Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Récord de donantes de médula, casi 400.000 en 2018

Dos de cada tres inscritos en el registro son mujeres, la Organización Nacional de Trasplantes advierte de que se necesitan varones menores de 40 años

 Operación de trasplante de órgano.
Operación de trasplante de órgano.

¿Cómo me siento? pues agradecida es poco, no existen palabras para agradecer un acto así, una persona que sin conocerte de nada, dona una parte de sí misma para darte la vida”. Cristina Piñeiro Couce, una gallega de 35 años que fue trasplantada de médula ósea en 2010 por un linfoma de Hodking, ha comentado su experiencia al inicio de la jornada El trasplante de progenitores hematopoyéticos en España: nuevos retos, nuevas soluciones, este miércoles en el Ministerio de Sanidad. En el acto, se ha informado de que el Plan Nacional de Médula Ósea (PNMO) ya ronda los 400.000 donantes, cifra que se alcanza casi dos años antes de la fecha prevista en diciembre de 2020.

Durante la jornada, coordinada por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Jorge Gayoso, portavoz de la organización, ha resaltado que dos de cada tres donantes son mujeres. “Estamos tratando de incorporar a personas más jóvenes, que son las más demandados, y también a hombres, los que mas nos reclaman los centros, porque el varón joven es el que produce mejores resultados en el trasplante”, ha señalado.

En 2018 se realizaron 3.362 trasplantes de progenitores hemotopoyéticos (nombre técnico del que se conoce como trasplante de médula ósea), unos 2.000 fueron autólogos, es decir, que se realizaron con la médula del propio receptor. Pero en el resto, 1.300 casos, se recurrió a un donante, que puede ser un familiar o no estar emparentado. Para ello se pregunta al registro internacional con el que está conectado el nacional. Ahora mismo el listado español requiere de varones de entre 18 y 40 años, ya que las posibilidades de que un hombre termine siendo un donante efectivo son el triple que las de las mujeres.

Por ello, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha resaltado que “el reto actual del PNMO es incrementar no solo la cantidad, sino también la calidad de las donaciones de médula. No solo queremos disponer de muchos donantes. También queremos que los donantes registrados tengan el perfil idóneo para que lleguen a ser eficaces y así dar más oportunidades a los pacientes que los necesitan”. Este plan nacional se puso en marcha en 2013, y desde entonces, Sanidad ha destinado más de seis millones de euros, cantidad a la que hay que sumar las aportaciones de las comunidades autónomas. 

Beatriz Domínguez-Gil, directora general de la ONT, ha explicado que el nivel de autosuficiencia (las donaciones realizadas por donantes del propio país) se ha multiplicado por cinco desde 2012, al pasar de un 4% a un 22% el pasado año. Así, según los objetivos de la tercera fase del PNMO, que busca adaptarlo a los avances científicos y a las necesidades actuales de los pacientes, esta reorientación espera alcanzar en los próximos cuatro años el 35% de autosuficiencia. También, “estamos haciendo un enorme esfuerzo en mejorar la calidad del análisis de la sangre”, ha comentado. Un objetivo que se consigue mediante la incorporación a los laboratorios adscritos a este plan de las nuevas técnicas de secuenciación, que ofrecen información completa de las características del donante desde un primer momento. Así se evita tener que repetir el proceso en el caso de que se haya encontrado compatibilidad entre donante y posible receptor. Se trata de conseguir que los donantes y sus características sean más visibles para los centros que inician la búsqueda.

Las mejoras alcanzan, además, a la media de encontrar un donante en España, que actualmente es de 30 días, y que, según Domínguez-Gil, se ha reducido en un 36% en los últimos 10 años. Y las probabilidades de que un paciente encuentre un donante apto son de un 95%, y para el resto existen otras opciones que no sean el transplante. Por otra parte, “la estrategia nacional en TPH también va a incluir un nuevo plan de sangre de cordón umbilical, otro de terapias avanzadas, y muchos programas transversales de difusión entre la ciudadanía, de formación de profesionales, evaluación de resultados postrasplantes y programas de acreditación”, ha añadido.

De esta forma, España ya ocupa, en números absolutos, el sexto puesto en el ranking europeo en donación de médula ósea, por encima de Francia, ha apuntado Enric Carreras, director médico del Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO). Además, la media de edad de los donantes disponibles en REDMO es de 39 años, “y la de los incorporados en 2018 de 34”.

Domínguez-Gil ha concluido con una advertencia hacia los llamamientos masivos: “Entendemos las llamadas en redes sociales, entendemos a las familias y a los pacientes en su desesperación, pero nos gustaría mandarles un mensaje de tranquilidad, de que no hacen falta y, a veces, pueden ser perjudiciales. No son necesarios porque el sistema está bien preparado para responder a los pacientes que necesitan trasplante de médula, y pueden ser perjudiciales porque en general da la sensación de que se dona para un paciente en particular. La legislación no lo permite, la donación de médula se rige por el principio de solidaridad universal”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >