Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andreas murió de meningitis tras 75 horas atada en la unidad psiquiátrica del Hospital Central de Asturias

Un juez ultima la investigación penal por el fallecimiento de una mujer de 26 años diagnosticada por error de una enfermedad mental

Andreas Fernandez Gonzalez
Aitana Fernández González, fotografiada ante el hospital público de Oviedo donde falleció su hermana Andreas en 2017.

La última vez que Aitana vio a su hermana Andreas Fernández González con vida fue el lunes 24 de abril de 2017. “Beatriz Camporro, la doctora que estaba al cargo de Andreas, me cogió del brazo y me dijo: ‘Tu hermana es joven, tendrá que luchar por su vida”, recuerda Aitana. Andreas había ingresado en la unidad psiquiátrica del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) el viernes anterior. “Ahí supe que algo iba mal. Nadie muere, de repente, por un problema de salud mental”, añade Aitana.

Horas después, Andreas falleció. La autopsia reveló que su muerte se produjo por una meningitis linfocitaria sumada a una miocarditis. Ambas habrían sido consecuencia de una infección grave que no se diagnosticó ni trató adecuadamente, ya que fue considerada paciente psiquiátrica. Durante la mayor parte del ingreso —casi cuatro días—, Andreas estuvo atada a la cama. Su familia no pudo visitarla porque el hospital no lo permitió.

Según Aitana, Andreas debió ingresar en la UCI del hospital público, no en la unidad de psiquiatría. “Fuimos varias veces a urgencias porque ella tenía amigdalitis aguda y porque empezó a oír ruidos en su cabeza. Cuando vieron en los antecedentes familiares que mi madre tiene esquizofrenia, dieron por hecho que Andreas también tenía una patología mental. En realidad se estaba muriendo por una meningitis, que era la que causaba los ruidos que escuchaba. No hicieron nada para salvar su vida y por eso he denunciado a siete médicos por la vía penal, acusados de homicidio por imprudencia profesional grave”, afirma Aitana.

Cronología del caso

Abril de 2017: Desde principios de mes, Andreas Fernández González, de 26 años, acude en varias ocasiones al ambulatorio. Le diagnostican amigdalitis aguda.

Martes 18 de abril: Andreas acude dos veces al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Primero, de madrugada, por la amigdalitis. Regresa por la tarde porque “escucha ruidos”. El informe de esta segunda consulta en urgencias reitera la amigdalitis aguda y placas pustulosas, pero incluye los antecedentes psiquiátricos de la madre de Andreas.

Miércoles 19: Andreas acude de nuevo por “cuadro de ansiedad”.

Jueves 20: Andreas regresa al HUCA. A las 22.58 ingresa de manera voluntaria en la unidad de psiquiatría.

Viernes 21: Por la mañana, Andreas dice que quiere irse. La psiquiatra responsable del caso de Andreas considera necesario que siga internada por su estado de agitación, así que el ingreso se torna involuntario y se prescribe contención mecánica a las 13.38. Esta situación de privación de libertad se mantendrá desde esta hora hasta la muerte de Andreas.

Sábado 22: El hospital comunica al juzgado de guardia el ingreso involuntario de la paciente a las siete de la tarde. Aunque esto, además de la contención mecánica, se había aplicado a las 13.38 del día anterior. Han pasado algo más de 30 horas, pese a que la ley obliga al hospital a informar antes de 24.

Domingo 23: El forense de guardia visita a Andreas para valorar el ingreso involuntario. 

Lunes 24: El forense que había visitado a Andreas el día anterior para valorar el ingreso involuntario emite su informe favorable a la decisión del hospital. A primera hora de la tarde, Andreas entra en parada cardíaca y fallece a las 17.17.

Martes 25: La jueza firma el informe elaborado por el forense sin saber que la paciente había fallecido el día anterior.

Aitana, de 23 años, presentó una denuncia tras la muerte de su hermana. “Mi primer abogado quería ir por la vía administrativa. Decidió no aportar el historial clínico, por lo que la juez determinó que se trataba de una muerte natural y el caso se cerró. Pero yo quería ir por la vía penal”. Así, Aitana, junto a una nueva abogada, Alejandra Gutiérrez, consiguió que el caso se reabriese en febrero de 2018: “Entonces sí presentamos la historia clínica completa y pedimos que declarasen los siete denunciados”, señala la letrada.

Andreas tenía 26 años cuando falleció el 24 de abril de 2017, era licenciada en Psicología y estaba opositando. “A principios de abril mi hermana empezó a encontrarse mal. Yo estaba de viaje y me escribía whatsapps diciendo: ‘Aitana, estoy muy malina’. En el ambulatorio le diagnosticaron una amigdalitis aguda y le pautaron antibióticos. Cada vez estaba peor. Cuando volví de viaje, como en el ambulatorio siempre le decían lo mismo, fuimos a urgencias del HUCA”.

