Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cáncer de mama se detecta cada vez más en la fase precoz

En los países ricos aumenta el número de mujeres enfermas por tener hijos más tarde

Un mamógrafo en el Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo.
Un mamógrafo en el Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo. EP

En los últimos diez años, el porcentaje de mujeres con cáncer de mama avanzado (estadio III) bajó un 3% entre 1998 y 2001, según el último estudio del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) presentado este martes. Los casos de cáncer de mama en fase precoz en ese periodo aumentaron un 15%. La especialización de los tratamientos y la mejora de los medicamentos complementarios en la última década propició que la supervivencia de las pacientes durante más de cinco años después de la operación subiera de un 75% (en dato obtenido en el periodo 1994-1997) a un 87%.

El dato de supervivencia es superior a la media europea, que se sitúa en el 81,8%, y cercano a los datos de países más exitosos como Francia o Suecia. "Estos países empezaron a hacer antes campañas de screening, y son más ricos por lo que tienen un mejor acceso a medicamentos", ha explicado Miguel Martín, presidente de la asociación. El estudio del GEICAM, llamado El Álamo III (hay dos anteriores con ese nombre), no data de las fechas más recientes porque hace un seguimiento de diez años de las pacientes. Los 10.675 casos estudiados en 35 hospitales españoles fueron atendidos entre 1998 y 2001, y luego se realizó un seguimiento adicional hasta 2007.

Cada año se diagnostican 26.000 casos nuevos de cáncer de mama en España

Sin embargo cada año se diagnostican 26.000 casos nuevos de cáncer de mama en España, según Martín, y su incidencia está aumentando. Un 18,6% de las pacientes es menor de 45 años. La mayoría de los casos se dan después de la menopausia. El aumento de mujeres jóvenes con este tipo de cáncer se debe a que tienen los hijos más tarde; la media actual es de 33 años mientras que hace tres décadas era alrededor de los 20, según Ana Lluch, vocal de GEICAM y jefa de servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico de Valencia. Este aumento no se da en otras zonas del mundo menos desarrollado, como América Latina.

La clave para luchar contra el cáncer de mama está en el tratamiendo individualizado, como las pruebas genéticas. Este tipo de test se ofrece a todas las pacientes en Madrid, Cataluña y Valencia, pero no en toda la península. Martín cifra estos exámenes en 2.000 euros, pero considera que son rentables para la sanidad pública incluso en época de recortes: "A largo plazo su costo es eficaz porque si implantas a tiempo los tratamientos especializados evitas la recaída". "Este tipo de exámenes no se aplican a toda la población enferma de cáncer", ha aclarado Lluch, "solo a entre un 15% y un 20%". "Debería aplicarse de igual forma en todas las Comunidades Autónomas para que no haya discriminación", ha zanjado la médico.

También este martes, la Fundación Bamberg, especializada en la tecnología farmacéutica y sanitaria, ha organizado unas jornadas sobre el cáncer colorrectal metastásico. Los asistentes han subrayado la importancia de la terapia personalizada en el tratamiento de esta enfermedad: "En los últimos años el cáncer colorrectal se ha convertido en el ejemplo a seguir en la implementación de la medicina personalizada", ha afirmado Carlos Camps, jefe del servicio de oncología en el Hospital General Universitario de Valencia. Según los ponentes, la clave del avance en el diagnóstico y tratamiento está en los biomarcadores (huellas genéticas) y en los planes de cribado y prevención, además de la importancia que tiene el acceso a los productos innovadores.