La deuda de la ciencia con las hembras (de todas las especies)

Cada semana, EL PAÍS América envía un boletín informativo con ideas y noticias con perspectiva de género

Delfines nariz de botella saltando antes de aparearse.
Delfines nariz de botella saltando antes de aparearse.Dara Orbach

Esta es la versión web de Americanas, el boletín de EL PAÍS América que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Para recibirlo cada domingo puede suscribirse en este enlace. En esta entrega hablamos de la deuda de la ciencia con las hembras (de todas las especies). Hace unos días, un estudio científico publicado en Current Biology reveló que las hembras delfines tienen un clítoris “grande y funcional” que les permite sentir placer. Las autoras de este estudio explican, como cuenta este reportaje, que solo había descripciones generales del clítoris, pero ninguna investigación detallada sobre el sexo de las hembras delfines. “En general, sabemos muy poco de la sexualidad de las hembras en la naturaleza, comparado con los machos. Se debe a que típicamente había más investigadores hombres y las preguntas que se hacían eran diferentes. Ahora, con más representación de mujeres en la ciencia, pueden empezar a cambiar las preguntas para entender mejor la biología”, decía Patricia Brennan, una de las investigadoras.

Que este tipo de estudios involucre también a las hembras va mucho más allá de conocer datos curiosos sobre las especies con las que compartimos el planeta, dice la bióloga de vida silvestre Bárbara Escobar Anleu. “En el caso, por ejemplo, de la conservación de especies. Entre más información exista tanto de machos como de hembras, más datos tendremos para saber actuar, pero si seguimos asumiendo que lo que ocurre con los machos es igual en ambos géneros, estamos desaprovechando conocimiento”, explica por teléfono desde Guatemala, donde trabaja para la ONG internacional Panthera, que se dedica a la conservación del jaguar y otros felinos silvestres.

No hace mucho, recuerda la bióloga, los titulares de prensa decían que gracias a nuevos hallazgos se sabe ahora que las mujeres prehistóricas también cazaban grandes animales. El descubrimiento se logró tras una investigación emprendida en 2018 por arqueólogos estadounidenses y peruanos que excavaron una serie de enterramientos a 3.925 metros de altura, en Puno, en los Andes peruanos. Los investigadores encontraron a una mujer de entre 17 y 19 años que había sido enterrada hace unos 8.000 años junto a sus armas. Para los expertos, en principio, podría ser una señal de que los hombres no eran los únicos que cazaban. Buscaron más enterramientos y comprobaron que así era: más de un tercio de cazadores eran en realidad cazadoras. El descubrimiento puso en duda la idea generalizada de que en las primeras comunidades humanas ya había división del trabajo por género. “Realmente no eran hallazgos de algo inusual, simplemente se dieron a la tarea de investigar un poco más en lugar de descartar algo que no encajaba con la visión predominante”, dice la bióloga guatemalteca, que recuerda otros estudios recientes, pero con aves.

Aunque las mujeres han aportado al campo de la ornitología desde hace siglos, solo hasta hace décadas, como lo señala este análisis de mujeresconciencia.com, han irrumpido con fuerza en esta disciplina. “Sus hallazgos actuales ponen de manifiesto cómo la diversidad entre los investigadores puede mejorar la forma de hacer ciencia. Un ejemplo de estos sesgos inherentes a los equipos de trabajo que impregnan el desarrollo de la investigación es el que ha prevalecido en el estudio del canto de las aves”, señala la publicación.

“Han sido los equipos liderados por mujeres los que han permitido conocer que al menos el 70% de aves hembras también cantan. No se sabía antes, en parte, porque la ciencia ha asumido casi todo desde una perspectiva androcéntrica. El sexo femenino es poco estudiado en todas las especies, incluida la nuestra”, dice la bióloga Escobar Anleu. Si el canto está presente en ambos sexos de una especie, surgen nuevas preguntas que resultan clave para la conservación del medio ambiente. “¿Están las cantoras concentradas en hábitats particulares? ¿Se quedan en el mismo nido todo el año? ¿Qué grupos de aves tienen los repertorios más complejos?”. Todavía, como lo plantea mujeresconciencia.com, queda mucho por saber sobre esta y otras especies y la presencia de mujeres en las investigaciones para darle respuesta a estos interrogantes es fundamental.

