PP y Vox enmiendan a la totalidad la reforma del aborto y la ley trans

Ciudadanos rechaza la inclusión de los vientres de alquiler como una forma de violencia sexual contra la mujer

Manifestación contra el derecho al aborto, el pasado mes de marzo en Madrid.
Manifestación contra el derecho al aborto, el pasado mes de marzo en Madrid.Miguel Oses (EFE)

PP y Vox han presentado en el Congreso sendas enmiendas a la totalidad al proyecto de ley trans y a la reforma del aborto y han pedido que se devuelvan al Gobierno ambas normas, mientras que Ciudadanos ha presentado un texto alternativo a la segunda de las iniciativas para defender los vientres de alquiler (que denominan gestación subrogada). Tras acordarse la tramitación urgente de ambos proyectos, este miércoles ha concluido el plazo para presentar las enmiendas a la totalidad a las dos iniciativas impulsadas por el Ministerio de Igualdad.

La reforma del aborto tiene como principal objetivo garantizar las interrupciones voluntarias del embarazo en la sanidad pública y eliminar la exigencia de consentimiento paterno para las chicas de 16 y 17 años. La ley trans, por su parte, permitirá el cambio de sexo en el registro sin necesidad de informes médicos o tratamientos hormonales.

En su enmienda a la totalidad a la reforma del aborto, el PP acusa a Gobierno de obviar “una gran controversia jurídica, política y social” sin atender a expertos ni esperar informes. A su juicio, es un proyecto “innecesario, inoportuno y precipitado” con preceptos de “cuestionable constitucionalidad”. Reclaman los populares una educación afectivo sexual que promueva relaciones desde el respeto y la responsabilidad y ve “absolutamente esencial para una sociedad avanzada facilitar el apoyo a la maternidad”, con dotación presupuestaria suficiente.

Vox también rechaza de plano la reforma de la ley del aborto al considerar que “desprecia el más fundamental de los derechos” y que está “en contra del derecho natural, del sentido común y de la sacralidad de la naturaleza humana”. “Frente a la cultura de la muerte, Vox defiende la vida desde la concepción hasta su extinción natural”, subraya en su enmienda el partido de ultraderecha.

Ciudadanos, por su parte, ha decidido presentar una enmienda a la totalidad con texto alternativo para mostrar su rechazo a la inclusión de los vientres de alquiler como una forma de violencia sexual contra la mujer. Apuesta por regular la gestación subrogada “de forma altruista”. Como liberales, apuntan fuentes el grupo, rechazan “el tono moralizante con el que el Ministerio de Igualdad pretende decirle a las españolas que no tienen la libertad de ser gestantes si así lo desean”.

En su enmienda a la totalidad de devolución al Gobierno, el PP tacha el proyecto de ley trans y de derechos LGTBI de “ideologizado, incorrecto desde el punto de vista técnico-jurídico y de cuestionable constitucionalidad”. El PP rechaza la “autodeterminación de género” y que se pueda equiparar el género al sexo.

“El proyecto propugna un cambio de paradigma en todo el ordenamiento jurídico, pretendiendo redefinir quién es hombre y quién mujer, lo que implicará que no pueda justificarse una discriminación por razón de sexo y mucho menos la violencia contra la mujer”, advierten los populares, en línea con una parte del movimiento feminista.

Es también uno de los principales argumentos de Vox, que ve en la ley trans una “batería de medidas de adoctrinamiento e ingeniería social”. Cuestiona esta fuerza que se imponga la “ideología de género” por encima del sexo y advierte de que permitir el cambio de sexo por la mera voluntad abre la puerta a “varones biológicos” en deportes de mujeres y otros ámbitos específicamente femeninos, como prisiones, aseos o casas de acogida.

La ministra defiende la ley trans

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido este miércoles que la Ley para la igualdad de las personas trans y de garantías de derechos de las personas LGTBI trata “del derecho más material que existe” para una persona que es “el derecho a ser quien es sin que sea discriminada” y, por ello, ha señalado que cree que esta norma “es lo más razonable” que el Gobierno “puede hacer”. Durante su intervención ante la comisión del ramo en el Congreso, Montero ha señalado que, “incluso en las encuestas” sobre esta norma en las que se preguntaba intentando “que saliese lo contrario”, se ha determinado que es uno de los textos “que más consenso social genera”.

Una bandera del orgullo trans ondea ante el Congreso de los Diputados el pasado junio.Foto: EFE | Vídeo: EPV

De hecho, ha recordado al PP, tras las críticas a la norma que en su intervención ha realizado la diputada popular María Auxiliadora Pérez, que “hace tres años firmaron a favor de un dictamen para reformar la ley vigente para reconocer la libre determinación de género” que ahora rechazan. “Estuvo al canto de un duro para convertirse en ley”, ha explicado la ministra, antes de recordar que esta iniciativa no llegó a su fin al terminarse la legislatura. Aun así, no se ha mostrado sorprendida de que PP y Vox hayan presentado este miércoles una enmienda a la totalidad a la misma.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS