Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno asegura que la planta de gas seguirá parada de forma indefinida

"No se van a escatimar esfuerzos para conocer el origen de los seísmos"

Los ecologistas piden la suspensión definitiva del proyecto

La delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, ha asegurado este jueves que "no se va a escatimar ni esfuerzo ni tiempo ni medios" para conocer la causa de los seísmos que se están registrando en los alrededores de la planta Castor, el almacén marino de gas situado ante el Delta del Ebro. Según Sánchez de León, la actividad en esta infraestructura "sigue paralizada hasta que se sepa exactamente cuáles son las causas de esos movimientos y se puedan tomar decisiones de acuerdo con los informes técnicos". En la misma línea se ha manifestado el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, quien ha asegurado que la actividad no se reanudará "mientras no haya garantías totales para la seguridad de la población".

El Ministerio de Industria ha certificado hoy mismo que la firma gestora del proyecto, Escal UGS, ha paralizado la actividad. El subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles, ha insistido en que el parón de Castor es indefinido y ha apuntado que "mientras no se disponga de los informes de los expertos, no hay fecha para continuar con la actividad en la zona".

"Solo se admiten en este momento la realización de trabajos de conservación necesarios por razones de seguridad. Hemos pedido informes científicos para que los expertos dictaminen si hay vinculación entre el hecho de la inyección de gas o en el depósito y los movimientos sísmicos en la zona", ha recalcado por su parte el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.

Cañete ha recordado que, cuando se emitió la Declaración de Impacto Ambiental en 2009, no había "ningún condicionamiento por razones sísmicas", por lo que ha aseverado que habrá que esperar a dichos informes científicos para ver si hay una "relación causa efecto" entre el gas inducido y los seísmos en la costa de Castellón.

El cierre temporal de la planta no contenta a los ecologistas. El líder de Equo, Juan López de Uralde, ha pedido su cierre definitivo. "Permitir que Castor continúe adelante sería jugar a la ruleta rusa, ya que nadie puede predecir con exactitud cuál va a ser la evolución de los temblores, ni qué consecuencias tendría una continuación de la actividad", ha señalado Uralde en un comunicado.

Para Equo, esta situación "demuestra lo poco que se conoce" sobre el efecto de la variación de presión en subsuelo, y ha advertido de que las mismas consecuencias podría tener el fracking, nombre con el que se conoce la extracción de gas no convencional mediante fracturación hidráulica, pues con ella se altera la presión en subsuelo "de forma mucho más agresiva".

Más información