Las oportunidades para que las mujeres estudien y se conviertan en científicas en América siguen siendo insuficientes. “Hay muchas barreras antes de poder liderar una investigación con enfoque de género, partiendo de las limitadas oportunidades que tienen niñas y mujeres para estudiar y luego el sesgo de que ciertas carreras científicas son para hombres”, dice la bióloga guatemalteca. Ella reconoce que sus privilegios le han permitido desarrollarse como científica y sabe que es una excepción para Centroamérica, donde los embarazos adolescentes marginan a las mujeres de la academia y los limitantes económicos minimizan las posibilidades de estudiar una carrera profesional. Testimonios como el suyo pueden inspirar y abrir camino a las mujeres que vienen detrás.

Estos son nuestros artículos recomendados de la semana:

OJO, CORTE PARA RRSS, UTILIZAR ORIGINAL EN LA PIEZA Y POSIBLES REPUBLICACIONES. Ilustraciones para el tema La nueva revolución menstrual. En la imagen, Dibujo de la ilustradora Anna Parini

La nueva revolución menstrual

Tras siglos silenciada e ignorada, el feminismo la reivindicó en los setenta negándola como un elemento diferenciador. Las nuevas generaciones reclaman ahora el derecho a reconocer que sí lo es.

Cuando quitarse el pecho es una cuestión política.

La cantante Rigoberta Bandini ha hablado recientemente de sus intervenciones de reducción de pecho. Su experiencia genera reflexiones que van más allá de un asunto médico.
Cuando en la vida uno sabe convertir los traumas en arte se le queda la mirada de satisfacción que tiene aquí la directora Joanna Hogg.

“Hace cinco años me sentía una pionera. Ya no lo soy gracias al #MeToo”

La cineasta inglesa Joanna Hogg ha encontrado en los dolorosos recuerdos de su juventud inspiración para firmar, pasados los 60, sus obras más aclamadas.
W20A04 Monique Wittig quote from "The Category of Sex" on a label stuck to a post in Edinburgh, Scotland, UK.

Virginia Woolf y Monique Wittig: feminismo y otras ficciones inestables

Los escritos de las autoras se interrogaron sobre qué es una mujer y abrieron uno de los espacios dialécticos más beligerantes en la actualidad.

Y para despedirnos, unas sugerencias:

Un colectivo:

Barra Feminista MX, una plataforma que reúne a mujeres que juegan, que saben y que quieren hablar de fútbol. Su cuenta en Twitter es un espacio de reflexión sobre el machismo en el deporte más aclamado del mundo, del que las jugadoras y aficionadas también tienen mucho por decir. Aunque reúne a mujeres mexicanas y se centra en discutir temas sobre la actualidad del deporte a nivel nacional, los debates que generan van más allá de una frontera, son temas que en cualquier lugar del mundo, donde se juegue al fútbol, resultan relevantes. En los últimos días han hablado sobre la violencia en el fútbol. ¿Por qué se ha normalizado? Ha sido la pregunta que expertas, jugadoras y seguidoras de este deporte se han hecho en la red, después de que el director técnico del equipo femenino del América, Craig Harrington, insultara a las jugadoras de Monterrey, en el duelo del pasado lunes.

💻 Una iniciativa:

Todas Conectadas. Se trata de un proyecto de la alianza regional para la digitalización de las mujeres en América Latina y el Caribe, liderado por ONU Mujeres, que busca impactar a más de 3.08 millones de jóvenes y adultas en toda la región. La plataforma busca potenciar las competencias digitales para acceder a nuevas oportunidades en la economía digital y potenciar sus emprendimientos a través de cursos en línea y gratuitos.

Suscríbase aquí a la newsletter Americanas para recibir cada domningo noticias con perspectiva de género.

Sobre la firma

Sally Palomino

Redactora de EL PAÍS América desde Bogotá. Ha sido reportera de la revista 'Semana' en su formato digital y editora web del diario 'El Tiempo'. Su trabajo periodístico se ha concentrado en temas sobre violencia de género, conflicto armado y derechos humanos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS