El asesino confeso de Laura Luelmo inculpa ahora a su exnovia ante la juez

Bernardo Montoya, único acusado de la muerte de la profesora, ha comparecido por videoconferencia

Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo el pasado diciembre, se ha retractado de la declaración en la que aseguró ser el autor de los hechos y ha ratificado "íntegramente" ante el juez su nueva versión por la que inculpa a su exnovia. A principios de febrero Montoya explicó a algunos funcionarios de la prisión de Sevilla II que quien presuntamente mató a la maestra zamorana fue una expareja suya, de nombre Juana, a quien conoció en la cárcel Puerto 3. Montoya "ha negado reiteradamente que matara, violara —a pesar de que la autopsia confirmó que hubo agresión sexual— o metiera en su casa a Laura; se ha retractado de las primeras afirmaciones y se ha ratificado íntegramente en su última versión", según ha afirmado su abogado, Miguel Rivera.

Más información
El asesino de Laura Luelmo pide cobrar el desempleo para pagar a su abogado
El asesino de Laura Luelmo: “Pido perdón a la familia. Lo siento”
Laura Luelmo, cronología de un crimen

Montoya ha declarado este jueves ante la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino (Huelva), que lleva el caso, por videoconferencia desde la cárcel, en la que participan todas las partes personadas en la causa y que a las 18.00 aún no había concluido.

En un receso de la declaración, Rivera ha contado que el acusado se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular. Sí que ha respondido a las de la Fiscalía y a las de su abogado, ante cuyas preguntas ha asegurado que "en un principio se autoinculpó por amor, porque su expareja se lo pidió y él no estaba en condiciones muy idóneas".

En relación a las palabras de Montoya en su primera declaración judicial en las que aseguró que "lo volvería hacer", Rivera ha explicado que "él dice que se refirió al hecho de no inculpar a esa tercera persona". El letrado dice que Montoya ha aportado datos como "dónde se encontraría el martillo con el que presuntamente esa tercera persona mató a Laura y del que ésta se deshizo en un lugar próximo a donde apareció el cuerpo", así como también se habría referido a puntos de su casa en los que se podrían encontrar indicios de que su expareja estuvo allí.

Sobre estas posibles diligencias, el abogado ha indicado que una vez concluida la declaración "si se estima procedente y esta tiene una credibilidad, se procederá a la práctica de las mismas", entre las que podrían figurar la búsqueda y localización del martillo y la declaración de la nueva persona implicada en los hechos; aspectos ambos que deberán de ser decididos ahora por la jueza.

Los hechos sucedieron el pasado mes de diciembre, cuando Luelmo, de 26 años, desapareció en El Campillo (Huelva), donde residía tras ocupar una plaza de profesora en un instituto de Nerva. Su cuerpo sin vida se encontró el día 17 con signos de violencia en un paraje de los alrededores de la localidad. Un día después, Bernardo Montoya, de 50 años, vecino de la joven, fue detenido como principal sospechoso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS