Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil | La Iglesia con más católicos como banco de pruebas para escuchar a las víctimas de abusos

Una archidiócesis acaba de ser condenada por explotación sexual de menores en el mayor caso de pederastia del clero conocido en Brasil

El cardenal Sergio Da Rocha, que representará a Brasil en la cumbre, en 2016 en el Vaticano.
El cardenal Sergio Da Rocha, que representará a Brasil en la cumbre, en 2016 en el Vaticano. afp / Getty

La Iglesia católica de Brasil, la que con 123 millones más fieles aporta en el mundo entero, llega a la cumbre convocada por el Papa recién condenada por el mayor escándalo de abusos sexuales conocido en su seno. La archidiócesis de Paraíba fue sentenciada en enero por un tribunal laboral a pagar 12 millones de reales (2,9 millones de euros) por explotación sexual de menores porque un grupo de sacerdotes pagaba habitualmente por sexo, con dinero o comida, a seminaristas, monaguillos y aparcacohes. El caso ya había tenido consecuencias para la jerarquía. El Vaticano obligó a dimitir en 2016 por encubrir esos crímenes al entonces arzobispo, Aldo Pagotto. La sentencia, desvelada por el programa Fantástico del canal O Globo, ha sido recurrida por la Iglesia. Este es el caso con mayor repercusión en un país donde no ha habido grandes investigaciones de los abusos sexuales del clero a niños por parte de los jueces, de la prensa ni de la jerarquía eclesiástica.

Así llega cada país a la cumbre

Brasil | La Iglesia con más católicos como banco de pruebas para escuchar a las víctimas de abusos

El tratamiento de la cuestión de la pederastia en cada conferencia episcopal es muy desigual. Pinche aquí para conocer la magnitud del problema y cómo lo han abordado en una veintena de países

Tras la condena a la archidiócesis de Paraíba, un pequeño estado de la costa noreste de casi cuatro millones de habitantes, decretó la semana pasada que los sacerdotes no pueden quedarse a solas con menores y adultos vulnerables en la casa o el coche parroquial sin presencia de sus padres o responsables. El caso salió a la luz después de que, en 2014, detallara sus sospechas en una carta de denuncia a la propia Iglesia católica que transcendió fuera de la institución y fue retomada por la prensa.

El Vaticano quiere que Brasil sea banco de pruebas. En septiembre anunció que Brasil sería, con Zambia y Filipinas, escenario de un proyecto piloto para dar voz a las víctimas de los pederastas de la Iglesia. El cardenal Sergio da Rocha, presidente de la Conferencia Episcopal brasileña, a la que representará en el encuentro de Roma, explica a EL PAÍS que están “en diálogo con la comisión pontificia para definir mejor los medios a adoptar” , en respuesta a preguntas enviadas por escrito. Asegura el cardenal que el asunto se definirá en breve, tras el encuentro de Roma y añade que la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB por sus siglas en portugués) creó “una comisión para tratar la protección de los menores en la Iglesia de Brasil y asesorar a los obispos y diócesis”. Además, la CNBB ha elaborado un texto, explica Da Rocha, titulado El cuidado pastoral de las víctimas de abuso sexual que la Congregación para la Doctrina de la Fe aprobó a finales de 2018 y que, según él, “será publicado en breve”.

El cardenal Rocha afirma que acude a Roma a “manifestar apoyo al Papa Francisco en su lucha por la superación del problema de los abusos, la disposición de la Conferencia Episcopal para acoger las orientaciones de la Santa Sede y redoblar los esfuerzos para la superación y prevención de los abusos, así como para el diálogo y la asistencia a las víctimas”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información