Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eliminar los copagos mejora el seguimiento de los tratamientos

El estudio, realizado en EE UU, señala que en pacientes cardiacos se reducen el gasto sanitario hasta un 70%

El impacto de los copagos de medicamentos en la salud de los pacientes es un objeto de permanente estudio y actualidad, pero no hay una conclusión clara. En EE UU, país sin un sistema universal sanitario, se revisa periódicamente su efecto. La última conclusión, publicada en Health affairs, es que eliminarlos es una manera de mejorar el seguimiento de los tratamientos (lo que técnicamente se denomina adherencia) y que, en personas con problemas cardiacos, con ello las complicaciones pueden bajar hasta un 35%, y el gasto sanitario asociado 70%.

El estudio, realizado por el Brigham and Women's Hospital (BWH), se centra en pacientes no blancos (hispanos y negros), generalmente con menos recursos. Niteesh Choudhry, quien además de dirigir el trabajo es profesor de la Universidad de Harvard, señala: “Nuestra investigación demuestra que eliminar el copago en la medicación posterior a un ataque cardiaco impacta positivamente en la desigualdad en el cuidado cardiovascular y mejora los resultados en los pacientes que no son blancos; también tiene el potencial de reducir drásticamente el gasto sanitario para este grupo de alto riesgo”.

Como se ve, el artículo se refiere a grupos étnicos, pero en el caso estadounidense no se puede descartar hacer una asociación entre los no blancos y los de menos recursos. Otra salvedad que impide extrapolar directamente el resultado a otras situaciones, como la española, es que en EE UU el copago también se aplica a fármacos hospitalarios. De hecho, expertos españoles como Juame Puig-Junoy, en su libro ¿Quién teme al copago? describe situaciones en que una cierta aportación por la prestación sanitaria es beneficiosa, por ejemplo cuando los afectados dejan de comprar medicamentos que, en el fondo, no necesitan, o no se someten a procedimientos superfluos. Pero, por otro lado, hay estudios, como alguno hecho con jubilados españoles que ha sido citado por los portavoces del PSOE e IU en el Congreso, que indican que, después de que tuvieran que empezar a pagar algo por sus medicamentos, hasta un 16% había dejado de adquirir lo que el médico les recetaba.