La crisis del coronavirus

Cataluña asegura que no hay que llevar mascarilla en la playa cuando se está en el agua o tomando el sol

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron esta semana crear una mesa técnica para matizar la ley

Una mujer pasea con mascarilla por la playa de la Barceloneta, en Barcelona, el pasado miércoles.
Una mujer pasea con mascarilla por la playa de la Barceloneta, en Barcelona, el pasado miércoles.Albert Garcia

La Generalitat de Cataluña mantiene que la mascarilla solo se debe utilizar en la playa cuando se interactúa con otras personas. “Cuando se está tomando el sol, no se debe poner la mascarilla. Pero cuando uno se levanta e interacciona con alguien, debe guardar las distancias y llevar la mascarilla”, ha asegurado el consejero del Interior en funciones, Miquel Sàmper, en una entrevista en Rac1. Continúa así la polémica que se inició el martes pasado, cuando el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó una norma que exigía el uso de la mascarilla en la vía pública y al aire libre, al hilo de lo que ya regulaban muchas comunidades, pero sin contemplar las excepciones que estas sí preveían, como tomar el sol en playas y piscinas con suficiente separación. Al día siguiente, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron crear una mesa técnica para matizar la ley. Representantes de dos de las regiones más turísticas, Baleares y Canarias, ya explicaron el mismo miércoles que, en contra de lo que dice la nueva ley, en sus territorios el cubrebocas no será necesario para tomar el sol si hay distancia con otras personas. Y la Comunidad Valenciana expresó lo mismo al día siguiente.

Más información

Este sábado, Cataluña también se ha mostrado en contra. Para Miquel Sàmper, se trata de algo de “lógica pura”, y ha hecho extensible no llevar la mascarilla cuando se está en el agua. Otra cosa es cuando el bañista se levanta de la arena e interacciona con otras personas, ya que entonces sí se debe usar la mascarilla y mantener la distancia de seguridad, según el consejero. Pero cuando se está tumbado tomando el sol “es evidente que no” es necesario llevar mascarilla, ha repetido el consejero catalán, que ha indicado que por el momento no le consta que en esta Semana Santa se hayan impuesto sanciones por infracciones en la playa.

El problema es que esa interpretación, aunque suene razonable, choca con lo que dice la nueva ley, que establece que “las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas (...) en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”, eliminando la salvedad que se hacía antes si era posible mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros.

Sàmper ha recalcado que la normativa actual no obliga tampoco a restringir el acceso en las playas, sino únicamente a garantizar que se cumplan las normativas de prevención. En este sentido, ha reflexionado que dirigir o gestionar una pandemia es una cosa “terriblemente complicada”, en que las administraciones hacen “lo que pueden”, por lo que deben actuar ante esta complejidad desde la “empatía”.

La consejera de Salud catalana, Alba Vergés, ya se mostró crítica el miércoles y pidió “no confundir” a la población con el uso de la mascarilla en la playa. Vergés abogó por que se mantenga la norma como estaba y añadió que en Cataluña la mascarilla ya era obligatoria en exteriores, aunque no en piscinas, en las playas o al practicar determinados deportes. “Me parece bastante inaudito. Estamos gestionando una pandemia que requiere adaptarnos y ser flexibles, la situación de la epidemia cambia. El escenario que teníamos en junio de 2020 no se parece en nada en el que tenemos actualmente”, señaló Vergés, que tildó la medida de “rémora”.

El propio Ministerio de Sanidad ya se abrió el pasado miércoles a revisar la norma, solo unas horas después de publicarla. Fuentes conocedoras de las deliberaciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, celebrado en Valladolid, explicaron entonces a EL PAÍS que en la reunión se debatió sobre el contenido de esta nueva norma que, en algunos aspectos, ha quedado “obsoleta”, según manifestaron varios participantes. La mesa técnica tratará de dilucidar qué tipo de excepciones puede haber al uso de la mascarilla y cómo se pueden reglamentar, algo que ya estaban regulando las comunidades autónomas antes de la entrada en vigor de la ley.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50