Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERICO DELGADO | Ganador del Tour de 1988

“Más vidas salvaría una buena red de carriles bici”

Perico Delgado (derecha) va en bicicleta con el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes. Ampliar foto
Perico Delgado (derecha) va en bicicleta con el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes.

Como ciclista profesional, Perico Delgado (Segovia, 1961) nunca usó el casco, que no fue obligatorio en el pelotón profesional hasta 2002, cuando el ganador del Tour de 1988 ya se había retirado. Como cicloturista, Delgado solo lo usa cuando sale por la carretera, por sus puertos de Segovia o por el carril de Colmenar, pero no en ciudad. “La verdad es que aquí, en Madrid, me muevo más en moto, uso poco la bicicleta”, reconoce. “La saco para llevar a los niños al colegio y de paseo”. Ayer pasó por el Congreso de los Diputados, donde participó en una mesa de reflexión convocada por el PSOE para tratar de convencer a la Dirección General de Tráfico de que no obligue a los ciclistas a usar casco en ciudad.

Pregunta. ¿Por qué está en contra del uso de casco?

Respuesta. Estoy a favor de que cada vez más gente use la bicicleta como medio de transporte en las ciudades. Es bueno para la ciudad porque reduce la contaminación, el ruido y el tráfico, y es bueno para el ciudadano, porque practica un deporte y mejora su salud.

P. ¿Y el casco, no protege la salud?

R. Lo que creo es que el uso obligatorio del casco reduce el número de practicantes. Hay estadísticas de Australia y Nueva Zelanda, donde el número de usuarios de bicicleta disminuyó entre un 20% y un 40% cuando se obligó a llevar casco.

P. ¿Por qué? ¿Por incomodidad?

R. Puede ser esa una de las razones, o también porque las mujeres tienen miedo a que se les estropee el peinado... Pero no es lo fundamental. Lo principal es que acabarían desapareciendo los servicios municipales de alquiler de bicicletas en las ciudades inspirados por el modelo de París de Vélo Lib. El casco es un elemento demasiado personal, por talla o consideraciones higiénicas como para que pueda ser alquilado con la bici, aparte de consideraciones logísticas.

P. Pero el casco salva vidas...

R. Más vidas salvaría en las ciudades una buena red de carriles-bici, por ejemplo. O si las empresas, como en Inglaterra, ayudan a sus empleados a comprarse una bici para ir al trabajo... Aparte de que la mayoría de los golpes en ciudad afectan a los codos o articulaciones. De todas maneras, habría que calcular si es mayor perjuicio para la salud pública no fomentar el uso de la bici o las vidas que se salvarían con el casco.

P. Su amigo Del Ramo, fabricante de cascos, no estará muy contento con usted, entonces...

R. Qué va. Él, como los fabricantes de bicicletas, cree que lo más importante es que cada vez salga más gente en bici. La obligatoriedad del casco le daría negocio al principio, pero se quedaría en nada enseguida si la gente aparca la bici.