Pistorius: “Me despierto por las noches y puedo oler la sangre”

Comienza la declaración del atleta paralímpico como acusado de asesinar a su novia

Pistorius llora durante la sesión del juicio este lunes.Reuters-LIVE! / AFP (reuters_live)

Un Oscar Pistorius lloroso, con la voz quebrada y agarrando un pañuelo blanco tomó este lunes a las 12 del mediodía el estrado para declarar por primera vez en el juicio que desde hace cuatro semanas se sigue contra él por el asesinato de su novia, Reeva Steenkamp. El paralímpico sudafricano declaró que desde ese día su vida es un auténtico calvario. “Me da miedo dormir, tengo terribles pesadillas, me despierto por la noche y puedo oler la sangre”, afirmó a preguntas de su abogado defensor, que fue el encargado de iniciar el interrogatorio al atleta, previo al turno del Fiscal. La juez atendió la súplica de la defensa de terminar media hora antes la sesión ya que la noche anterior el deportista dijo “no haber dormido nada”.

Pero sus primeras palabras fueron para “el padre y la madre de Reeva”, de quien dijo “son las primeras personas” en las que piensa y reza cada mañana nada más despertarse. Tras jurar por Dios, Pistorius se giró hacia el banco donde la madre de la víctima estaba sentada siguiendo la vista y pidió “disculpas” por el “dolor y daño causado” a la familia de la joven, muerta a tiros en la casa del atleta, el pasado 14 de febrero de 2013. “No puedo imaginar el dolor y la tristeza causada por la pérdida de Reeva”.

El velocista doblemente amputado relató ante el tribunal que desde hace un año toma “antidepresivos y tranquilizantes para dormir” pero que a pesar de ese tratamiento no consigue normalizar sus periodos de sueño y su ansiedad, además de haber perdido peso.

“Aquella noche [la del crimen] estaba aterrorizado, me desperté por un ruido”, dijo entre lloros para justificar que descargara cuatro balas a través de la puerta de un pequeño lavabo en que se encontraba su novia. “Siempre quise proteger a Reeva”, insistió en su versión en que la muerte de la joven, de 29 años, se debió a un accidente al confundirla con un ladrón.

El atleta insiste en que confundió a Steenkamp con un intruso

En este sentido, Pistorius se refirió a su infancia y adolescencia, hijo de una familia divorciada y con un padre ausente. Según su relato, la madre siempre estuvo “muy preocupada por la seguridad” del núcleo familiar, hasta el punto que solía “guardar una pistola debajo de su almohada” ya que habían tenido diversos ataques en medio de la noche. El propio atleta repetiría este patrón en su vida de adulto manteniendo una de sus armas junto a la cama e incluso siendo un “gran amante” de las armas, como reconoció una de sus novias durante el juicio.

La muerte de Steenkamp, sin embargo, cambió a Pistorius en esa afición, por otro lado, común entre la población sudafricana. “Ahora no quiero volver a sostener un arma”, aseguró.

Aunque Pistorius inició su interrogatorio muy nervioso y emocionado y poco a poco se fue calmando y ganando confianza, respondiendo a su abogado con la seguridad de alguien que se ha preparado concienzudamente las respuestas de unas preguntas ya conocidas.

Incluso llegó a dibujar un esbozo de sonrisa al rememorar a su madre, fallecida repentinamente hace 12 años cuando el velocista tenía 15. Pistorius explicó que su familia “siempre confió” en que su disminución física por la que sufrió amputación desde las rodillas nunca fuera un impedimento para que desarrollara una actividad como cualquier niño de su edad, animándole a practicar toda clase de deportes.

Tras la declaración de una veintena de testigos llamados a declarar por la fiscalía, hoy empezó el turno de los convocados por la defensa. El Ministerio Público sostiene que Pistorius, de 27 años, mató a la joven a conciencia y lo acusa de un asesinato premeditado por lo que podrían condenarle a cadena perpetua. Sin embargo, el atleta se defiende de que no sabía que Steenkamp estaba encerrada en el lavabo. La mujer murió casi en el acto y en el juicio se trata de aclarar si las heridas de bala que sufrió en cadera, brazo y cabeza le impidieron gritar, tal y como sostienen algunos de los vecinos del complejo donde pasaron los hechos.

En su declaración, Pistorius se presentó como una víctima de la violencia que golpea Sudáfrica

En su declaración, Pistorius se presentó como una víctima de la violencia que golpea Sudáfrica y que la coloca con altos índices de delincuencia. El paralímpico detalló diversos ataques, tanto a él como a su familia (su padre fue retenido en su coche dos veces), como el que se produjo en 2012 cuando intentó ayudar a un conductor durante una riña de tráfico. Tan violenta se tornó la discusión que el atleta llegó a sacar la pistola. Incluso el atleta había empezado a mejorar las condiciones de seguridad de su vivienda porque en su complejo se habían producido recientemente asaltos.

Durante el primer día de su declaración, Pistorius no se refirió a la noche de los tiros y sólo habló de Steenkamp para recordarla como “una bendición”, una mujer “muy cristiana” que rezaba cada noche por él.

Así, el atleta aseguró que estaba muy enamorado de ella y que en diciembre de 2012, dos meses antes de la muerte, empezó a mirar casas en Johannesburgo para mudarse con ella y compartir vida.

La declaración del medallista se reiniciará mañana. El juicio está previsto que dure hasta el próximo 16 de mayo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50