La crisis del coronavirus

Galicia confina durante cinco días la comarca lucense de A Mariña, con 71.000 habitantes

La medida, tomada en plena campaña electoral, supone que no se podrá entrar ni salir de la comarca salvo por causas justificadas

Varias personas pasean por las calles de localidad de Viveiro, en la comarca de A Mariña (Lugo), este domingo. En vídeo, el brote de A Mariña (Lugo) obliga a cerrar cinco días los accesos a la costa. ELISEO TRIGO / EFE

Un día después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, minimizara la importancia de los rebrotes detectados hace una semana en la comarca de A Mariña (Lugo), el Gobierno gallego ha tenido que rendirse a la evidencia y decretar el cierre de los accesos a esta zona del norte de la provincia durante cinco días y el aislamiento de 71.000 habitantes. La medida de urgencia entrará en vigor a medianoche mientras el número de personas infectadas no para de crecer y supera ya el centenar. Estará vigente, de manera inicial, hasta la jornada de reflexión del sábado, en la recta final de unas elecciones autonómicas en jaque por las dimensiones del rebrote.

Los primeros contagios se conocieron el 24 de junio, supuestamente empezaron a multiplicarse a partir de dos focos originales, en los ayuntamientos de Burela y de Xove, y ahora los servicios sanitarios del Principado de Asturias se han puesto en alerta ante la posibilidad de que el brote cruce el límite que marca el río Eo. Al menos media docena de bares y restaurantes de la zona, entre Xove y Ribadeo, tomaron la decisión de cerrar 14 días al comprobar que tenían personal infectado.

El viernes, en la comparecencia posterior al Consello de la Xunta, el presidente y candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, dijo que el foco estaba localizado en “dos o tres bares” de la zona del puerto de Burela, con varios camareros que dieron positivo en los test de covid-19. Feijóo llamó a la calma y pidió “dimensionar adecuadamente el brote”, porque no es “un problema generalizado en A Mariña” y porque la mayoría de los afectados, según el Servizo Galego de Saúde, son asintomáticos o presentan una sintomatología moderada. A pesar de este foco creciente, defiende la Xunta, Galicia bajó este fin de semana, por primera vez desde el peor momento de la crisis del coronavirus, de los 300 casos activos.

Más información

Hoy domingo, sin embargo, los infectados de A Mariña son más de 100 (106 en la información actualizada al mediodía), y alguno relacionado con el mismo foco ha sido localizado en la capital de la provincia. La comarca ahora confinada lleva además un mes en lucha, con multitudinarias manifestaciones de protesta contra el cierre de la planta de Alcoa en Cervo.

En torno a un millar de personas próximas a los casos activos están en cuarentena preventiva aunque sus test hayan dado negativo. El gerente del área sanitaria provincial, Ramón Ares, asegura que “aumentan los casos porque se está haciendo una búsqueda” y se está comprobando que existe conexión entre los contagiados. Además de las personas vinculadas a los locales de hostelería, también hay varios marineros de la comunidad caboverdiana, integrada en el pueblo de Burela desde hace muchas décadas, que han dado positivo.

La decisión de cerrar los accesos a esta comarca que conforma la costa de Lugo fue comunicada este sábado por el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, a los alcaldes. Son 14 los ayuntamientos afectados por la medida y aunque mantendrán la movilidad interna se limitarán los aforos, se establecerán horarios de cierre en la hostelería y se obligará al uso de mascarilla incluso al aire libre, también en playas y piscinas. El aislamiento de la comarca afecta a casi 71.000 personas, el 21% de la población de la provincia, y solo podrán entrar y salir en A Mariña quienes justifiquen motivos laborales.

“Tenemos el brote localizado y controlado, no es para volver a fase 2”, declaraba Alberto Núñez Feijóo en una entrevista publicada este fin de semana con motivo de estas elecciones por el diario El Progreso de Lugo. “Cuando tienes que cerrar es cuando el brote es generalizado, cuando afecta a fábricas, a lugares de ocio o a organizaciones grandes. Creemos que el brote de A Mariña sale de unos bares, lugares de tránsito, de entrada y salida, con contagio sencillo”. “No nos tembló el pulso y no nos va a temblar ahora”, ha afirmado no obstante este domingo el presidente gallego en un acto electoral en Santiago, porque “la prioridad número uno es la salud pública” y “cuando tengamos que tomar decisiones, las tomaremos”.

