Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado general da la razón a Google y limita el derecho al olvido a la UE

Un usuario pidió que se eliminaran del buscador sus datos personales en todo el mundo

Oficinas de Google en Nueva York.
Oficinas de Google en Nueva York. AP

Google no está obligada a borrar los datos personales de usuarios que hayan solicitado su eliminación en las búsquedas que se hagan fuera de la Unión Europea. El abogado general comunitario Maciej Szpunar dio este jueves la razón al gigante tecnológico estadounidense en su litigio con la agencia de datos francesa. Sobre la mesa, el debate sobre el alcance geográfico del denominado derecho al olvido, protegido por las leyes europeas, pero cuya aplicación se restringe a los Veintiocho.

El conflicto empezó cuando un usuario recurrió a la Comisión Nacional de Informática y Libertades francesa para que se suprimieran en todo el mundo algunos enlaces que aparecían cuando se tecleaba su nombre en el buscador. La autoridad francesa de protección de datos exigió entonces a Google que procediera a atender la petición del internauta, pero el gigante estadounidense se limitó a suprimir los vínculos en las búsquedas efectuadas desde su buscador en la UE, ya fuera Google Dinamarca, España, Polonia o cualquier otro país comunitario.

Además, Google propuso poner en marcha un bloqueo geográfico que eliminaba la posibilidad de consultar la información problemática desde dispositivos del país de residencia de la persona afectada, para dar así mayores garantías de que nadie de su entorno próximo pudiera tener acceso a la misma.

La entidad francesa consideró estas medidas insuficientes, y multó a Google con 100.000 euros. La compañía de Mountain View recurrió la decisión al Consejo de Estado, y este trasladó el asunto a la justicia europea, que este jueves dio la razón al buscador. El letrado cree que de admitirse la demanda francesa, se corre el riesgo de que Estados de fuera de la Unión Europea impongan también restricciones a internautas de la UE. Y citó la dificultad, en ese caso, de conjugar el derecho a la protección de datos y a la privacidad con el legítimo interés público a acceder a una información.

Para el abogado, es necesario tener en cuenta por tanto el lugar desde el que se efectúa la búsqueda. "Las peticiones hechas fuera del territorio de la Unión Europea no deberían verse afectadas por la desreferenciación de los resultados de la búsqueda". El Tribunal de Justicia de la UE suele hacer caso en la mayoría de ocasiones de las recomendaciones del abogado general, pero corresponde a dicha Corte, con sede en Luxemburgo, tomar la decisión final en las próximas semanas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >