Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falsa alarma en Barajas

Un pasajero con espasmos en el aeropuerto de Madrid obliga a activar la alerta sanitaria

Sanitarios de Aena a la salida de la terminal 4 de Barajas. Ampliar foto
Sanitarios de Aena a la salida de la terminal 4 de Barajas.

La llegada de un pasajero negro que sufría espasmos y vómitos al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas la tarde del lunes obligó a activar de manera protocolaria la alerta sanitaria, según informaron fuentes policiales. Tras ser examinado por los facultativos del Departamento de Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad, el paciente fue trasladado a un hospital de la capital, pero se descartó desde el primer momento que se tratara de un caso de ébola, según las diversas fuentes consultadas. Todo quedó en una falsa alarma.

Los hechos se produjeron pasadas las ocho de la tarde en la Terminal T-4 cuando el pasajero, del que se desconoce la procedencia y la edad, llegó a la zona de salidas. En ese momento, comenzó a sufrir espasmos. Algunos testigos también relataron que había vomitado. A partir de ahí, sonaron las alarmas en Barajas.

Los responsables del aeropuerto decidieron activar la alerta sanitaria. Eso supone que al lugar acuden rápidamente agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil dotados con mascarillas y perimetran una zona bastante grande para evitar un eventual contagio del resto de pasajeros y de los trabajadores del aeropuerto.

Algunos testigos vieron a dos coches de policía correr a toda velocidad hacia la T-4. Todo quedó acordonado hasta que llegaron en primera instancia los facultativos del servicio médico del propio aeropuerto, que pertenece a AENA. Estos ya iban vestidos con trajes de protección para riesgos nucleares, radiactivos, biológicos y químicos (NRBQ).

La alerta recoge que se debe avisar a los médicos del Servicio de Sanidad Exterior. Estos fueron los que examinaron en detalle al paciente y comprobaron que, pese a que presenta algún síntoma coincidente con el ébola, no tenía ningún otro que hiciera sospechar que padecía esta enfermedad. Las primeras pruebas apuntan a que sufre algún tipo de resfriado muy fuerte, según algunas fuentes. Tras ser atendido, fue trasladado a un hospital. El susto terminó a las nueve y cuarto de la noche. Falsa alarma.

Más información