Soledad Gallego-Díaz: “Prefiero cosas cortas e intensas; he sido feliz en esta Redacción formidable y poderosa”

La directora se despide de todos los trabajadores de EL PAÍS acompañada por su sucesor, Javier Moreno

La directora Soledad Gallego-Díaz, con Alejandro Martínez Peón, Manuel Mirat y Javier Moreno (en la pantalla).
La directora Soledad Gallego-Díaz, con Alejandro Martínez Peón, Manuel Mirat y Javier Moreno (en la pantalla).Víctor Sainz

Cuando hace dos años el consejero delegado de Prisa, Manuel Mirat, y la periodista Soledad Gallego-Díaz, comenzaron a hablar de su nombramiento como directora de EL PAÍS, ella solo puso como condición que la duración de su mandato fuera de dos años. Este mes se cumplió ese plazo y ha llegado el momento de nombrar a su sucesor. Javier Moreno, que hasta ahora era el máximo responsable de la edición americana, será ratificado en los próximos días.

Este lunes se ha comunicado el cambio a la Redacción a través de una retransmisión a la que pudieron conectarse los empleados, que están teletrabajando desde marzo. En la Redacción solo se encontraban el consejero delegado de Prisa, Manuel Mirat; el consejero delegado de Prisa Noticias, Alejandro Martínez Peón; la directora, Soledad Gallego-Díaz; y el subdirector de Vídeo y Fotografía, Carlos de Vega. Javier Moreno intervino desde su casa, donde permanece en cuarentena porque acaba de regresar de México. “Prefiero cosas cortas e intensas. Nada de todo lo que ha pasado aquí habría sido posible sin esta Redacción, que es lo mejor que tiene EL PAÍS. Es formidable y poderosa. Gracias a esa independencia de criterio ha sido posible hacer retos que ni siquiera sospechábamos, como la pandemia”, ha explicado Gallego-Díaz. “Nuestros periodistas saben el sentido del trabajo que hacen y lo que supone la cabecera con la que están comprometidos”, ha añadido.

Mirat ha dedicado unas palabras de despedida a la directora: “Ha sido un privilegio para mí y toda la Redacción. Has demostrado confianza, cariño y me siento muy orgulloso de la dedicación y la generosidad de apostar en un momento en el que había muchos retos. Los has cumplido todos de forma sobresaliente, me quedo con la unión de la Redacción y la cohesión que existe actualmente”. El consejero delegado de PRISA ha resumido dos años de retos, y de momentos dulces y amargos: “Te he visto feliz y a mí me emociona ver que has hecho feliz a la plantilla y has asentado lo que a mí me parecía un reto. Has cumplido y me parece que eras la única persona capaz de hacerlo, y de hacerlo todo en dos años”. Martínez Peón también reconoció la labor de Gallego-Díaz: “Has recuperado EL PAÍS de siempre, en el que se reconocen todos los lectores. El periódico ha ganado en influencia, en prestigio y en calidad. Ese es el cimiento enorme en el que nos basamos para seguir”.

Javier Moreno ha alabado el legado que deja su antecesora y ha prometido seguir en la misma línea: “Recuperar la credibilidad moral es lo más importante que ha hecho Sol; le vamos a estar siempre agradecidos. Tenemos confianza en el futuro del periódico, se va dejando en marcha un modelo con el que vamos a ser capaces de lograr los recursos para hacer el periodismo que nuestros lectores exigen. Como dirían los clásicos: Sol, aquí y ahora, muchas gracias”.

Junto a la directora, se marcha Joaquín Estefanía, adjunto a la Dirección. Para él, Gallego-Díaz también ha tenido unas palabras: “Joaquín es un gran amigo, aceptó venir y se marcha ahora también conmigo, era un compromiso personal”. También se ha dirigido a los cuatro directores adjuntos que nombró para acompañarla en su proyecto: Jan Martínez Ahrens, Mónica Ceberio, Borja Echevarría y Miquel Noguer (director de la edición de Cataluña). “Han sido incansables. Nunca han fallado y siempre han dicho lo que pensaban, han sido eficaces y rápidos”.

Hace solo un mes EL PAÍS dio inicio a una nueva etapa con un nuevo modelo de suscripción digital bajo el mandato de Gallego-Díaz. Ahora, Moreno continúa con ese proyecto. “El futuro es global y digital, lo decimos desde hace décadas, y ya estamos ahí, las cifras son rotundas al ambos lados del Atlántico. La robustez del periódico se basa en dos cosas: un conjunto de valores que conectan con millones de ciudadanos que se encuentran huérfanos de medios en los que reconocerse y el trabajo periodístico de primer nivel”. Unas palabras secundadas por Mirat: “Soy consciente de que nos hace falta tiempo para asentar definitivamente el modelo pero estoy convencido de que tenemos todas las bases y sobre todo tenemos el capital humano”.

Martínez Peón se ha dirigido a la Redacción para reconocer el enorme esfuerzo que está realizando desde que comenzó la pandemia: “La crisis sanitaria ha derivado en una económica, es un momento extremadamente convulso. El trabajo que hacéis cobra muchísima más importancia, es un proyecto fuertemente vinculado al concepto de sociedad que tiene EL PAÍS. Son nuestros millones de lectores los que lo necesitan y los que buscan las claves para entender todo lo que está pasando”.

Sol Gallego-Díaz ha dicho adiós a una Redacción a la que seguirá vinculada y que forma parte de su vida: “Los tiempos pasan, hay un momento para cada cosa, este ha sido magnífico. Muchísima suerte, queda un equipo formidable y una Redacción verdaderamente comprometida”.

Lo más visto en...

Top 50