Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Vidal ofrece en Olot su primer recital tras su estacia en el Himalaya

Ha vuelto. Desde los remotos valles tibetanos donde pastan los yaks, aúllan los lobos y monjes de túnicas rojas conjuran el silencio mineral de las cumbres agitando sus molinillos de oración, Albert Vidal ha vuelto. El inclasificable -y el adjetivo se queda corto- creador catalán ha estado en diferentes puntos del Himalaya, incluidos monasterios, perfeccionando sus cantos y poniéndose a punto, física y espiritualmente, para desarrollar su peculiar vía artística. Hoy ofrece en la iglesia de los escolapios de Olot, en el marco del Fòrum de Teatre, un recital con acompañamiento de órgano.