X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

“Los partidos están negociando con el sufrimiento de mi ‘ama”

Dos familias entregan en el Congreso 280.000 firmas para pedir la despenalización de la eutanasia

Familiares de Tellaetxe y De Marcos, ante el Congreso con las firmas recabadas.

"Mi madre no está sufriendo por el alzhéimer. Lo hace por una ley que nos castigará si la ayudamos a cumplir su voluntad". Danel Lorente, hijo de Maribel Tellaetxe, ha explicado así este lunes la situación de su madre a las puertas del Congreso de los Diputados, donde ha entregado, junto con la familia de Luis de Marcos, fallecido en 2017 de esclerosis múltiple, 280.000 firmas para pedir que se desbloquee la ley de la eutanasia.

Ambas familias han entregado los apoyos recibidos al diputado socialista Patxi López, acompañadas por Fernando Marín, de Derecho a Morir Dignamente (DMD) y el filósofo Javier Sádaba. Lorente ha recordado que la proposición de ley del PSOE, que fue tomada en consideración por el Pleno el pasado 2 de julio, está "bloqueada por el PP y Ciudadanos por estrategia política. Están negociando con el sufrimiento de mi ama", a través de sucesivas prórrogas del plazo de enmiendas. Y tras criticar que "el dolor y el sufrimiento de los españoles son moneda de cambio en el Congreso", ha recordado que las últimas encuestas arrojan un apoyo del 84% a la despenalización de la eutanasia y el suicidio asistido, "y eso es general en los votantes de todos los partidos".

"No podemos seguir viendo sufrir a mi ama [madre en vasco] más. Cada día que la ley está bloqueada en el Congreso mi ama sufre más. Es otro día en el que solo dirá "susto, susto" o "miedo, miedo" y se le caerán las lágrimas", ha dicho Danel Lorente.

Tellaetxe, de 75 años, pidió a uno de sus hijos que la "ayudaran a marchar" el día que no recordara sus nombres. "Ese primer día que veas que os confundo, que no sepa como os llamáis... por favor, no esperéis a que me olvide de vosotros, a que no os reconozca como hijos o que no reconozca a aita. Ese día me tienes que ayudar a marchar", demandó la mujer, enferma de alzhéimer desde hace 12 años. Y este mensaje es que la familia ha reflejado en la carta con la que inició la recogida de firmas, en la que también indica el grado de dolor y la situación por la que atraviesa su madre.

Dos abordajes diferentes

Las Cortes tienen en este momento dos leyes para la atención de personas al final de la vida en trámite.

Ley de cuidados paliativos. La propuesta de Ciudadanos, que ya fue aprobada por el Congreso, regula la prestación de cuidados paliativos en toda España, con especial atención a seguir la voluntad del paciente que está al final de su vida, respetar su intimidad y garantizar sus derechos, como el de renunciar a un tratamiento o técnica incluso en contra de la opinión de sus médicos. o recibir una sedación terminal (tan profunda que no sea reversible). Muchas comunidades ya tienen este aspecto regulado.

Ley de eutanasia. El Congreso aprobó hace seis meses la propuesta del PSOE para despenalizar la eutanasia (que un médico administre a un enfermo terminal o a una personas con un sufrimiento que considere insoportable y sea irreversible medicamentos que acaben con su vida) y el suicidio asistido (que el especialista facilite los productos pero los ingiera el paciente). Con ello, España se equipararía a los tres países del Benelux en el primer caso, y a Suiza en el segundo, que son los europeos que lo permiten. Esta ley está pendiente de que acabe el plazo de ampliación de enmiendas para llegar a la Comisión de Sanidad.

A través de la plataforma Change.org, han reunido más de 182.000 firmas de apoyo a su petición y el Ayuntamiento de Portugalete (Vizcaya) ha aprobado una declaración institucional en favor de la despenalización de la eutanasia.

En la misma plataforma emprendió una campaña idéntica De Marcos, pero en mayo de 2017 murió a causa de su enfermedad, y fue su familia la que decidió seguir con la iniciativa, que ha reunido ya más de 97.500 firmas. De Marcos estaba paralizado del cuello para abajo, y la esclerosis le producía tales dolores que su esposa, Asun Gómez-Bueno, tuvo que comprar fulares para taparle porque no soportaba el roce de las "ásperas sábanas del hospital". "Él decía que vivía en un traje de neopreno con cristales por dentro", recordaba la mujer unos meses después de su muerte.