La primera vez que Andreas acudió al HUCA fue en la madrugada del martes 18 de abril. El informe médico de ese día apunta que tenía “fiebre y amigdalitis desde hacía dos semanas” y que estaba tomando amoxicilina. Además de tener picos de fiebre, el análisis de sangre mostraba valores muy por encima de lo normal de la proteína C reactiva, de los leucocitos y de los neutrófilos.

Ese mismo día, por la tarde, Andreas volvió. Esta vez oía ruidos. “Refiere escuchar barullo, la alarma del móvil...” pero “haciendo crítica de irrealidad”, reza el informe. “En una persona previamente sana con un cuadro de alucinaciones auditivas de nueva aparición, es necesario descartar patología orgánica. Más aún si ese cuadro va acompañado de una infección, fiebre y leucocitosis con neutrofilia. Lo indicado en estos casos es realizar un hemograma, bioquímica, detección de drogas y una prueba de imagen (TAC)”, apunta una médica de urgencias que prefiere mantenerse en el anonimato. El informe reitera la amigdalitis aguda y placas pustulosas, pero incluye los antecedentes familiares como posible explicación a los ruidos que escuchaba y al estado de nerviosismo que presentaba: “Madre con esquizofrenia, padre con depresión mayor”, indica el documento médico.

Ruidos no reales

“Mi hermana sabía que esos ruidos no eran reales. Pesaron mucho más los antecedentes familiares que una posible enfermedad orgánica”, explica Aitana. El psiquiatra José María Fernández, excoordinador del Área de Salud Mental de Asturias, señala que “nunca se puede valorar la psicopatología que pueda tener una persona por lo que haya pasado a los familiares". Y añade: "En salud mental se necesita tiempo para valorar. Una alucinación puede deberse a distintos factores, algunos de ellos orgánicos”.

Tras recibir el alta, Andreas acudió de nuevo el miércoles de madrugada. ¿El motivo? “Cuadro de ansiedad”, según el informe. Se fue y volvió al día siguiente, el 20 por la noche: “Esos días mi hermana ya estaba muy nerviosa. Se notaba mal, desganada. Empezó a oír ruidos y no le hacían ninguna prueba. Cuando la vio la psiquiatra de guardia y dijo que la ingresaría en psiquiatría, a mi hermana le pareció bien porque pensaba: ‘Quiero estar protegida en un hospital, me harán las pruebas necesarias, verán que es algo orgánico y por fin sabrán qué me pasa”, señala Aitana. El diagnóstico de ingreso en la unidad de psiquiatría —informe que incluye de nuevo el antecedente materno de esquizofrenia— es de “episodio disociativo y personalidad frágil”.

A pesar de que Andreas ingresó voluntariamente, al día siguiente —viernes 21 por la mañana—, quiso irse. “Comienza una escalada de gritos y quejas. Da patadas en la puerta y exige que la dejemos irse. Imposible tener una conversación con ella”, apunta el informe médico. Y ahí es cuando el ingreso voluntario se tornó involuntario y se prescribió contención mecánica (atar a un paciente).
“Ese día llamé al hospital. La psiquiatra Beatriz Camporro, que estaba al cargo de mi hermana, me dijo que le habían aplicado contención mecánica. Yo quería sacarla de allí, pero me dijo que la potestad sobre ella ahora la tenía el hospital”, explica Aitana.

Este periódico ha tratado de conocer la versión de Camporro sobre el caso de Andreas y sobre los protocolos en la unidad de psiquiatría, ya que además es la directora del Área de Salud Mental. Ha rehusado hablar. También Pablo Muñiz, director del HUCA, y José Ángel Arbesú, responsable de coordinación de Salud Mental de Asturias, han rechazado hablar. El comité de ética del HUCA, encargado de analizar la labor asistencial a los pacientes, no ha respondido.

El resto de médicos denunciados tampoco ha hecho declaraciones. Su representante legal, Javier Álvarez, abogado de todos ellos, ha explicado que la de Andreas es “una muerte súbita, como puede haber muchas”. “Cuando es una persona joven es más desgraciado, pero la vida es así. No hay ninguna negligencia médica”, añade Álvarez.

Andreas permaneció atada a la cama desde el viernes 21 —a las 13.38, según el informe médico— hasta el momento de su muerte, el lunes 24 de abril a primera hora de la tarde. Es decir, unas 75 horas seguidas sin poder moverse. El psicólogo Emilio López Navarro, cuya tesis doctoral critica el trato que se da a los pacientes con diagnósticos de salud mental, apunta que “el reflejo humano es escabullirse o revolverse cuando quiere hacer un movimiento y no le dejan: la contención mecánica es una barbaridad, sobre todo si es prolongada en el tiempo”. Según la autopsia, Andreas sufrió erosiones en los codos al intentar liberarse de las ataduras.

