Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa pide perdón por los graves abusos sexuales de curas pederastas

Francisco se reúne en su residencia privada de Santa Marta con afectados por curas pedófilos

El papa Francisco junto al presidente del Pontificio para las Comunicaciones Sociales, monseñor Claudio Maria Celli. Ampliar foto
El papa Francisco junto al presidente del Pontificio para las Comunicaciones Sociales, monseñor Claudio Maria Celli. EFE

El Papa Francisco se ha reunido este lunes con seis víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, tres hombres y tres mujeres, dos de Reino Unido, dos de Irlanda y dos de Alemania. Al terminar el encuentro el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, ha calificado la reunión de "muy profunda" y ha asegurado que el Papa estaba "muy emocionado". El Pontífice ha dedicado "mucho más tiempo del previsto" y las víctimas se han mostrado "muy conmovidas, con sentimientos muy positivos y agradecidos" por esta reunión.

"Fue un encuentro muy profundo, muy espiritual con un pastor que trata de entender", ha destacado Lombardi. Las seis personas llegaron este domingo por la noche a la residencia privada de Santa Marta y el Papa les saludó brevemente durante la cena. Cada una de ellas estaba acompañada por otra persona y miembros de la Comisión para la Tutela de Menores que el Papa instituyó en marzo. Lombardi ha indicado además que el Papa ha demostrado que "escuchar ayuda a entender y abre camino para curar heridas". "Es un mensaje concreto en el camino de la curación", ha explicado.

Lombardi también ha apuntado que la próxima reunión de la Comisión para la Tutela de Menores, instituida en marzo por Francisco y presidida por el cardenal Seán O'Malley, será en octubre.

El Papa emérito Benedicto XVI se reunió con un grupo de víctimas de sacerdotes pedófilos el 17 de abril de 2008 en la nunciatura de Washington. Era la primera vez que un Papa se encontraba con víctimas de abusos. Después de este histórico gesto, se reunió con otros grupos de víctimas en Australia, Malta, Reino Unido y Alemania y condenó duramente los abusos. Además, decretó "tolerancia cero", algo que fue después ratificado por Francisco.

Más información