David, el hermano de Danel, también ha contado que se había reunido con representantes de los dos partidos mayoritarios que se oponen a la ley (además del PP y Ciudadanos, lo hace UPN). "El PP simplemente no está por aprobarla, pero Ciudadanos tiene otros motivos que arreglar con el PSOE", dijo sin entrar en detalles para que no pareciera que "les compraba el discurso".

Y es que la postura del partido de Rivera es clave para que la iniciativa del PSOE pase de la fase de enmiendas. Ciudadanos siempre ha defendido que antes de aprobar la eutanasia tenía que tramitarse su ley de cuidados paliativos. Esta fue sancionada por el Congreso el 20 de diciembre, pero Cs sigue sin desbloquear las ampliaciones del plazo de enmiendas de la ley del PSOE en el Congreso. Esta iniciativa lleva ya 16 ampliaciones (la última acaba mañana, sin que parezca que las posturas vayan a cambiar). La ley de Ciudadanos sufrió ese procedimiento 10 veces, y ahora está pendiente de su trámite en el Senado y de que, si sufre modificaciones, vuelva al Congreso. Esto parece casi seguro ya que Ciudadanos quiere introducir una enmienda para que las sanciones contempladas para quienes incumplan su ley a la muerte digna sean estatales, frente a la redacción actual, fruto de una enmienda del PSOE, que las ubica en el ámbito autonómico.

Francisco Igea, portavoz de Sanidad de Ciudadanos, critica que el PSOE les vaya "a poner los enfermos sobre la mesa". "Es como si nosotros hubiéramos traído a las personas con un cáncer de páncreas terminal" cuando se retrasaba la ley de muerte digna, argumenta. Y eso sin dejar de hacer constar "su afecto por la familia" y su "comprensión por lo que están sufriendo".

Pero más allá del caso concreto, Igea tiene clara su postura: "Tenemos claro que si queremos avanzar en una ley [la de eutanasia] hay que saber el territorio que ha dejado la otra [la de paliativos]". Por eso para Cs la enmienda que aprobó el Congreso a instancias del PSOE sobre el régimen sancionador, que deja en manos de las comunidades, es un impedimento para que ellos desbloqueen la eutanasia. Porque para Igea "hay que estar seguros de que nadie pide la eutanasia o el suicidio asistido porque no haya recibido los cuidados paliativos necesarios".

El portavoz de Ciudadanos afirma que no entiende por qué el PSOE se empeñó en dejar el régimen sancionador en las comunidades autónomas. "No sé si lo hicieron por meter el dedo en el ojo", afirma. Para él la mayor prueba es que pese a las normas autonómicas de paliativas, "todavía cuesta que se aplique la sedación paliativa u otras medidas, como ha dejado claro el informe del Defensor del Pueblo. Sabemos que las comunidades no garantizan la igualdad, y el PSOE deja el régimen sancionador en manos de las comunidades, que ya sabemos que han fracasado en esto".

El asunto es tan importante para el partido de Rivera que Igea afirma que mantendrá su postura hasta que se aclare si las garantías para el cumplimiento de la ley de muerte digna (la de paliativos de su partido) se meten en esta ley (puede hacerlo el Senado). Incluso afirma que le bastaría con que el PSOE lo incluyera en la ley de eutanasia. "No se puede hacer básica una ley que se aplica de manera desigual. Hasta los del PP, poco partidarios de la sedación, me dicen que así se mete a la Administración en un berenjenal", dice. E insiste en que mantendrán su postura "hasta saber qué pasa".

Jesús María Fernández, portavoz socialista en la Comisión de Sanidad del Congreso, afirma que no entiende la postura de Ciudadanos. "Querían que su ley se aprobara antes, y ya lo está", ha dicho después de la comparecencia de los familiares de Telletxea y De Marco. Y eso que el PSOE no entiende la relación entre ambas normas "porque afectan a aspectos diferentes" del final de la vida. Aunque Fernández ha negado que hubiera ningún tipo de acuerdo con Ciudadanos, ha dicho que "no existe razón para bloquear" la ley de eutanasia. "Ciudadanos tiene que tomar una decisión sobre una ley y no puede retratarse diciendo que no está en contra y bloquearla después de manera indirecta", ha concluido.