Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
terremotos en el delta del ebro

Soria asegura que todos los trámites para el proyecto Castor fueron “correctos”

El ministro sostiene que el procedimiento se ha seguido correctamente "en todas sus fases"

insiste en la relación entre las inyecciones de gas y los seísmos

Instalación de la plataforma de procesos del proyecto Castor.
Instalación de la plataforma de procesos del proyecto Castor.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha asegurado que todos los trámites pertinentes para autorizar la implantación del proyecto Castor, el almacén de gas instalado en una falla de 51 kilómetros frente a Vinaròs (Castellón), fueron correctos. "El procedimiento administrativo se ha seguido correctamente en todas sus fases. En 2008 se exploró [la zona]. En 2009, se aprobó la declaración de impacto ambiental y en 2010 se concedió la autorización provisional administrativa", ha explicado el dirigente popular. El ministro ha aseverado que la autorización provisional no se convierte en definitiva hasta que se compruebe que funciona correctamente, algo que en este caso no ha ocurrido todavía. La autorización provisional se suspendió el 26 de septiembre, tras detectarse más de 200 terremotos en la zona que podrían estar relacionados con la inyección de gas en el almacén.

Soria asegura que todo el proceso fue correcto, pero Industria no aclara si es obligatorio o no contar con un informe de riesgo sísmico en un proyecto como este; tampoco explican si se hizo o no. No parece que se hiciera en el informe medioambiental, pero algunos expertos dicen que suele incluirse en el proyecto geológico, otro documento distinto del ambiental. El ministerio que dirige Soria tampoco se manifiesta sobre este extremo. Quedan pues, por aclarar algunas preguntas clave, ¿se hizo o no se hizo el informe de riesgo sísmico en el proyecto geológico? ¿Es preceptivo o no lo es?

Soria solo ha dicho que a la luz de lo que ocurre ahora "debería haber estado incluido en la declaración de impacto ambiental".

Respecto a la inversión en la planta de gas, el titular de Industria ha informado de que se ha encargado una auditoría externa para determinar el coste real de la inversión efectuada e ella, porque inicialmente se trasladó al Gobierno "un coste de 700 millones y ahora estaría por encima de esa cuantía". Sobre cómo se financian estos proyectos el ministro ha dicho que van con cargo al recibo de los consumidores, cuando la planta está operativa, pero ha señalado que en este caso la planta aún no funciona. El ministro ha insistido en que la actividad no se reanudará hasta que no haya seguridad 100% para los ciudadanos, algo que determinarán los expertos.

Ayer, la Generalitat catalana aseguró que advirtió en dos ocasiones, en 2007 y 2008 —cuando era el partido socialista quien gobernaba—, de la necesidad de analizar las consecuencias sísmicas de la puesta en marcha del proyecto Castor. Así consta en dos informes de la Dirección General de Políticas Ambientales y Sostenibilidad, en los que se recomendaba que “debido a la singularidad y magnitud del proyecto, el Instituto Geológico de Cataluña emita informe en relación a los diferentes aspectos asociados al proyecto en el campo de la geología y de las disciplinas que están relacionadas”. El Gobierno desoyó aquella petición, según denunció ayer el consejero catalán de Territorio, Santi Vila. “Seguramente no era preceptivo, pero no se hizo”, dijo.

La empresa promotora del Castor asegura, mientras, que hizo todos los estudios necesarios, incluso más de los que se le requerían en la normativa. Explica, por ejemplo, que un estudio encargado al Instituto Francés del Petróleo determinó que se podía aumentar la presión en el subsuelo hasta 50 bares sin riesgo de despertar la falla. Según fuentes de la compañía, la presión solo ha aumentado seis bares durante la inyección del gas. Esta mañana la fiscalía de Castellón ha decidido abrir una investigación de oficio para esclarecer lo ocurrido.

El ministro Soria también ha sostenido hoy que el Gobierno está siguiendo las recomendaciones de los expertos y ha insistido en que el Ejecutivo "está haciendo un seguimiento exhaustivo" de la actividad sísmica en la zona. Según ha referido el ministro, "el riesgo de movimiento sísmico relevante es limitado", aunque hay una "probabilidad alta" de que las inyecciones de gas y los movimientos sísmicos estén relacionados.

Más información