Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán confirma una quinta muerte por coronavirus y eleva a 28 los diagnosticados

La mayoría de los casos de la enfermedad detectados en el país afectan a la ciudad de Qom, a 150 kilómetros de Teherán

Varias personas con mascarillas en Teherán. En vídeo, 14 fallecidos y más de 900 contagiados por el coronavirus fuera de China.

Las autoridades de Irán han informado este sábado de la muerte de una quinta persona por el coronavirus Covid-19 y elevado el total de contagiados a 28. Desde que el pasado miércoles reconocieron las dos primeras muertes por esa enfermedad, la preocupación se ha extendido entre los iraníes. Muchos acudieron a votar con mascarillas el viernes y algunos funcionarios electorales incluso utilizaban guantes. Dada la habitual opacidad oficial, existe el temor a que la situación pueda ser más grave de lo que se reconoce.

“Desde ayer, se han confirmado 10 nuevos casos de Covid-19 y desgraciadamente una de esas personas infectadas ha fallecido”, ha anunciado el portavoz de Sanidad, Kianuch Jahanpur, en la televisión estatal. El responsable no ha precisado dónde se han producido los fallecimientos, solo de que dos de los contagiados se diagnosticaron en Teherán y ocho en Qom, a 150 kilómetros de la capital iraní.

En esa ciudad, una especie de Vaticano chií que acoge a alumnos de teología y peregrinos de todo el mundo, se ha instalado el centro de cuarentena, después de que sufriera las dos primeras muertes vinculadas al coronavirus el pasado miércoles. Según la información oficial, se trató de dos ancianos, uno de ellos con el sistema respiratorio debilitado por haber sido víctima de las armas químicas durante la guerra con Irak (1980-1988).

Desde entonces, Jahanpur dice que se han hecho pruebas a 785 personas, la mayoría residentes de Qom o que han visitado esa ciudad. En total, 28 habían dado positivo hasta este sábado. Pero existe el temor de que el virus se haya podido extender a la mayoría de las ciudades del país. Por ahora, el Gobierno ha anunciado el cierre de escuelas y universidades durante dos días en la ciudad santa y durante una semana en Arak, en el centro del país, como “medida preventiva”, según la televisión estatal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su inquietud por la velocidad a la que se propaga el virus en Irán y el riesgo de trasmisión a otros países. Sus cinco muertos son el número más alto registrado fuera de Oriente Próximo. Además, el primer caso detectado en Líbano ha sido el de una iraní que llegó a ese país en un vuelo de la compañía Mahan Airlines.

El ministro de Sanidad, Said Namaki, ha pedido a la gente que no propague rumores. “Tenemos suficientes kits y destacados expertos para diagnosticar [el coronavirus]”, ha declarado tratando de tranquilizar a la población. Pero, aunque la prensa ha anunciado la llegada de un cuarto envío de equipos de detección, muchos iraníes tienen dudas ya que su país sufre carencias de algunas medicinas debido a las sanciones. Por otra parte, el politiqueo y la falta de transparencia les hacen sospechar que las autoridades hayan tardado en reaccionar.

Tampoco ayudan las informaciones contradictorias. Un portavoz de la junta del distrito 13 de Teherán ha negado que su responsable hubiera sido diagnosticado con el Covid-19 como había informado poco antes la televisión estatal. Sin embargo, Mohsen Rafsanyani ha tuiteado que él y otros miembros del consejo municipal que se habían reunido con el citado concejal se han hecho la prueba y esperaban los resultados. Muchos habitantes de la capital no quieren correr riesgos y ya han empezado a usar mascarillas como medida de protección.

Siempre sensibles a la menor crítica, las autoridades han advertido a través de la oficina del fiscal que están monitoreando las redes sociales y todo lo que se publica sobre el coronavirus, y que se tomaran medidas contra quienes difundan rumores.

De momento, Irán ha suspendido las peregrinaciones religiosas a Irak, según la agencia iraní Fars. Bagdad anunció el jueves que iba a cerrar sus pasos fronterizos con Irán por temor a la extensión del virus y la aerolínea nacional, Iraqi Airways, suspendió sus vuelos con ese país. “Si el virus está en Qom, es solo cuestión de tiempo que se extienda a Nayaf”, aseguraba un académico iraquí en referencia al otro gran centro teológico chií. También Kuwait Airways ha cancelado sus conexiones a Irán.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información