La crisis del coronavirus

‘Donuts’, cervezas y marihuana gratis para incentivar la vacunación en Estados Unidos

Biden se marca como objetivo que el 70% de la población adulta haya recibido al menos una dosis para el 4 de julio

Un activista de Joints for Jabs reparte cigarrillos de marihuana en Nueva York a los vacunados, el 20 de abril.
Un activista de Joints for Jabs reparte cigarrillos de marihuana en Nueva York a los vacunados, el 20 de abril.Mark Lennihan / AP

El acelerado ritmo de vacunación en Estados Unidos pierde fuerza a medida que gran parte de la población de riesgo ya ha recibido el tratamiento. El desafío ahora es movilizar a los jóvenes y a los que dudan si inmunizarse contra el coronavirus. Para incentivarlos han surgido iniciativas que van desde un donut gratis diario durante un año hasta un cigarrillo de marihuana. Maryland y Nueva Jersey se sumaron el lunes a la moda de los estímulos. El primero prometió 100 dólares (83 euros) a los empleados estatales que se vacunen; y el segundo, una cerveza gratis a los mayores de 21 años que reciban su primera inyección durante el mes de mayo. Con gran parte del país entregado a la causa, el presidente Joe Biden marcó el lunes un nuevo objetivo: que el 70% de la población adulta haya recibido al menos una dosis de la vacuna para el fin de semana del 4 de julio.

Más información

La semana pasada, los centros de vacunación distribuyeron una media de casi 2,2 millones de dosis diarias, lo que significa una caída del 32% desde el pico de 3,3 millones alcanzado la segunda semana de abril. Hasta el momento, unos 145 millones de adultos, aproximadamente el 56% de la población adulta de EE UU, han recibido al menos una dosis de alguna vacuna contra la covid-19, según los últimos datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC son sus siglas en inglés). Con la ralentización del proceso y las nuevas variantes del virus circulando, los expertos ven cada vez menos probable que Estados Unidos alcance la inmunidad de rebaño.

Biden dijo el martes que solicitará a todos los Estados que eliminen el requisito de pedir cita para vacunase, con el objetivo de acelerar el proceso. Además, la Administración demócrata distribuirá los fármacos contra el coronavirus a 40.000 farmacias en todo el país e invertirá 250 millones de dólares (208 millones de euros) en organizaciones comunitarias para contratar y movilizar personal sanitario que gestione clínicas móviles en zonas rurales de difícil acceso. Estos esfuerzos pretenden que el 70% de la población adulta (unos 160 millones de personas) esté vacunada, al menos parcialmente para el 4 de julio, “el día de la independencia del virus”, como lo ha llamado el presidente del país, haciendo un juego de palabras con que es el día en que se celebra la independencia de las primeras colonias del Reino Unido.

Varios científicos, incluido Anthony Fauci, asesor médico jefe del presidente de Estados Unidos, estiman que entre el 70% y el 85% de la población estadounidense tiene que estar inmunizado para controlar la propagación de la pandemia y poder mirar al virus por el retrovisor.

Los sondeos realizados por las cadenas CNN y NPR durante los últimos meses arrojan que hay en torno a un 25% de adultos que no planean vacunarse. Y ellos son el objetivo de las nuevas iniciativas estatales, de empresas públicas y privadas, y también de organizaciones de activistas. En Nueva York, por ejemplo, el grupo Joints for Jabs celebró la reciente legalización de la marihuana recreativa en el Estado regalando durante un día un porro a cualquiera que probara que había recibido al menos una dosis de la vacuna. El Museo de Historia Natural de la ciudad también está ofreciendo cuatro entradas para usar en el futuro a los que acudan a vacunarse allí.

Un hombre fuma en Nueva York, el 20 de abril, junto a un puesto de Joints For Jabs.
Un hombre fuma en Nueva York, el 20 de abril, junto a un puesto de Joints For Jabs.SPENCER PLATT / AFP

Las recompensas monetarias también están siendo utilizadas como incentivo. El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, anunció el lunes que más de 50.000 empleados estatales recibirán 100 dólares (unos 83 euros al cambio de este miércoles) si demuestran que están completamente vacunados y se comprometen a recibir las vacunas de refuerzo recomendadas por las autoridades sanitarias durante los próximos 18 meses. Hace unas semanas, el gobernador de Virginia Occidental, Jim Justice (republicano), prometió un bono, también de 100 dólares, para las personas de entre 16 y 35 años que se hayan vacunado.

Varias empresas ofrecen descuentos o regalan sus productos (donuts, postres, cervezas, entre otros) a los clientes que demuestren que se han inmunizado. Algunas como la cadena de accesorios y repuestos de automóviles AutoZone o los supermercados Kroger prometen 100 dólares para el bolsillo o para usar en la tienda a sus empleados que hayan recibido una vacuna contra la covid. El banco Bangor Savings ha hecho la mayor apuesta: 500 dólares (416 euros) para los empleados que completen el tratamiento.

Los sitios para poder recibir una vacuna también se han ido ampliando. En iglesias, estaciones de metro, farmacias… Estas últimas se han visto obligadas a tirar miles de vacunas. Los CDC registraron 182.874 dosis desperdiciadas a finales de marzo. De ese total, la cadena de parafarmacias CVS fue responsable de casi la mitad y Walgreens, la mayor cadena de farmacias de EE UU, del 21%. En total, las dos cadenas no utilizaron cerca de 128.500 dosis, según los datos obtenidos por el portal de noticias Kaiser Health News. Un portavoz de la CVS explicó a ese medio que el desperdicio se debió principalmente al periodo en que se priorizó vacunar solo al personal médico y a residentes de centros de mayores.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50