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil, el hospital tiene obligación de informar al juzgado competente lo antes posible del ingreso involuntario (así como de cualquier medida que suponga la privación de libertad del paciente, como sería la contención mecánica), pero siempre en un plazo máximo de 24 horas. Según consta en los documentos aportados durante la fase de instrucción, el hospital no informó hasta el sábado a las siete de la tarde, cuando habían transcurrido alrededor de 30 horas desde que el ingreso de Andreas se tornase involuntario y de que fuese atada a la cama, excediendo así el plazo que marca la ley. El forense que evaluó a Andreas acudió el domingo 23 y emitió su informe favorable a la decisión del hospital la mañana del día siguiente. La juez firmó la autorización el martes 25, sin saber que Andreas había fallecido el día anterior. “El hospital ni siquiera avisó al juzgado de que mi hermana había muerto”, apunta Aitana.

El viernes por la noche, Andreas llega al nivel de “postración” por efecto de la medicación (antipsicóticos y antidepresivos), según recoge el informe médico. “El agua le cae por las comisuras de los labios, no traga, no responde a estímulos verbales”, figura en el documento.

El sábado 22, Andreas pasó prácticamente todo el día dormida y febril, según el informe. El domingo, también: “Se encuentra muy somnolienta, no responde a estímulos verbales ni táctiles. No es posible realizar entrevista”, señala en el informe la psiquiatra de guardia del domingo, quien pidió un TAC y una analítica. “Ese domingo llamé y pedí hablar con la psiquiatra de guardia. Le dije: ‘Por favor, hacedle alguna prueba. Tiene algo orgánico’. Esto se lo decíamos a los médicos. La psiquiatra me dijo, por fin, que iba a pedir un TAC. En teoría, se lo iban a hacer el lunes 24, pero ya fue muy tarde. Si se lo hubiesen hecho el domingo, habrían visto que tenía meningitis y mi hermana quizá seguiría viva”, relata la hermana.

Luchar por su vida

El lunes por la mañana Aitana acudió al hospital: “Cuando llegué, Beatriz Camporro, que había vuelto tras el fin de semana, me dijo que le diese un beso a mi hermana. Y que Andreas tendría que luchar por su vida. Me dio un ataque de ansiedad y me tiré al suelo. Le decía: ‘¿Qué habéis hecho? ¡Os dije que tenía algo orgánico!’. Ella me dijo: ‘Aquí no estamos para tratarte a ti, sino para tratar a tu hermana”.

Aitana se fue a casa tras despedirse de Andreas sin saber que ya no volvería a verla viva. Horas después, sonó el teléfono: Andreas estaba en parada cardiaca. “No estaba monitorizada, así que tardaron media hora en darse cuenta de que estaba en parada”.

El proceso está en fase de instrucción a la espera del informe forense final. Hay siete médicos denunciados e investigados por “homicidio por imprudencia profesional grave” que ya han declarado en el juzgado: “Hubo una dejación total de funciones. No es que pusiesen medios para ver qué le pasaba y aun así no diesen con la causa. Es que no le hicieron pruebas, a pesar de que ella siempre decía que tenía algo orgánico”, relata Aitana. “Cuando la gente sabe que una persona tiene un problema psiquiátrico, ya no la ve del mismo modo. Y los profesionales, tampoco. No es lo mismo que proteste alguien que no tiene nada a que lo haga alguien con un diagnóstico de psicosis. Le restamos credibilidad”, valora el psiquiatra José María Fernández.

Han pasado dos años, pero es abril de nuevo. Sentada en el mismo piso que compartía con su hermana, Aitana se pregunta qué podría haber hecho ella para que nada de esto hubiese ocurrido. Pero la respuesta es siempre la misma: “Fue el ego de los médicos lo que pudo con la vida de mi hermana”.

La familia, a la espera del informe forense

El proceso judicial abierto a raíz de la denuncia de la familia de Andreas Fernández González, fallecida con una meningitis y atada a la cama del hospital, se encuentra ahora mismo en fase de instrucción. Desde que el caso fuese reabierto en febrero de 2018 y la denuncia admitida a trámite, los siete médicos denunciados por negligencia han declarado en calidad de investigados, así como también han declarado varios testigos, entre ellos el forense que evaluó el ingreso involuntario de Andreas en la planta de Psiquiatría del Hospital Universitario Central de Asturias. Las declaraciones en el juzgado se llevaron a cabo entre mediados y finales de 2018. Desde ese momento, el equipo de forenses del juzgado está elaborando un informe que determinará si hubo negligencia por parte de los denunciados y qué grado de responsabilidad (si es que la hay) tiene cada uno.
Tanto la denunciante como los investigados están a la espera de dicho informe pericial, tras el cual, el proceso seguiría su curso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información