Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué deben hacer los países democráticos con los cadáveres de los dictadores?

La memoria en torno a los regímenes dictatoriales siempre es motivo de polémica. El último ejemplo es la iniciativa del Gobierno español, a propuesta de una comisión de expertos, de exhumar los restos del general Franco del Valle de los Caídos. El debate se extiende a qué debe hacerse con las plazas, instituciones o edificios que llevan el nombre de los dictadores. Desde Pinochet, que reposa en un panteón familiar en Santiago; a un Gadafi enterrado en un lugar secreto del desierto, pasando por la momia de Lenin en la plaza Roja de Moscú, los destinos de los dictadores han sido muy distintos. ¿Cómo deben abordarse los legados históricos de las dictaduras? ¿La pervivencia de símbolos dictatoriales en un país revela que esa democracia es frágil? ¿Cómo deben mostrarse esos periodos autoritarios a las nuevas generaciones?