía tras más de tres horas de espectáculo. Sisa lo había conseguido: durante unas horas un buen puñado de barceloneses (7.000 según el Ayuntamiento) se habían sentido plenamente galácticos, ciudadanos de otro planeta.