La crisis del coronavirus

El Reino Unido vuelve a abrir las tiendas y las terrazas de los ‘pubs’ después de tres meses cerradas

El Gobierno endureció las restricciones a principios de enero por las elevadas cifras de contagios y muertes. La medida provoca colas en los comercios desde la madrugada

Varios grupo de personas en una terraza de Londres, este lunes. En vídeo, las primeras imágenes de la reapertura de los comercios en la capital inglesa. ANDY RAIN ( EFE) / REUTERS

Decenas de personas esperaban pacientemente en la calle la apertura de los almacenes Primark más grandes de Europa, en Birmingham, a las seis y media de la mañana de este lunes. En Londres, algunos ciudadanos desafiaban un frío desangelado para celebrar con una cerveza, o una copa de prosecco, la reapertura de las primeras terrazas con licencia para servir alcohol durante todo el día. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha pedido prudencia a los británicos en el inicio de la desescalada, a pesar de que él mismo anunció que acudiría a algún pub local a celebrar la “libertad recuperada” con una pinta. El luto oficial por el fallecimiento de Felipe de Edimburgo ha truncado los planes del primer ministro, pero no los de cientos de personas que esperaban con ansia la reapertura de restaurantes, bares (solo los que dispongan de espacios exteriores), comercios, gimnasios, peluquerías y salones de manicura.

El Reino Unido estaba cerrado a cal y canto desde principios de enero, cuando las elevadas cifras de contagios y muertes desataron la alarma y obligaron al Gobierno a imponer un nuevo confinamiento. La variante del virus más contagiosa originada en el país, que ha acabado siendo predominante en otros Estados europeos como España, empeoró la situación.

Las medidas de distanciamiento, mucho más estrictas y vigiladas que durante la primera ola, y el buen ritmo de la campaña de vacunación —un 48% de la población ha recibido ya una primera dosis, y un 11,2% el tratamiento completo— han mejorado drásticamente las estadísticas. El último dato diario, de este lunes, señala 3.568 contagios y 13 muertes. Las cifras del primer día de la semana, con el retraso anterior de sábado y domingo, suelen actualizarse al alza horas después, pero marcan una tendencia de drástica reducción de los casos. En las últimas semanas, sin embargo, la curva se ha aplanado ligeramente. A mediados de enero, el número diario de contagios rondaba los 60.000.

El Gobierno de Johnson ha advertido de que durante el mes de abril el ritmo de la vacunación disminuirá notablemente. Los problemas en el suministro de dosis, y la necesidad de reservar los medicamentos acumulados para los ciudadanos que deben recibir ya la segunda inyección, han trastocado ligeramente los planes del Ejecutivo. Aun así, casi medio millón de ciudadanos recibieron su primera inyección este domingo. El sistema público de salud británico distribuye ya las vacunas de Pfizer, AstraZeneca y Moderna, las mismas que se usan ahora en España. El Gobierno da por prácticamente alcanzado su compromiso de inmunizar a los mayores de 50 años y a la población más vulnerable para el 15 de abril, y comenzará a avisar esta misma semana a los mayores de 40 para que acudan a vacunarse.

Una camarera en un bar de Londres este lunes.
Una camarera en un bar de Londres este lunes.HANNAH MCKAY / Reuters

Los últimos datos públicos sitúan en 2.862 el número de personas hospitalizadas por la covid-19. A mediados de enero, la cifra superaba las 37.000. Determinadas zonas del país, sin embargo, continúan registrando infecciones en cifras muy superiores a la media nacional, y algunos científicos han alertado de una posible nueva ola si se relajan con excesiva rapidez las medidas de contención. North Lincolnshire, Doncaster y Barnsley, en el norte de Inglaterra, tienen aún una incidencia acumulada de entre 80 y 100 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que la media nacional es de 30 (en el Reino Unido, la incidencia que se computa públicamente es en los últimos siete días, mientras que en España es más común en los últimos 14). En España ese indicador estaba el viernes pasado en 90,79. “Nuestro sistema de localización y rastreo no ha funcionado correctamente, e incluso los positivos detectados no han obedecido a la hora de aislarse. Necesitamos un sistema con el presupuesto necesario, o corremos riesgo de volver a enfrentarnos a serios problemas de modo muy rápido”, ha advertido Lawrence Young, profesor de la Escuela de Medicina de Warwick al diario The Observer.

La próxima fase de la desescalada, si no hay contratiempos, llegará el próximo 17 de mayo. Las reuniones en domicilios privados podrán reanudarse con un límite de seis personas, y la hostelería reanudará su servicio en interior mientras respete las normas de distanciamiento. Cines y teatros recuperarán la actividad y se permitirán los viajes por el interior del país, con estancia de más de un día.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50