“No se pueden celebrar elecciones”

Vázquez Almuíña señaló este domingo que las personas que hayan dado positivo por coronavirus no podrán ir a votar en las elecciones autonómicas del próximo 12 de julio, mientras que los contactos estrechos que estén en cuarentena sí lo podrán hacer tomando medidas de precaución. Solo un día antes, el sábado, el presidente del PP, Pablo Casado, invitó en un mitin en Pontevedra a ir a votar masivamente el próximo domingo: “Tiene más riesgo ir a tomar un aperitivo a una terraza que ir a un colegio electoral, en el que todo va a estar perfectamente higienizado”, aseguró.

Desde las filas de la oposición, en cada acto los candidatos se han referido desde hace varios días al rebrote y han pedido a la Xunta que no oculte los datos por intereses electorales cuando la campaña enfila su recta final y también cuando están previstas, para estos días, las pruebas de selectividad. El líder de Marea Galeguista, Pancho Casal, ha exigido este domingo a Feijóo que convoque “de forma inmediata” al resto de fuerzas para tratar el tema del rebrote, ya que “no se pueden celebrar elecciones en ciertas zonas sin garantías democráticas”. “El derecho al sufragio universal es fundamental y no se le puede retirar a nadie. Feijóo tiene que dar garantías de que van a poder votar”, ha dicho Casal, que además ha anunciado que mañana trasladará la situación a la Junta Electoral Central.

Tras una reunión de urgencia de su ejecutiva nacional, el Bloque Nacionalista Galego ha pedido la “suspensión de las elecciones en A Mariña ante la dimensión del rebrote”. La formación de Ana Pontón ha criticado además la “irresponsabilidad” y la “improvisación” del presidente de la Xunta ante una “cuestión de salud pública”. “Lo primero es atajar el rebrote y la salud”, ha defendido la portavoz nacional del BNG, “y no se puede poner a las personas ante el dilema de tener que elegir entre la salud o su derecho a ir a votar”.

También Antón Gómez Reino, candidato de Galicia en Común-Anova, ha reclamado desde Vigo al presidente de la Xunta que “deje de hacer política con la salud” de la gente, “después de convocar unas elecciones solo por intereses de partido, contra el criterio de las fuerzas progresistas”. En un mitin en el que participaron además el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra Yolanda Díaz, Gómez Reino aseguró que “la gente de A Mariña está viviendo días difíciles por la irresponsabilidad, la falta de medios y la manipulación del Gobierno de Feijóo”. “Va a haber vecinos de Galicia que ni siquiera van a poder ir a votar”, ha advertido por su parte el líder de Vox, Santiago Abascal, en otro acto electoral.

El candidato socialista a la presidencia de la Xunta y líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, ha revelado hoy que ha enviado una carta a Núñez Feijóo, en la que le pide información sobre el brote de A Mariña y sobre las medidas tomadas para contener el virus. Caballero asegura que a la Xunta se le ha “ido de las manos” el problema y que los alcaldes socialistas de la comarca, “con los que Feijóo no ha mantenido ningún contacto desde que se conoció el rebrote”, critican la falta de transparencia e información que están padeciendo estos días.

“La situación nos preocupa”, ha reconocido el socialista, porque ya hay “ocho personas ingresadas, alrededor de un centenar de contagiados y unas mil personas confinadas”. “La salud es la prioridad por encima de cualquier tipo de elección”, ha insistido horas después el candidato del PSdeG en un mitin en O Carballiño (Ourense); el cierre de esta zona “durante cinco días”, ha avisado Caballero, “no tiene ni criterio sanitario ni epidemiológico”: “Sabemos que el virus necesita entre 10 y 15 días para testar dónde están los contagios”.

“Ante la evolución del coronavirus en A Mariña lucense, pido a mis conciudadanos de los concejos cercanos que extremen las medidas: uso de la mascarilla, distancia de seguridad e higiene, especialmente de manos”, ha escrito en su cuenta de Twitter Adrián Barbón, presidente socialista del Principado de Asturias: “Seguimos con preocupación la evolución”.

El director general de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño, ha indicado que si bien actualmente no se ha detectado ningún caso en esta comunidad, ni siquiera en los municipios cercanos a la zona de A Mariña lucense, se ha optado por “extremar las medidas de precaución y seguridad” y por “intensificar” la vigilancia ante la posible aparición de casos relacionados con ese rebrote. “Se ha comunicado a todas las direcciones de atención sanitaria de todas las áreas que extremen la vigilancia”, ha especificado, “de manera especial en las de Jarrio y Avilés”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Más información

Lo más visto en...

Top 50