La crisis del coronavirus

Sanidad investiga la muerte de un profesor de Toledo que recibió la vacuna de AstraZeneca

El docente de 30 años ingresó en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo por “fenómenos trombóticos muy graves”, según Castilla-La Mancha

Vista del Instituto Universidad Laboral de Toledo este martes, en el que daba clase el profesor fallecido.
Vista del Instituto Universidad Laboral de Toledo este martes, en el que daba clase el profesor fallecido.Ismael Herrero / EFE

El Ministerio de Sanidad investiga el fallecimiento de un profesor de Toledo de 30 años que sufrió trombos muy graves y que anteriormente había recibido la vacuna de AstraZeneca. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del ministerio, inició la investigación el viernes, cuando el paciente ingresó en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de la ciudad toledana. Según ha informado la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, el docente permaneció en estado muy grave en el servicio de Medicina Intensiva del centro hospitalario hasta que falleció este lunes.

Más información

El paciente ingresó con “fenómenos trombóticos muy graves, con sospechas de estar relacionado con la vacuna de AstraZeneca”, han añadido desde la consejería. Recibió la inmunización el lunes 1 de abril, es decir, ocho días antes de ingresar en el Hospital Virgen de la Salud, según la agencia EFE. La AEMPS no precisa cuándo podrá concluir si existe una relación entre el fármaco anglosueco y el fallecimiento del profesor, que daba clase en el Instituto Universidad Laboral de Toledo. El centro le ha homenajeado este martes con un minuto de silencio.

Según los últimos datos disponibles, del 21 de marzo, en España se han detectado cinco casos de trombosis de senos venosos en personas a las que se les había inyectado la vacuna de AstraZeneca. “Uno de los casos tuvo desenlace mortal”, explica la AEMPS en su último Informe de Farmacovigilancia sobre Vacunas covid-19. Entonces se habían administrado 985.528 dosis de esta vacuna, así que los episodios de trombos se registraron en el 0,0005% de las personas que recibieron una dosis. A nivel europeo, hasta el 22 de marzo, se han registrado 62 casos de trombosis de senos venosos y 24 de trombosis de venas esplácnicas, de los cuales 18 fallecieron, entre 25 millones de personas vacunadas.

Estos casos muy infrecuentes de trombos hicieron que Sanidad y las comunidades pactaran la semana pasada no administrar la vacuna de AstraZeneca a menores de 60 años, ya que la mayoría de los casos registrados se han dado en personas menores de 55. Esta decisión, que adoptaron otros países europeos como Italia, Alemania o los Países Bajos, iba en contra de la recomendación que hizo la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) la semana pasada: pidió que en la ficha técnica del fármaco consten los coágulos de sangre como “efectos secundarios muy raros”, pero recomendaba seguir administrándolo porque los beneficios superan enormemente a los riesgos. A 12 de abril, ya se ha vacunado a 2.575.716 personas con AstraZeneca en España.

La AEMPS recomienda a las personas vacunadas con AstraZeneca, “con el fin de identificar precozmente estos cuadros muy poco frecuentes”, que busquen atención médica inmediata si sufren síntomas como dificultad para respirar, dolor de tórax o abdomen persistente, inflamación de las piernas; cefalea intensa, persistente o que empeora más de 3 días después de la vacunación; visión borrosa o doble; sangrado persistente; hematomas o manchas rojizas o violáceas en la piel.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50