X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Una mujer asesinada grabada en un vídeo estremecedor

La última víctima mortal de violencia machista aparece en un vídeo que circula en redes sociales. Su expareja ha sido detenido en Madrid

Samur y policía, a las puertas de la peluquería del distrito madrileño de Villaverde donde se ha cometido el crimen. En vídeo, declaraciones del portavoz de Emergencias.

La última víctima mortal de violencia machista se llamaba Estela y, según la policía, tenía 40 años. Fue asesinada en la peluquería sin nombre en la que trabajaba, en el barrio de San Cristóbal, del distrito madrileño de Villaverde. Su expareja, de 40 años, le asestó cinco puñaladas con arma blanca —tres en el tórax, una en el cuello y otra en la mano— a las 11.20 de la mañana. Estaba sola en el local e intentó salir a la calle. A media mañana, circulaba en redes sociales un vídeo que muestra el momento en el que la víctima, de pelo rubio, ensangrentada, está tirada en el suelo mientras recibe ayuda de los vecinos. Aún parece estar viva y alguien se toma la molestia de grabar sin que le tiemble el pulso.

El presunto asesino fue su expareja, de 40 años. Ambos eran dominicanos. En 2017 fueron asesinadas 39 mujeres españolas y 14 extranjeras, un 26,41 % del total, según la memoria de la Fiscalía General del Estado. Estela, como la llamaban sus vecinos, tenía una hija de dos años que había dejado en su país. Llegó a España hace tres, según contaban este lunes a sus clientas junto a la peluquería. Empezó trabajando en otro negocio, y llevaba tres meses de prueba en el actual. Las primeras investigaciones indican que no había presentado ninguna denuncia, como ocurre en la gran mayoría de los casos más graves (el 80% de las asesinadas en 2017 no denunció). Las clientas de la peluquería en la que trabajaba la víctima han comentado a EL PAÍS que el hombre, que fue arrestado en el parque de Los Pinos, situado frente a la peluquería, “era muy celoso”. Las clientas, aún conmocionadas, la definían a la dominicana como una “mujer encantadora”.

La policía no pudo reanimarla. Su hermana llegó a los pocos minutos, acompañada de amigos y muy conmocionada. Explicó que querían poner un altar en su nombre en la puerta de la peluquería. Quería que sus seres queridos pudieran acercarse a darle el pésame. Las vecinas pedían el lunes una comisaría en la zona. En el mismo parque donde fue arrestado el agresor fue asesinada otra mujer a principios de año.